¿Qué hacemos con Maisie?: el destino de una inocencia

¿Qué hacemos con Maisie?: el destino de una inocencia

Rating: ★★★★☆ 

Yo antes era como tú” le dice la madre a su hija pequeña cuando ya les separa un abismo. Hay películas que te llegan a lo más profundo desde su aparente sencillez. Ésta es una de ellas. Muchas son las veces que se ha tratado en el cine la disgregación familiar, el divorcio, las consecuencias de la ruptura, especialmente en los hijos. Y tantas otras se ha centrado precisamente la historia en esos niños que ven cómo su mundo de aparente seguridad y agradable rutina se desmorona, convirtiéndose en las víctimas inocentes. Lo que no es tan frecuente es adaptar una novela de Henry James. Los directores Scott McGehee y David Siegel dan en la diana en su revisión actualizada, lo que también dice mucho de la obra porque significa que no ha perdido vigencia. En ¿Qué hacemos con Maisie? (que se estrenará en Enero), también como en tantas otras, se centra la trama alrededor de la niña (increíble en el papel). Sus ojos ven todo el proceso y el mundo nuevo que le va rodeando y nosotros vemos lo que ella ve, con su mirada inocente, atónita pero consciente de lo que ocurre.

La historia por tanto no es nueva pero con tantos matices que todo acaba siéndolo, original pero no inverosímil, comprendiendo el espectador de manera natural los entresijos del destino. Una pareja de padres: la madre cantante de rock (interpretada por Julianne Moore); el padre marchante de arte británico pegado al móvil y viajando continuamente; un amor roto, si alguna vez lo hubo, discusiones y reproches delante de ella creyendo que no se entera de nada, lucha por su custodia… Hasta ahí lo habitual, pero resulta que ambos empiezan su particular partida para ganar la batalla y acaban emparejados por interés, uno con la niñera de la niña y la otra con un amigo, sólo para conseguir la custodia y demostrar que su vida es mejor que la del otro. La familia convencional rota, la invención de una alternativa y la niña como moneda de cambio, un paquete yendo de una casa a otra ante su paciente y tierna mirada. Pero eso es sólo el principio, porque los padres acabarán siendo extraños para ella y las nuevas “parejas” se irán tornando en verdaderos padres para Maisie, conociéndose a la vez poco a poco entre ellos…

McGehee y Siegel han creado una película emotiva sin caer en lo lacrimógeno, que comienza de manera muy convencional pero que poco a poco va in crescendo, seguramente de forma intencionada, ya que, al igual que los protagonistas, vas cogiendo cariño a la niña hasta al final querer casi adoptarla. Y es que de eso va principalmente esta maravillosa película: del amor paterno y materno fuera de los lazos genéticos, de hasta qué punto lo de “la sangre tira” es cierto y que el amor y el cuidado de un niño no atiende a lazos sanguíneos sino a la actitud y los sentimientos, que el amor tanto filial como de pareja aparecen donde menos te lo esperas. Pero no sólo va de eso, se adentra además en múltiples análisis y lecturas que en ningún momento se acumulan sino que se superponen de manera milimétrica para hacer un todo coherente y emotivo: el concepto de familia, la forma de vida actual, el proceso degenerativo de las relaciones, los actos por interés o egoísmo… En definitiva el caótico e interesado mundo de los adultos frente a la mirada limpia de una niña que sufre las consecuencias de las contradicciones, errores y malos actos de los mayores.

Estamos ante una de las películas más redondas del año, sin aparente pretensión formal pero llena de detalles, que te sumerge de lleno en las motivaciones de sus protagonistas y navega con total verosimilitud en sus procesos entrecruzados. La palabrería adulta, la absurdez de sus actos frente a la mirada callada y pura de la niña que con sus ojos todo lo dice, todo lo ve y todo entiende aunque no lo comprenda. El centro de un mundo donde lo que era acaba desapareciendo y lo que sólo parecía acaba materializándose. La sangre acaba siendo extraña y lo extraño se acaba tornando familiar y llave de felicidad. Al fin y al cabo de eso trata la película: de lo relativo de las relaciones humanas y de que el bienestar de un niño trasciende los convencionalismos sociales, afortunadamente. Henry James ya lo sabía hace más de un siglo.

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.