SEARCHING: UN THRILLER PARA GUARDAR EN LA WISHLIST
Rating 70
Metacritic 71
Rotten Tomatoes 74

  El folleto publicitario de Searching (Aneesh Chaganty) define a esta película como un “thriller hipermoderno contado a través de los dispositivos tecnológicos que utilizamos cada día para comunicarnos”. Lo dice a modo de reclamo, pese a que suena a una amenaza en toda regla. Por lo menos a oídos del que escribe, un sujeto ..

Resumen 71.7 buena

SEARCHING: UN THRILLER PARA GUARDAR EN LA WISHLIST

 

El folleto publicitario de Searching (Aneesh Chaganty) define a esta película como un “thriller hipermoderno contado a través de los dispositivos tecnológicos que utilizamos cada día para comunicarnos”. Lo dice a modo de reclamo, pese a que suena a una amenaza en toda regla. Por lo menos a oídos del que escribe, un sujeto perteneciente a la generación fronteriza que dio el salto cuántico de la máquina de escribir a los microordenadores domésticos. Alguien que todavía hace funcionar su vídeo Betamax y que instala emuladores para jugar a videojuegos de 8 bits en las consolas portátiles de la actualidad.

A priori, una propuesta así me aboca a un profundo escepticismo, porque ya es suficiente con ser esclavos de nuestros gadgets en la prosaica realidad del día a día. No necesitamos que además venga una película a violar el espacio sagrado de una sala de cine. El ventanal infinito a través del cual nos evadimos de la realidad, reducido a un minúsculo panel de Windows. El paisaje ensoñador en el que proyectamos nuestras miserias y esperanzas, sometido al ultraje y la tiranía de unos algoritmos perversos, creados con el objetivo de hacernos mutar, de soñadores a consumidores.

Los primeros compases de la película no hacen sino reflejar esos temores en la misma pantalla, que nos enseña la conversación por escrito de un padre con su hija adolescente, en la forma característica y universal del chat de whatsapp. La actitud a la defensiva se ratifica de manera instantánea y el sentimiento inicial es de rechazo: como cinéfilo me encuentro en un medio hostil, antinatural en el ámbito de la platea del cine, aunque enormemente familiar fuera de ella, siendo una persona que intenta no vivir al margen de su época. Al menos en parte y a pesar de mis lamentos de abuelo Cebolleta.

Sin embargo, más pronto que tarde, el fondo comienza a imponerse sobre la forma, y me veo atrapado en una trama dramática y emocionante, no exenta de cierto sentido del humor. Chaganty se muestra muy hábil a la hora de tejer la narrativa a partir de conversaciones escritas, de videollamadas, o del navegar de los protagonistas por las redes sociales. Corrijo: más que de una imposición del fondo sobre la forma se trata de la armonización del uno con la otra, puesto que uno de los objetivos de la película, acaso el principal, es reflexionar sobre profunda incidencia de estas herramientas en nuestras vidas.

Son la cacharrería tecnológica y sus omnipresentes aplicaciones sociales las que permiten al padre viudo (John Cho) investigar la desaparición de su única hija (Michelle La), en una contrarreloj angustiosa de la que nos sentimos doblemente partícipes: por un lado, por una cuestión de simple empatía con las víctimas. Por el otro, por la mencionada familiaridad con las interfaces que utiliza el protagonista. Cho deviene el forense casero que cualquier usuario de redes sociales ha sido en algún momento u otro de su existencia, aunque tal vez por motivos más banales como el puro fisgoneo.

En el corazón del thriller, donde la fusión de contenido y continente explosionan, Chaganty habla de cuestiones más o menos trilladas como la fragilidad de los adolescentes (y de los adultos) ante la voracidad de las redes sociales, la vacuidad e hipocresía flagrantes que corren por las mismas, la banalización del concepto de la amistad o la perversión serializada del verbo “gustar”. Pero también se reconoce, quizás en menor medida, la capacidad de las mismas redes para ser vehículos de expresión sincera, tan válidos como puedan ser las páginas de un diario escrito.

De esta manera, el sufrido padre descubre a su hija a través de la exposición de la joven a las redes sociales. No a la cara más frívola del postureo de Facebook o de Instagram, sino a una especie de deep web emocional, donde la adolescente vierte su angustia derivada de la ausencia de su madre fallecida. Porque los posts en redes sociales también ejercen de verdaderas llamadas de auxilio de los incapaces o intimidados para la socialización real. Estos son los otros grandes temas de Searching, la dificultad de superación de una pérdida y la incomunicación en el seno de la familia a partir de un hecho traumático.

Supuestamente, padre e hija mantienen una relación de absoluta transparencia mientras se comunican a través de la tecnología, mientras que la misma tecnología nos revela la falta de comunicación real cuando las dos personas interactúan en carne y hueso, una metáfora evidente que se traslada a la calidad de nuestras relaciones con los demás desde el inicio de la era 2.0. Por tanto, estamos ante una película que invita a la autorreflexión y al debate sobre esta vertiginosa realidad tecnológica sobrevenida, que nos engulle y, en cierta manera, nos controla.

Para arrojar luz sobre la complejidad y las ramificaciones de la materia a debatir, parecería oportuno complementar la película con las reflexiones de Jaron Lanier, pionero de la realidad virtual, compositor, filósofo y escritor, cuyo último libro se titula “Diez argumentos para borrar tus cuentas de redes sociales en este momento”. Ojo a los encabezamientos de algunos capítulos: Estás perdiendo tu libre albedrío / Las redes sociales te están volviendo un idiota/ Las redes sociales no quieren que tengas dignidad económica / Las redes sociales odian tu alma. Lo argumenta alguien que sabe de lo que habla.

Pero volviendo a las cualidades cinematográficas de Searching y para concluir:  no es la primera en su especie (Windows, Nacho Vigalondo, 2014), pero sí una ópera prima interesante y coherente, a pesar de tomarse alguna licencia en su aspecto menos verosímil, el tocante a la inspectora de policía (Debra Messing). Es un thriller eficaz que supera con creces la modestia de medios y las limitaciones formales inherentes a su propuesta, y que transpira emotividad, aun partiendo de la frialdad inicial de su piel tecnológica. La película viene avalada por el Premio del Público “Best of Next” del Festival de Sundance, y bien merece una oportunidad. También su joven autor, a quien guardo en mi wish list particular.

Publicaciones relacionadas

Apollo 11

Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Dunkerque: Milagro de Película

Dunkerque: Milagro de Película

"Cuando reviso la escena en la que los soldados ven meterse a ese tipo en el mar, no sé qué está haciendo ese hombre, si piensa suicidarse o si de verdad cree que puede escapar de allí a nado...le pregunté al veterano de guerra si ese hombre iba a suicidarse, y no sabía la respuesta. Y era...

Star Wars: Los últimos Jedi. Video Review 0% Spoilers

Star Wars: Los últimos Jedi. Video Review 0% Spoilers

Apresurada y acalorada review de Star Wars: The last Jedi. Sin Spoilers, 0% Spoilers. Lo digo en serio, sin contar nada, aunque entienda que no lo veáis y esperéis a verla con vuestros propios ojos. Es solo una ligera opinion, para animaros a ir al cine. Pero ya. Hoy mismo. Mañana como mucho...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.