SHAME: OBSESIÓN OBSCENA

SHAME: OBSESIÓN OBSCENA

Shame (vergüenza): Film británico independiente del 2011 ganadora de múltiples premios en festivales internacionales. No ha sido nominada para los Óscar.

Steve McQueen: Director británico formado en el campo de las Bellas Artes y nuevo en esto del cine. Shame es su segundo film independiente con su actor fetiche Michael Fassbender.

Fassbender: Actor de moda, capaz de protagonizar desde un mutante en X-Men: Primera generación(2011) hasta un yuppie obsesivo por el sexo en esta duro drama personal.

Harry Escott: compositor británico de producciones independientes con dura carga dramática como Hard Candy (2005) o Camino de  Guantánamo (2006).

Dedicado a mi público fiel, estos son los cuatro conceptos básicos para que no tengáis que leer la crítica entera, ni siquiera en diagonal.¡Sí!, tengo más de un lector, perdón, de amiguetes (como diría aquel) que sólo me leen en diagonal. Y es en que en los tiempos que corren, cada vez, no sé por qué, corremos y corremos más hacia la nada, la nada más absoluta. No sabemos ya pararnos, parecemos no saber encontrar ese momento que nos hace leer bien un gesto, una mirada, una palabra. En esa inmediatez, dejamos atrás lo que seguramente importa, lo que nos haría ,no sé si más felices, pero sí más sabios después, más sabios para poder encontrar esas respuestas que al igual que nuestro protagonista no encuentra y que consciente de ello, lucha y se atormenta, huyendo de lo que le cansa, de lo que no es fácil, de lo que no es inmediato. Su obsesión casi obscena, no por ser sexual, sino por ser tan obsesivamente vital que ya no le deja vivir. Sin sus orgásmicas píldoras diaria seguramente enloquecería, su enfermedad parece no encontrar cura, pese a que lo intenta, en una de las mejores secuencias, cuando queda por primera vez para cenar con su compañera de trabajo.

Shame es un film duro, en la línea de Incendies (2010), es decir, cine sin filtros, sin colador, sin concesiones típicas de los productos de masas;  es duro porque trata de un tema real, y la realidad no siempre es un viaje al centro de la tierra, o una invención hugoniana. La realidad que le interesa filmar a este director que proviene del videoarte es la que nadie ve pero la que muchos padecen. Steve McQueen utiliza planos fijos, cámara al hombro muy pegado a la espalda de Fassbender ,como Darren Aronofsky en El Luchador (2008) y con un arte increíble a la hora de rodar el cuerpo consigue imágenes muy plásticas; cuerpos, enfocando y desenfocando, primeros planos recorriendo, prácticamente, la dermis de los actores. Es en la escena del trío, donde la cara ,el rostro de un adonis Fassbender se transforma en esta ocasión en la más horrenda máscara de horror hasta ahora oculta en este viaje vergonzosamente autodestructivo. Estamos ante un film original, no sólo por la temática, sino por la manera en la que ha sido rodado. Y es que es de agradecer la aparición de nuevos talentos que provienen además de otras disciplinas. El film explota a los actores, se recrea en el juego de miradas, en el cruce de piernas de una anónima, pero Steve McQueen no domina simpre los tempos, los alarga ,a veces, en demasía, y eso mata el momento mágico, ése que todos hemos vivido y que sabemos que dura segundos, incluso, décimas de segundo. La secuencia de la reversión del New York, New York de Frank Sinatra, cantada por la propia actriz Carey Mulligan, algunos la reconoceréis por esa maravilla llamada Drive ( 2011), se hace eterna, anulando el momento mágico del inicio de la escena. Quien canta es la hermana del protagonista, el único espejo, el único reflejo que le devuelve la realidad, sin tapujos, sin mentiras, sin escapadas de footing nocturo. Carey Mulligan está a nivel interpretativo perfecta, al mismo nivel que el monstruoso Fassbender.

Pero no puedo dejarme el otro gran actor de este viaje al infierno de la obsesión más obscena por el sexo: New York, la ciudad de las ciudades, la gran manzana, apetitosa por fuera, podrida por dentro, casi siempre fotografiada de noche, donde las luces de la gran ciudad, devienen señales para el corredor de fondo, hasta tocarlo…Al igual que Sofia Coppola necesitó de Tokyo para explicar la gran soledad  de sus personajes en Lost in Translation (2003), Steve McQueen hace lo propio para presentarnos el viaje en tres actos, de su particular Dante: infierno, purgatorio y paraíso. De la misma manera, la BSO, compuesta por piezas de piano ,las famosoas Goldberg Variations de J.S.Bach, a cargo del pianista contemporáneo Glenn Gould y los atmosféricos in crescendos tonales con ecos de la espléndida  El Caballero Oscuro (2008), os recomiendo escuchar el tema Unravelling, entre mágico y desolador leitmotive, auténtica joya de esta partitura del ,para mí,  desconocido Harry Escott.

Shame no existió para los premios de la Academia, galardonando en exceso a un experimento tramposo como es The Artist (2011). Ni tan siquiera, la brutal interpretación de Fassbender llegó a estar nominado. Está claro, entre hablar de un adicto sexual o de una reverencia al cine mudo de Hollywood, nos quedamos con la mirada a nuestro ombligo, y lo de Drive (2011), auténtica obra maestra, ya no tiene explicación. Como siempre, el auténtico premio lo dará el público, sea de la generación que sea, recuperando del olvido el Ciudadano Kane (1941) o el Blade Runner (1982) de turno.

Shame es una buena excusa para recorrer nuestras más vergonzosas obsesiones, aquellas que nadie conoce, pero que todos llevamos…en algún que otro bolsillo roto, de tanto usar.

 

 

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

5 Comentarios

  1. Maxi-T 29 Febrero, 2012
    Responder

    Gran crítica y gran película.
    Creo que te ha faltado comentar cosas tan relevantes como:
    – Los primeros 5 minutos de película donde se sumerge rápidamente al espectador en la vida rutinaria y sin sentido del protagonista con el siempre resolutivo “bucle” (Llamada, habitación, protagonista que se levanta y se dirige a la cocina, etc.)
    – La falta de empatía que muestra el protagonista. Un ser incapaz de conectar emocionalmente con la gente, debido a su adicción. Un claro ejemplo lo encontramos en la cena con la compañera de trabajo. Escena donde el protagonista tiene uno de los pocos momentos de sinceridad con una persona.
    Imagen que es una cara más del problema de su adicción, y que tiene su punto culminante en la escena del trío, donde la cara desencajada del protagonista nos recuerda el vacío que le persigue. Un vació de amistades y un vacío interior que ya no consigue llenar con el sexo.
    – Otra gran escena que ayuda a conocer el porque de su actitud, es la conversación que tiene con su hermana. Ambos, sentados en el sofá, con una exquisita imagen de fondo de la tele desenfocada y proyectando dibujos animados antiguos. Uno, no puede evitar el imaginarse esa misma escena, con los mismos protagonistas pero con una edad de niño. Como si su forma de ser, miedos, inquietud y problemas, ya vinieras de lejos. Una mancha que a cada uno de ellos ha marcado por distinto y que cada uno de ellos intenta superar a su manera. Una hermana con una gran falta atención que intenta suplir con relaciones absorbentes. El protagonista, todo lo contrario, muestra una gran falta de empatía y una incapacidad por relacionarse y ponerse en el lugar de los demás.

    Dentro del apartado de escenas largas. Dos grandes momentos.
    – El kilometro que se hace corriendo el protagonista, en plena noche «Neoyorkina» sin cortes. Una imagen que ayuda, tanto al espectador como al protagonista, a encontrar un momento de paz.
    – La larga, agónica y muy necesaria escena del ascensor. Cuando el protagonista quiere llegar a casa cuanto antes para encontrarse con su hermana. Una escena que se podría haber rodado con el típico 3 planos «entro en el ascensor» – «dentro del ascensor» y «salgo del ascensor».En cambio el director prefiere, en este caso, hacer participe al espectador de la tensión y preocupación que siente el protagonista y alargar al máximo la escena hasta la resolución (previsible).

    En resumen. Shame es una película que no deja indiferente a nadie y que hace muy necesario ir a tomar una copa después de verla, para poder compartir con los compañeros aspectos tan interesantes como la infancia del protagonista, por que motivo las personalidades de los hermanos son tan opuestas o como afronta el futuro el protagonista después de tocar fondo.

    Hay que verla.

  2. Ali Mcfly 29 Febrero, 2012
    Responder

    Indignante que se casque una gran crítica, no sin antes bajarse los pantalones, cual Fassbender perdido en la nuit neoyorkina, ante la panda de inaceptables vagos que presumen de ser sus amiguetes y no son capaces de hacer el esfuerzo intelectual que supone leerse su reseña completa. Apuesto a que preferirán dedicar su valioso tiempo a la gratificante contemplación de porno (como Fassbender, otra vez), y seguramente también en diagonal)…
    En fín, el cine de los márgenes, como siempre el más interesante…

  3. Jada Fire 1 Marzo, 2012
    Responder

    Desde la diagonal…

    No he visto la película y la crítica anima a verla.

    Por fin The captain se deja de datos aceitosos y no se mete en pantanos q hacen q el lector lo deje estar…. POR FIN escribe de la pelicula q ha visto! aunque algun moco deja caer!

    Estoy más en la linea de los analisis del sr.Maxi-T .

  4. Ali MFly 1 Marzo, 2012
    Responder

    Cine en los márgenes, osea marginal, el que no existe para los premios de la academia, el no apto para los espectadores de la diagonal, para los que no toleran un plano secuencia de dos minutos sin acción ni diálogos, para los que un monólogo interior les otorga un momento para asomarse al abismo de su propia existencia…etc

  5. G. Best 8 Septiembre, 2012
    Responder

    Gran crítica y gran pelicula. He intentado no leéeme la crítica en diagonal…. Xo mi tiempo en este mundo de prisas es limitado… Por lo que mi comentario será breve!!

    Solo apuntar que ese juego de miradas con la desconocida pelirroja en el metro,es un guiño a un libro de Paul auster sino recuerdo mal… Guiños a tramas inconclusas… Algo real … Como la vida misma…

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.