Sherlock Holmes 2.010

No es fácil, lo admito, es un proceso innato de autoprotección muy común en el espectador bien enseñado: cuando nos tocan los mitos, cuando nos tocan los iconos que ya hemos hecho nuestros en el pasado, como un resorte, se disparan todas las alarmas y te pones a la defensiva: recuerdo cuando Kenneth Branagh me tocó a mi querido Frankenstein de la Universal, recuerdo cuando Dino de Laurentis me tocó a mi enamoradizo King Kong, y tristemente recuerdo cuando…mi angeloso director de nombre rapero, McG, resucitaba al gobernador Terminator Salvation.

El cine ,como reflejo cultural de una época, nos lleva muchas veces ,independientemente de los interese lucrativos de la industria más poderosa made in Hollywood, a revisar no sólo aquellas películas con las que crecimos, con las que ordenamos nuestras fases vitales como John Cussak en Alta Fidelidad, sino a revisar nuestros patrones culturales a partir del icono (cada uno escogimos ya los nuestros). El icono ,como representación de una realidad, ordena y da sentido a nuestro pensamiento cultural. Hablar ,en este caso, de Sherlock Holmes, no es sólo cine pues el cine nunca es sólo cine, hablar del Sherlock Holmes victoriano ,que todos teníamos en mente por las novelas o por las numerosas versiones cinematográficas, nos obliga de entrada, a actualizar nuestro sistema operativo. Si no es así, más vale que te quedes en casa con la mantita al calor de tu vieja chimena.

 Sherlock Holmes era otro mito fuera de moda, demasiado exprimido, algo muy parecido como le pasó a Superman, el hombre da acero que ya no servía ni para hacer latas. Pero el devenir de los años y nuevas generaciones de creadores lo resucitaban gracias a la serie Smallville. Con Sherlock Holmes ha pasado lo mismo, la serie del también cocainómano, nada modesto, misógeno y de increíble razonamiento deductivo Dr.House (Holmes) y su querido amigo Wilson (Watson) es una clara muestra de lo que antes llamaba actualización: Elemental querido espectador, es Sherlock Holmes 2 punto cero diez (2.010).

El personaje del detective asesor creado por el novelista Sir Arthur Conan Doyle en 1887 siempre gozó de muy buena salud, versiones televisivas de la BBC, y toda una saga de peliculas protagonizadas por Basil Ratbone en los años 40-50, culminaron ,para muchos, con la mejor adaptación del personaje de 221B  de Baker Street, el film de Billy Wilder, La Vida Privada de S.H. (1970). Los más jóvenes recordarán sin embargo las aventuras de un jovencito Sherlock Holmes en aquella estupenda producción de Steven Spielberg ,El Secreto de la Pirámide (1985) y por qué no: el manga y anime televisivo de El Detective Conan más recientemente.

Ahora la actualización del icono ha sido encomendada a un director británico más serio de lo que podría parecer a primera vista, es Guy Ritchie, autor de la estupenda Lock & Stock (1998) pero conocido internacionalmente por la divertida Snatch, Cerdos y Diamantes y tras una década en "la isla bonita" por fin recuperamos al director de ritmo trepidante, diálogos ingeniosos y actuaciones corales de mafiosos simpaticones que siempres se menten en líos absurdos. Con RocknRolla nos demuestra que si Manhattan es de Woody Allen, London es suya, al igual que el director de Heat ,Michael Mann, exprime como nadie las localizaciones jugando con la fotografía y con las tramas en paralelo hasta que convergen en la resolución del lío que siempre se monta. Si hay algo que este director sabe hacer es divertir, pero con sentido, en muchos aspectos es tarantiano.

El nuevo Sherlock Holmes de Guy Ritchie es más fiel de lo que a primera vista parece, pero dejando de lado los detalles (pipa, gorra y capote), la química de los protagonistas, otro recuperado, Robert Downey Jr. y el siempre excelente Jude Law, es fundamental, porque la acción, más musculosa que deductiva, es creíble en todo momento gracias a un guión más de aventuras de corte clásico que a lo James Bond victoriano. Son dos horas de aventuras muy entretenidas que pese a algún giro de guión extraño no pierdes el ritmo, un ritmo no tan frenético, no tan urbanita de videoclip a lo que nos tenía acustumbrado el ex de Madonna. Ése es el gran acierto, el montaje es diferente, más sosegado, no a lo RocknRolla. La integración del londres de la Revolución Industrial con el Tower Bridge ,primero de fondo, luego como protagonista final , los astilleros, el Parlamento en Westminster, etc. hacen de Sherlock Holmes una aventura de época actualizada nada desdeñable.

Señores ya tenemos a todos lo personajes presentados, Moriarty medio asoma y el final, como los clásicos seriales anuncia el próximo capítulo de las nuevas aventuras del Sherlock Holmes del s.XXI. Elemental querido Watson!!, ya tenemos una nueva saga, por suerte…no tan Elemental!!

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.