Shock Waves: Zombies Nazis en salmuera

Shock Waves: Zombies Nazis en salmuera

Probablemente, los nazis son los mayores hijos de puta que han poblado la tierra en los 4500 millones de años de historia del planeta y en casi 2 millones de años de género Homo. Digo probablemente porque, a buen seguro, han existido y existen mentes humanas igual de abyectas y hediondas que las que diseñaron y ejecutaron el tercer Reich, pero la magnitud de los crímenes organizados y perpetrados por el canalla del bigote y sus siniestros esbirros les hace merecedores de ese reconocimiento máximo: ellos fueron la más podrida de las escorias. Esa maldad inherente les convierte, con el debido distanciamiento, en excelentes villanos cinematográficos. Dejando de lado el cine serio sobre el Régimen, las películas de puro entertainment han sabido aprovechar el tirón de los pérfidos alemanes, desde Doce del Patíbulo (The Dirty Dozen, Robert Aldrich, 1967) hasta la saga de Indiana Jones, iniciada en En Busca del Arca Perdida (Raiders of the Lost Ark, Steven Spielberg, 1981). No hay término medio: a los seguidores de la esvástica se les odia o se les odia. Por eso nunca dejaremos de agradecerle a Tarantino el irreverente calvo a la Historia (en forma de catarsis flamígera) de sus gloriosos Bastardos.

Pero hay otras ópticas deformes o enfoques más frívolos desde los cuales se ha filmado a los nazis. Si su indiscutible felonía propicia el antagonismo, su reconocido talento para la manipulación de las masas y su capacidad para fascinar mediante la utilización maestra de la teatralidad y la parafernalia escénica provocan que campen a sus anchas por un tipo de cine mucho más cafre, donde se da rienda suelta a un erotismo fetichista proclive a toda suerte de variantes sádicas, ya sea de perspectiva arty como en Salon Kitty (Tinto Brass, 1976) o decididamente cutre como en Ilsa, la Loba de las SS (She Wolfe of the SS, Don Edmonds, 1975) y sus inevitables secuelas. Lo macabro y lo lúbrico-festivo se unen en estas obras en un matrimonio de dudosa catadura moral. Bastante más inocente es la aproximación a la temática nacionalsocialista en el género de terror (en el subgénero zombie, para ser más precisos), una relación nada descabellada teniendo en cuenta la vena ocultista de los cabecillas nazis y las connotaciones esotéricas de su ideología. Terror en las Aguas (Shock Waves, Ken Wiederhorn, 1976) es un pequeño hito en la filmografía marginal de muertos vivientes que caminan marcando el paso de la oca.

Sí, temblad y gozad: zombies nazis, una variante apetitosa dentro de un subgénero que navega viento en popa, como muestran las numerosas publicaciones dedicadas a la materia, aparecidas recientemente, a la zaga del exitoso refrito Orgullo, prejuicio y zombies (Seth Grahame-Smith). La modalidad zombieSS aguarda su revival oficial con el esperado (y postpuesto) estreno español de Dead Snow (Død snø, Tommy Wirkola, 2009). Hasta entonces, toca desempolvar nuestras viejas cintas VHS o bucear por las tiendas online para matar el gusanillo, con propuestas inefables como Le Lac Des Morts Vivants (Jean Rollin) y La Tumba de los Muertos vivientes (Jesús Franco), ambas de 1981, o la más reciente Outpost (Steve Barker, 2008), sin olvidar la perla acuática que nos ocupa, disponible en Dvd de importación. Desde luego, cualquier espectador juicioso argumentaría que Sopor en las Aguas sería un título castellano más adecuado para esta modesta película de aire tropical, y no le faltaría razón: el guión es esquemático y carece de sentido, los personajes se comportan como auténticos matutanes, falla el ritmo, los medios son paupérrimos y las localizaciones, potentes pero desaprovechadas. Qué pena de majestuoso hotel colonial en ruinas, qué dolor de herrumbroso y reflotado esqueleto de fragata de la Kriegsmarine !.

Todos esos pecados son innegables y, sin embargo, los fans dotados de una sensibilidad desviada los redimirán. Celebrarán la cándida participación de dos veteranos deluxe, auténticos pesos pesados como John Carradine y Peter Cushing, y de una joven voluntariosa como Brooke Adams (La Invasión de los Ultracuerpos, Invasion of the Body Snatchers, Philip Kaufman, 1978). Saborearán con fruición la banda sonora de corte electrónico, minimalista y eficaz. Y no podrán sino jalear todas y cada una de las apariciones de esos arrugados zombies arios, ese Death Korps creado en un laboratorio como prueba piloto para configurar un ejército imbatible, el arma definitiva de Hitler. Sin duda, los planos en los que estos monstruos oxigenados emergen de las aguas quedan impresos para siempre en nuestras retinas. Ahí radica el mayor éxito de Wiederhorn, en su más que digna utilización de la fotografía submarina y la composición del plano y en su capacidad para generar imágenes icónicas. Porque icónica resulta esta brigada de rubicundos soldados de las SS, vestidos de uniforme paradójicamente inmaculado y rematados por unas curiosas gafas de soldador. Es la capacidad de generar iconos la condición sine qua non para que una película low cost adquiera status de culto.

El pelotón de zombies de Wiederhorn se aleja de los prototípicos cadáveres ambulantes del gurú George A. Romero para estar más próximo a la banda de polvorientos Templarios de nuestro querido Amando de Ossorio. Basta con echar un vistazo al capítulo que cierra la tetralogía templaria del director gallego, La noche de las Gaviotas, rodada el mismo 1976, para comprobar las similitudes de espíritu y costumbres entre las disciplinadas pandillas de unos y otros. Eso sí, estos tozudos soldados teutones no actúan por una inmarcesible sed de venganza ni obsesiva pulsión sexual, a lo Templario, ni persiguen catar el filete poco hecho, a la usanza tradicional: ellos son castos (por mucha turista en bikini que se les ponga a tiro) y de sus apetitos culinarios nada se sabe. Si después de muertos liquidan a todo lo que se menea es por ser ése su deber marcial, por estar programados para ello. Son peones disciplinados, pioneros de la jubilación más allá de los 67, lúgubres paladines de la causa de un loco que puso el mundo patas arriba hace sólo 70 años. Espeluznantes e implacables asesinos que, empero, evidencian algo que a priori se antoja imposible: los nazis no-muertos no son ni la mitad de aterradores que los vivos.

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.