Sitges’09: Maratón final

   Por segundo año consecutivo, EspecialistaMike se despidió del Festival de Sitges acudiendo a la maratón del Auditori.

   Como viene siendo habitual, la jornada final de esta tetragesimosegunda edición consistió en 3 maratones distribuidas en las 3 sedes del certamen: Prado ("The Human Centipede", "Symbol", "La Horde", "Sorority Row" y "The Collector"), Retiro ("Grace", "Metropía", "Cargo", "Dead Snow" y "The Loved Ones") y, cómo no, Auditori, donde pudimos ver "Mr. Nobody" (que, pese a entrar en muchas de las quinielas, se tuvo que conformar con el Premio a los Mejores Efectos de Maquillaje), "Solomon Kane" (única que no contaba con algún premio), "Summer Wars" (Mejor Largometraje de Animación), "Amer" (Diploma Película Discovery) y "Dogtooth" (que se llevó tanto el premio de la crítica al Director Revelación como el de Mejor Película otorgado por el jurado Carnet Jove") y a las que, a última hora, se sumó "Zombieland" tras alzarse con el premio del público de forma incontestable.

   Casi 12 horas de cine Made in Sitges, donde pudimos ver un poco de todo.

   Las críticas tras el salto.

Zombieland
   El atracón arrancó con la gran sorpresa del festival, "Zombieland" (Ruben Fleischer) que ya habíamos tenido la oportunidad de ver el sábado y cuya crítica, realizada por nuestro compañero Merk, podéis leer aquí.

   Aún así, me gustaría añadir un pequeño comentario: Al parecer, cuando se anunció que el premio del público era para este film, algunos miembros de la prensa silbaron y abuchearon no estando conformes con el premio. Y yo me pregunto: ¿con qué no estaban de acuerdo esos "grandes entendidos" del cine? Es un premio que vota el público y no se trata de elegir la mejor película, si no la que más has disfrutado.

   Hay veces que planos preciosistas y minimalistas te llevan al éxtasis sensorial; otras en las que la expresividad de los actores te introduce en la pantalla y te hace sentir lo que ellos sienten; en ocasiones la banda sonora te envuelve y te arropa llevándote a lo largo de una historia…. pero, muchas veces, lo único que queremos es reír hasta llorar; de cosas que se supone que no son graciosas; del humor básico y socarrón; del tío gordo que se lo comen porque es gordo; de la que sale volando por el parabrisas en cámara lenta y se estampa contra el suelo justo delante nuestro…

   Esto gusta. Y en Sitges más. Pero tiene que estar bien hecho. Y "Zombieland" lo está.

   El premio más merecido del festival. Sin duda.

Mr. Nobody 4/5
   Tras este subidón de risas, sangre, acción y muerte, nos metimos de lleno en el cine fantástico de la mano de Jaco van Dormael con "Mr. Nobody".

   La película trata de los universos paralelos; de los "y si…"; de esos mundos que no ocurren cada vez que tomamos una decisión; de los caminos que nunca pisamos y de cómo nos hacen sentir al volver la vista atrás.

   Todo esto encuadrado en un futuro tecnológico donde la gente se regenera continuamente esquivando, de este modo, la muerte.

   Tres historias de amor que se entrelazan en una sola dependiendo de cada recuerdo. ¿Es posible haberse casado con alguien y al mismo tiempo no haberlo hecho? ¿Tener un accidente y no tenerlo? Todo depende de nuestras decisiones. Pero, ¿que pasa si decidimos no decidir?

    La trama resulta, en ocasiones, difícil de seguir, a pesar de la ayuda que nos brindan los colores asociados a los personajes. Es un continuo ir y venir, adelante y atrás, que nos transporta, cada vez por un camino diferente, de la infancia a la vejez, de ésta a la adolescencia, de ahí a la madurez de un personaje principal interpretado por Jared Leto que lleva el peso de la historia (así como el de los kilos de maquillaje que lo convierten en un anciano de 118 años), bien secundado por el resto del reparto en el que se encuentran Diane Kruger, Rhys Ifans o Sarah Polley.

   Por contarnos una historia emotiva y compleja sin dejar que nos perdamos en sus entresijos y conseguir salir airoso con un final más que digno, "Mr. Nobody" se lleva 4 estrellas sobre 5.

 Solomon Kane 2'5/5

   A la hora de la siesta le llego el turno a "Solomon Kane" (Michael J. Bassett). Una película de acción al estilo de "Van Helsing" (hasta el protagonista tiene un aire a Hugh Jackman) basada en un personaje del creador de Conan.

   Ni bien ni mal. Simplemente, entretenida. Una de esas películas para ver, tal y como era el caso, un día de fiesta después de comer. Que si la ves entera, bien; pero si te quedas dormido mientras digieres una buena comilona dominical, tampoco pasaría nada.

   El protagonista es un sanguinario guerrero medieval que decide dejar lo que mejor se le da, la guerra, para evitar caer al infierno y poder redimir sus muchos pecados, pero que se ve obligado a retomar la lucha para cumplir una promesa.

   Predecible; no especialmente espectacular; pero te hace pasar el rato.

   Tal vez se deba a que íbamos muy predispuestos a disfrutar con cualquier cosa que nos echaran encima, pero le damos un aprobado raspado: 2’5 sobre 5.

Summer Wars 4/5

   Con el premio a mejor largometraje bajo el brazo nos llegó "Summer Wars" (Mamoru Hosoda), una anime que resultó una muy grata sorpresa.

   Al igual que en la vida real existen Second Life o Facebook (mundos virtuales que nos permiten tener una vida diferente a la real, comunicarnos con nuestros amigos, compartir con ellos fotos, videos etc…) en "Summer Wars" existe OZ: un mundo virtual (con un interface claramente basado en la obra de Takashi Murakami, con quien Hosoda trabajó realizando una campaña publicitaria para Louis Vuitton que podéis ver aquí) en el que, prácticamente, todo ser un humano, empresa o asociación tiene un avatar mediante el que se comunica, realiza sus compras, transacciones…

    Prácticamente todo pasa por OZ. Y si éste falla, se crea el caos. Y es precisamente a eso a lo que se enfrentan los protagonistas, mientras resuelven, también, otros problemas de la vida real, ya sean amorosos, familiares, laborales…

    El realizador japonés consigue mostrar el gran contraste que se da en este país entre una tradición fuertemente arraigada y el poder de la tecnología a través de una familia matriarcal tradicional, descendiente de los grandes samuráis, en la que todos los miembros cuentan con un alter ego virtual que controlan por medio del móvil, portátil o, incluso, Nintendo DS.

   Un título muy fresco donde no faltan los clichés del género como la sangre saliendo a chorros por la nariz, las peleas, los malentendidos y las exageraciones (atentos al ordenador, el barco y el vehículo de comunicaciones).

   Otro 4 sobre 5 para este manga que nos dejó muy buen sabor de boca y que, sin duda, os recomiendo.

Amer 0'5/5   Y, después de esto, llegó el desastre. 7 de la tarde aproximadamente. 8 horas sobre las butacas verdes del Auditori. 4 películas a nuestras espaldas. Primeras deserciones. Y muchas ganas de disfrutar de lo que viniera a continuación.

   Pero hay cosas que no pueden ser. Y "Amer" (Hélène Cattet y Bruno Forzani) no permitió el más mínimo disfrute. Habíamos leido que este era un film de silencio, de luz y oscuridad, bla, bla, bla… Pero aún así no estábamos preparados para esto.

   Normalmente, intento no explicar demasiado para no aguar el visionado de quien decida verla, pero, en este caso (a parte del hecho de que espero que no os veáis forzados a aguantar 90 minutos frente a esta… ¿película?… ¿experimento?… ¿ida de olla?) no podría hacerlo aunque quisiera porque, simplemente, no entendí nada. Ni yo, ni la gran mayoría de la gente que estaba en la sala.

   3 actos bien diferenciados se suceden en esta ¿historia? con pocos personajes y menos diálogos y muchos recursos visuales sin sentido: cambios de color (en una escena se van alternando las imágenes monocrómicas azules, rojas y verdes haciéndonos una "gran demostración" del concepto de RGB); primerísimos planos de cosas insignificantes (una tubería, una hormiga…); secuencias interminables (la madre y la hija andando… y andando… y andando… hasta recorrerse, por lo menos, medio Camino de Santiago), etc.

   Lo mejor: que sólo duraba hora y media (aunque se hiciera eterna); el cachondeo del público; y la escena del peine (que no voy a explicar, pero si alguien siente curiosidad, que pregunte!!!).

   Lo peor: Todo lo demás.

   Le damos media estrella por el peine y, sobre todo, por el público que la hizo soportable.

Kynodontas 5/5
   Y, con los ánimos por los suelos, llegamos a la sexta y última.

   Con un título prometedor "Kynodontas" ("Dogtooth") y un fotograma que la acompañaba en el programa del festival que no auguraba nada bueno (la imagen que acompaña a este artículo) llegaba esta producción griega, a cargo de Giorgos Lanthimos, que se convirtió en la primera película de este país elegida para la sección oficial del Festival de Cannes y, además, se llevó el premio "Un Certain Regard".

   Se podría decir de este título que no deja indiferente a nadie, que es el resultado de juntar el concepto de "El Bosque" de M. Night Shyamalan (como el mundo es una mala influencia, creamos nuestro mundo paralelo lleno de mentiras donde evitamos que nuestros hijos caigan en la misma), un presupuesto pequeño y una mente retorcida; dando como resultado la historia de unos que crían a sus hijos (ya entrados en la treintena) en una casa rodeada de altos muros de la que no deben salir si quieren seguir seguros. Sólo el cabeza de familia abandona esta "prisión" segura para ir a trabajar y traer a casa todo lo necesario para subsistir.

   Los "niños", fruto del tedio, se entretienen con juegos que van desde la gallinita ciega, hasta ver quién aguanta más con el dedo debajo del agua hirviendo, pasando por ver quién tarda más en despertarse tras esnifar anestésico.

   Y así se van sucediendo las escenas, con un ritmo pausado, en el que los 6 protagonistas (7 si contamos al gato) van llevando un poco más al limite cada vez sus locuras, para llegar a un final sorprendente, a la par que desesperante.

   Os dejo una frase de la película: "Cuando el coño se apaga, la habitación se queda a oscuras".

   Ya sea por lo sorprendente; por el subidón (muy tranquilo, pero subidón) que supuso después de "Amer", o porque, después de casi medio día en el mismo asiento (que ahora tienen mi forma), estábamos delirando, le doy a "Kynodontas" la máxima puntuación: 5 estrellas de la muerte.
 
   Sin duda, una película muy bien hecha que os animo a ver (si tenéis la opción, algo que será difícil sabiendo como funcionan las distribuidoras) y, sobre todo, a disfrutar en compañía para poder comentarla.

   Y así, con 5 estrellas, cerramos otra edición de un festival que, seguro que no es el mejor, pero que, sin lugar a dudas, es el que más disfrutamos año tras año.

   Empieza la cuenta atrás para Sitges 2010.

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.