Slumdog Millionaire

Slumdog Millionaire 4/5

No es un videoclip a pesar de su forma, no es un documental, no tiene estrellas internaciones, es una peli rara para los Oscar, es bastante gris oscura, no es indecisa ni personal. Es como si respondiera perfectamente al contexto actual pero a la vez está fuera de las modas. He salido del cine y tengo la sensación de que no ha pasado nada pero al recordar la peli sí que ha pasado, pero es difícil rememorarlo. Es artificial el director Danny Boyle a la hora de rodar, como "Trainspotting" (1996), "28 days later" (2002) o "Sunshine" (2007), y desde luego "The Beach" (2000), son pelis que parecen publicidad, algo superficial pero a la vez contienen un halo extraño. Como si la frialdad de Boyle se dejase resquebrajar por momentos y fuera en verdad una frialdad sincera y cruda.

Vamos a centrarnos en la escena (muy breve) del plano general del aeropuerto, cerca del final de la peli, con la cámara a pie de pista. Pasan unos policías por delante del plano, uno se vuelve hacia la cámara y exclama: – ¡No graben! -. Después los policías prosiguen su camino como si nada y la escena acaba. Esto tiene su miga. Es parte de un documental, parece; por momentos hemos sido conscientes de todo el artificio y de la presencia de la cámara, como un latigazo. Esto produce una sensación extraña, a mí me revolvió el estómago, como un hormigueo también. Y la peli sigue como si nada. 

"Slumdog millionaire" me ha dado la sensación de que trata sobre las casualidades de la vida, del destino. Pero pensándolo bien todas las pelis tratan sobre eso, e incluso todas se basan en eso porque si no fuera así no habría ficción cinematográfica o historias específicas de héroes y villanos. Se construyen unas casualidades para que todo esté escrito y se avance en un desarrollo fílmico que hace de una peli, una peli. Joe! igual la peli trata sobre sí misma. Últimamente muchas son metalingüísticas. Desde luego esta es gris y además se tambalea y deambula por todos lados, con ánimo y salero, eso si.

El esquema general de la peli es cuadriculado. Sigue unos parámetros de ordenación muy concisos pero estos mismos son los que generan relaciones de causa-efecto a veces irónicas, agudas o terribles. Casi siempre hurgando en la sensiblería de unos sentimientos de empatía hacia el protagonista ya que es un chaval de barrio pobre. Volviendo a lo del esquema por el que transcurre la peli, creo que es propicio a avanzar y según avanza acumula carga dialéctica y se enriquece al final. Y se crean juegos placenteros de ideas con lo que es la televisión, un programa que da dinero, el amor, no sé, todo. Se crean cosas narrativas en la peli que dan lugar a metáforas ocurrentes. Por ejemplo cuando el niño protagonista se queda encerrado en una letrina y no puede salir para ir a ver a un actor muy famoso que llega en helicóptero. El niño no duda en dejarse caer por el agujero por donde la gente hace sus necesidades para, cubierto de excrementos, surcar la multitud sin problemas y llegar hasta ponerse al lado de su actor favorito para que éste le firme un autógrafo. Al estar lleno de excrementos y apestar el niño llega sin problemas a donde resultaba inalcanzable para las demás personas. Esto, que parece un anuncio de Nike, me hace pensar que ya todo parece un anuncio de Nike. Porque si no es con una pose es con otra, si no es con una tendencia es con la anti-tendencia. Y así es de complicado, lo mejor es que a Danny Boyle le sale así y se acabó, lo hace sin querer. Tiene un manejo del ritmo del corazón del espectador que le permite hacer lo que quiera, todo parece muy medido (igual lo está), y todo se teje alrededor de la anterior secuencia y la siguiente de manera que se confunden. No hay una separación por fases, todo tiene que ver entre sí, todas las casualidades se inter-afectan, y el anuncio de Nike se convierte en algo difícil de abordar. 

Mucho dicen del director de fotografía, pero también algo importante en esta peli es la codirección de Loveleen Tandan en la parte de La India. Recurriendo a la vista de cámara de vigilancia como analista de una topografía exuberante para lo occidental se convierte en un bisturí, a veces efectista y visual, que confecciona un mapa del recorrido de la acción de los protagonistas. También hay abundantes helicópteros y aviones en todo el metraje; y en las fases del programa de TV también hay grúas propias del mundo televisivo. La preocupación de los dos directores es máxima por las máquinas que se elevan, quizás negando la objetividad que da una vista de pájaro. Lo mismo que en la conversación entre Jamal y Salim en lo alto de un rascacielos en construcción. Desde arriba todo se desgrana para producir únicamente más confusión debido a que la imagen obtenida se convierte en una imagen fuerte y que distrae. La metáfora de las hormigas se derrumba. La aportación del director de fotografía en esta peli parece que pesa mucho: la elección concisa de un tipo de iluminación y un tipo de gama cromática. Con referencia a las pelis de Bollywood todos los llamativos colores remiten más a Blade Runner que a la citada industria cinematográfica de Bombay. Los colores son tan fuertes como duros, y la luz toma presencia, el día y la noche, los cielos, diferentes texturas que se cruzan. 

Boyle y su fijación por la palpitación de las máquinas (véase "Sunshine" o "28 days later") no tiene casi cabida en "Slumdog Millionaire" pero en las secuencias del programa de TV y en las de la oficina central de telefonía se puede notar su obsesión, la misma que tiene por la arquitectura, o mejor dicho, por los pilares que sujetan grandes edificios, por las estructuras. Las habitaciones a medio hacer también le van. "Slumdog Millionaire" es así, una estructura desnuda que bastante contiene de por sí como para revestirla. Toda la carga contextual de un país como La India se ve desde la adaptación que ha realizado Simon Beaufoy de un libro de Vikas Swarup al cine. La dirección de casting a cargo de la codirectora Loveleen Tandan también resulta esencial para la película ya que sobre ella recae el peso de identificación de la parte por el todo, de los actores por los personajes y en consecuencia de una ficción en La India. Porque además la peli es supersubjetiva, narrada por Jamal, sobre experiencias traumáticas, bestiales y vitales que son deformadas por la sinceridad de éste. No sabe mucho pero dice la verdad. Y la verdad siempre da mucho juego en el cine. Y buen juego da en el cine nervioso e inquieto de Boyle donde la acción siempre late al lado del protagonista; se crea humanidad. No es un nerviosismo descontrolado sino todo lo contrario, es forzado. El orden que existe es el de lo bello de las imágenes, vistas de pájaro y texturas musicales.

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.