Spacewalker: ponte algo de abrigo que en el espacio refresca
Rating 70
Metacritic 70
Rotten Tomatoes 63

En cine ruso actual parece tener sólo dos velocidades: o una agónica lentitud, o una velocidad epiléptica e incomprensible. Pudiera ser que los rusos entiendan el ritmo de la narración cinematográfica de un modo diferente al resto de nosotros. O pudiera ser que estén buscando las marchas que viven en la palanca de cambios, entre ..

Summary 67.7 buena

Spacewalker: ponte algo de abrigo que en el espacio refresca

En cine ruso actual parece tener sólo dos velocidades: o una agónica lentitud, o una velocidad epiléptica e incomprensible. Pudiera ser que los rusos entiendan el ritmo de la narración cinematográfica de un modo diferente al resto de nosotros. O pudiera ser que estén buscando las marchas que viven en la palanca de cambios, entre la primera y la quinta.

El camarada Dmitry Kiselev parece haber encontrado estas otras marchas. En 2017 lo demostró dirigiendo The age of pioneers o Spacewalker, que en España, esta vez hemos tenido el buen gusto de no traducir. Este docudrama escapa con bastante solvencia del telefilm,… otro agujero en el que los rusos caen con frecuencia. Y cuenta, sin llegar a ser un biopic, la odisea de Alexei Leonov y Pavel Belyayev.

La historia de la URSS está sembrada de gestas difíciles de creer, muchas de ellas relacionadas con la carrera espacial. Y ahora que en rusia están volviendo a aprender a hacer cine, nos las están contando. Historias que en ocasiones igualan la epopeya del Apolo XIII, como esta de Belyayev y Leonov, y otras que las dejan en mantillas, como la de la Salyut 7.

Spacewalker cuenta la historia del primer paseo espacial. Tras las gestas de la URSS en el espacio con el Sputnik, Laika o Gagarin, el Kremlim le exige a Sergei Korolev, dirigente de la carrera espacial soviética, un nuevo éxito. Llegaba el momento de que un astronauta en órbita abandonara la nave y saliera por fin al inhóspito espacio exterior. Korolev, sin tiempo físico para diseñar una misión segura, prepara una misión suicida. Para llevarla a cabo eligen al comandante Alexei Leonov, un piloto de cazas mas temerario que valiente, que en caso de sobrevivir, se convertirá en el primer hombre en flotar en el espacio sin más protección que un traje rudimentario. Y para pilotar la nave, el más cauto y racional Pavel Belyayev.

Por respeto a aquellos que no conozcan lo que ocurrió durante esta misión, no desvelaremos los detalles de la epopeya. Tan solo diremos que todo lo que pudo salir mal, salió catastróficamente mal. Estuvieron a punto de morir hasta en ocho ocasiones de las formas más creativas: por asfixia, congelación, malas descompresiones, hiperoxia, quemados de varias formas, por hipotermia y comidos por los lobos. Saber que Pavel murió de una peritonitis 5 años después de la misión o que Alexei Leonov continúa hoy con vida, no le resta a la historia ni un ápice de emoción. Uno llega a preguntarse, qué demonios hay que hacer para abatir a un ruso.

Un problema de estas producciones rusas son los aliños mitológicos. El oscurantismo consustancial al telón de acero, hace que se haya creado una épica casi fantástica alrededor de los héroes de la URSS. Mientras que sus vecinos americanos emitían en directo sus avances en la carrera espacial, los soviéticos los ocultaban hasta que las misiones se habían concluido con éxito. Sólo entonces los hacían públicos. Esto, por cierto, no ha impedido que todos los idiotas del mundo duden de la llegada del hombre a la Luna pero no de la ascensión de Gagarin o de Titov a la órbita terrestre.

Y esta oscuridad era abono para el campo de la mitología, que convertía a los cosmonautas en superhombres y ejemplos de lo que debía ser el héroe del pueblo soviético. Esta mítica aparece en la película, pero por suerte, muy moderadamente y con bastante buen gusto.

Otro elemento que puede llegar a irritar, sobre todo a los que como yo, desconfiamos de la gente que no amanece de mala ostia, es el carácter vitalista de Leonov, que a veces parece exagerado y sobreactuado. La mala noticia es que es posible que fuera real y estén haciendo un retrato fiel del cosmonauta. La alegría y la sonrisa fácil era un requisito que la URSS valoraba en sus cosmonautas a sabiendas de que si tenían éxito, serían imagen de marca del pais.

Finalmente, la película trata de ser muy fiel a la historia y se ahorra pocos detalles técnicos, que, si no se conocen de antemano, pueden llegar a ser algo confusos. Digamos que el director antepone en ocasiones la historia al drama.

En resumen, una buena película, muy entretenida, muy reveladora, con un CGI que bien puede envidiar Hollywood, comparable a Salyut 7 en calidad y mucho mejor que el muy inferior biopic de Gagarin (First in Space).

Publicaciones relacionadas

En los 90: no todo es nostalgia ochentera

En los 90: no todo es nostalgia ochentera

Aunque siempre ha ocurrido, vivimos una época donde cada vez es más frecuente el estreno de actores como directores y guionistas incluso. La verdad es que, con mayor o menor fortuna, no se han apreciado muchos fiascos o bodrios y algunos de esos acercamientos se han tornado en pistoletazo de...

TOLKIEN – Un biopic amable y tranquilo, como un Hobbit

TOLKIEN - Un biopic amable y tranquilo, como un Hobbit

Un biopic que gustará especialmente a aquellos que quieran encontrar todos los ingredientes que acabarían por configurar la Tierra Media de Tolkien. Pero que se queda corto a la hora de hacer un buen retrato del que ha sido uno de los autores de literatura fantástica más influyentes del siglo XX.

Reviviendo el día de tu muerte – Reseña de «Muñeca Rusa»

Reviviendo el día de tu muerte - Reseña de "Muñeca Rusa"

Serie estrenada en 2019 en Netflix. Está protagonizada por Natasha Lyonne (doblada en España por Begoña Hernando), Charlie Barnett (doblado por Álvaro Reina), Greta Lee (doblada por María del Mar Jorcano), Rebecca Henderson (doblada por Conchi López) y Jeremy Bobb (doblado por Gabriel...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.