St. Vincent: Bill Murray is in the house

St. Vincent: Bill Murray is in the house

Rating: ★★★★☆ 

En mi ignorancia habitual de casi todo el cine que no sea de género, no tenía la más mínima idea de que se iba a estrenar esta película. De hecho, lo más probable es que pase bastante desapercibida, porque no deja de ser una producción modesta. Pero cuando uno ve el nombre de Bill Murray en el cartel, no hace falta pensarlo mucho, de cabeza a verla. Me da igual el tema, los otros actores, incluso el director, si sale Bill Murray ya tenemos, al menos, ciertas garantías.

«St. Vincent» no defraudará en ese sentido; es una película hecha a medida para el actor, que es el absoluto protagonista de la misma. La historia se centra en este personaje ya viejo, siempre malhumorado, algo hijo de puta, le da a la bebida, las carreras de caballos y se va a la cama con una prostituta embarazada, interpretada por una demacrada Naomi Watts. Su casa es un desastre, sus relaciones con los demás dejan mucho que desear, y está pidiendo a gritos una redención. Su vida cambiará cuando, por casualidad, acabe convirtiéndose en el canguro de los nuevos vecinos. Probablemente sea la última persona en el mundo a quien alguien dejaría un niño a su cargo, aunque ese niño parece perfectamente capaz de cuidar de si mismo, mientras no haya abusones rondando por ahí. Estamos pues, ante la típica película de señor borde más niño, que tendrá un desarrollo más o menos previsible. Pero lo cierto es que la película es capaz de sorprender y divertir a pesar de todo, porque las reacciones no son siempre las que uno espera, e incluso te hacen dudar de si realmente todo llegará donde aparentemente tiene que llegar. Pero como decía al principio, ahí está Bill Murray, así que lo de menos es la trama.

Aquí lo único que hay que hacer es sentarse, dejarse llevar, y disfrutar de la interpretación de la estrella, Bill Murray. Sorprenderse un poco con esa Naomi Watts prostituta rusa, que se esfuerza en sacar ese acento extraño (por favor, hay que verla en versión original), y un niño debutante, Jaeden Lieberher, que a pesar de su papel, no da mucha rabia. Por cierto, mención aparte merece Chris O’Dowd, al que conoceréis sobretodo por «The IT Crowd»(o su cameo en «Thor 2«), interpretando uno de los curas más divertidos y nada ortodoxos que se pueden ver en pantalla.

Lo mejor: Bill Murray, Bill Murray, Bill Murray.

Lo peor: quizás que sigue siendo una película previsible, pero es lo de menos.

 

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.