Star Wars: El despertar de la fuerza. Vivencias de otro tiempo

Star Wars: El despertar de la fuerza. Vivencias de otro tiempo

Rating: ★★★★☆ 

Como la gran mayoría de los fans, y los que vendrán en los días venideros, viernes tuve la ocasión de ver Star Wars: El despertar de la Fuerza. Entrada en mano comprada el día que salieron a la venta, muchos nervios, y mucha cautela de no escuchar a nadie del centro comercial comentar la película vista en alguna sesión anterior.

En la vida he vivido nada semejante, tal nivel de paranoia por no querer saber nada sobre la película. Tras los magistrales trailers, vimos todos que JJ Abrams sabía lo que se hacía, y sabía que debía mostrar pero no descubrir. Dos años de espera eran suficientes para no querer recibir ningún feedback a tan solo media hora de entrar en la película. Movil apagado desde la noche anterior y mil ojos atentos que me ayudaron a esquivar una escena tan solo salir del parking, en el que un niño de unos 8 años debatía a viva voz con su padre partes de la película señalando el poster de la misma. Dedos en los oídos y un pequeño sprint para largarme de ahí rápidamente.

star-wars-force-awakens-finnbanner

No era el único nervioso de la sala. Vi como un par de chicos de una edad parecida a la mía pedían a sus parejas que les aguantaran las palomitas, ya que con los nervios les temblaban las manos. Verídico. Y oh, el inicio. Ay, el inicio. En la vida he escuchado a la mitad de la sala SUSPIRAR profundamente a la vez que la pantalla mostraba «Hace mucho tiempo, en una galaxia muy muy lejana…«. Y ahí se hizo la luz. Las eternas y maravillosas letras amarillas de Star Wars cruzando el espacio con el inicio de la legendaria banda sonora de John Williams. Aplausos, vítores, y el silencio más puro. Ni un chasquido, ni un comentario. Empezaba la película más esperada, y nadie quería perderse ningún detalle.

No voy a hacer ningún macro SPOILER, pero sí recomiendo no leer estas palabras si aún no viste la película. Yo, al menos, no lo haría.

Tras la película me pasé horas leyendo comentarios, críticas y opiniones de todo el mundo. Star Wars: El despertar de la fuerza ha gustado, y mucho. Igual que a mí. Si bien es cierto que desde mitad de la película vi claro el punto de apoyo de esos que quisieran rajar de ella, o como mínimo encontrarle pegas: es muy parecida al Episodio IV. Y sí, puede ser tomado como un punto flojo, pero puede también no tenerse en cuenta. En la crítica de mi colega @doctorChandra, se hace especial hincapié en ello, y por ello la puntúa con 3/5. Totalmente entendible pues depende de la importancia que le des a la sensación de «deja vú» te afecta más o menos.

Este Episodio VII tiene un nuevo elenco de actores que sinceramente me encandilan. Todos! Desde el robot BB-8 (ya está pedido para reyes el juguetito que mueves con el movil), hasta Kylo Ren, Rey (en especial, aix), Poe Dameron e incluso Finn. Todos ellos son carismáticos, caen bien y sus historias te enganchan. Ese es un punto que pese al parecido/homenaje, abre nuevas puertas a la nueva saga que la diferenciarán de la saga antigua.

La película gira sobre la acertadísima selección de John Boyega (Finn) y especialmente Daisy Ridley (Rey). Actores jóvenes con poca experiéncia (es la primera película de Daisy Ridley) como lo fueron los originales Mark Hamill o Carrie Fisher. Acompañados por el gran Oscar Isaac (Poe Dameron) en lo que puede considerarse como el papel molón, el super piloto que cae muy bien y que aulla cada vez que ganan una batalla aerea.

Además súmale al antiguo elenco, con Han Solo (Harrison Ford) en cabeza y al nuevo malo: Kylo Ren (Adam Driver). Un Darth Vader menos evolucionado, con ataques de niñato en según que momento de la película. Una maldad a la que le falta cocción. Un punto de vista diferente a lo que conocemos y que de bien seguro iremos viendo mejorar en el próximo episodio.

Extraña la sensación que tienes con BB-8, el nuevo droide vende-juguetes que se han sacado de la manga. Te enamora desde el minuto 1 de película, y así sigue hasta que la película descubre un adormilado R2D2, momento en el que te sientes como si lo hubieras traicionado «Perdona R2, en algún momento he pensado que molaba más BB-8, pero ahora no lo tengo tan claro, te queremos R2, sigues siendo nuestro favorito».

Para acabar especial mención al pequeño papel de Lupita Nyong’o (Maz Kanata) que lejos de los olvidables Jar Jar y compañía, se acerca más al misticismo de Yoda.

SWPoster2

También tiene nuevas tramas de caminos desconocidos: Luke Skywalker y su desaparición (es brutal que el gran enigma de esta película sea desvelado en las letras de inicio, en la primera frase), Han Solo de contrabando de nuevo, quién es Finn, quién es Rey, porque Kylo Ren es Kylo Ren, porque el lado oscuro no desapareció con Darth Vader, …. y todo ello, sí, envuelto en una historia que ya conocemos: robot con algo que entregar a alguien, estrella de la muerte destructora, rebeldes luchando con todos sus efectivos, …

Pero oye, Disney ha pagado 4mil millones de dólares (lo que en USA son 4 billones de dólares) por los derechos de la franquicia. No van a crear un Jar Jar Binks en la primera ocasión que les cae del cielo. Esta película es para enganchar, para reenganchar a aquellos que en su momento vieron desmitificada la saga con el episodio I, II y III (aunque esta última menos). Disney quiere resucitar Star Wars con el formato que nos enamoró de pequeños, con el formato que nos hizo soñar con los Jedi y con la fuera. Y JJ Abrams lo sabía, y así lo ha hecho. La táctica amarrategui sirve para asegurar resultados cuando te juegas algo gordo.

No por ello, Disney también sabrá que el Episodio VIII es su Imperio Contraataca, y ahí deberá jugársela. Llevar la nueva saga a un nuevo e inexplorado terreno, apostar fuerte. Por eso, lo peor del Episodio VII es que queda año y medio para el Episodio VIII.

Acabamos con un final de traca, imagen icónica para cerrar el Episodio VII. Dos horas y cuarto de película sin tregua alguna, con emociones a flor de piel, con un antiguo mundo abriéndose de nuevo ante nosotros, salimos del cine, exultantes, contentos, atolondrados. Star Wars ha vuelto, y de que manera.

Cuento los días para volver a ver la película.

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.