STUDIO GHIBLI EN NETFLIX: HARU EN EL REINO DE LOS GATOS (2002)
Rating 68
Metacritic 70
Rotten Tomatoes 69

La siguiente parada en los análisis del catálogo del Studio Ghibli nos lleva a una película no dirigida ni por Miyazaki ni por Takahata, sino por Hiroyuki Morita. Esta idea surge a partir de la película del Studio “Susurros del corazón” (1995), que se estrenará en Netflix el mes que viene, en la que la ..

Resumen 69 buena

STUDIO GHIBLI EN NETFLIX: HARU EN EL REINO DE LOS GATOS (2002)

La siguiente parada en los análisis del catálogo del Studio Ghibli nos lleva a una película no dirigida ni por Miyazaki ni por Takahata, sino por Hiroyuki Morita. Esta idea surge a partir de la película del Studio “Susurros del corazón” (1995), que se estrenará en Netflix el mes que viene, en la que la protagonista imagina que vive aventuras con un gato antropomórfico llamado el Barón. Los aficionados pidieron al estudio que realizase una película basada en la ficticia novela.

Más adelante, surge el “Proyecto Gato”, en el que un parque de atracciones japonés encargó al Studio Ghibli realizar un cortometraje de animación de 20 minutos protagonizado por gatos. Tras el fracaso del proyecto, Miyazaki decide recopilar el trabajo realizado y utilizarlo como campo de pruebas para futuros directores del Studio, ampliando el plazo del cortometraje a 45 minutos. Concretamente, apareció Hiroyuki Morita, quien comenzó a dibujar un storyboard que resumiría toda la película en 535 páginas.  Finalmente, se hizo cargo del proyecto y la película se estrenó en 2002.

En la película prestaron sus veces Chizuru Ikewaki en el papel de Haru Yoshioka, Yoshihiko Hakamada en el papel de Barón, Tetsu Watanabe en el papel de Muda, Aki Maeda en el papel de Yuki, Takayuki Yamada en el papel de Príncipe Lume, Yôsuke Saitô en el papel de Toto, Kenta Satoi en el papel de Natori, Mari Hamada en el papel de Natoru, Tetsurô Tanba en el papel de Rey de los Gatos, Kumiko Okae en el papel de Naoko Yoshioka y Hitomi Satô en el papel de Hiromi.

En España originariamente el doblaje fue realizado, respectivamente por Meritxell Ané, Jordi Ribes, Alberto Mieza, Pilar Morales, Toni Mora, Ramón Tocabayera, Enric Isasi-Isasmendi, María Rosa Guillén, Víctor Iturrioz, Silvia Castelló e Iris Lago. Pero, en Netflix, el doblaje que aparece corrió a cargo de Sandra Villa, Juan Amador, Gabriel Jiménez, Desirée Álvarez, Juan Alfonso Arenas, César Martín, Antonio Vilar, Alexia Lorrio, Luis Mas, Diana Torres y Sara Iglesias.

La película, sin llegar al nivel de profundidad otros trabajos del Studio Ghibli, constituye un producto muy agradable, pero con algunos defectos que le impiden llegar a brillar.  Presenta una historia muy bonita que está bien contada pero que tiene una duración tan corta que no permite la evolución de los personajes, especialmente del personaje principal. No obstante, esa escasa duración hace que la película no te resulte pesada en ningún momento y te deja una buena sensación.

Ningún personaje tiene ningún desarrollo y ello es especialmente cantoso en el caso de la protagonista, como mencionaba antes. Además, la trama se resuelve de una forma muy brusca y casi por conveniencia del guión mediante un giro muy rápido que resulta algo artificial.

Caso especialmente cantoso está con la protagonista, un personaje muy torpe que, en teoría, se embarca hacia un viaje hacia su madurez pero sin que la película consiga transmitirte esa evolución. El personaje es muy torpe al principio, llegando a ser exasperante y, de repente, al final, deja de ser torpe porque sí.

A pesar de su escaso desarrollo y del personaje principal, la película presenta  personajes que son muy divertidos y carismáticos como el Barón, que es una especie de Sherlock Holmes con mucho carisma y que es la estrella del film; Muta, un gato gordo muy divertido que es el alivio cómico principal de la película y Toto, un cuervo que aunque tenga menos papel que los anteriores consigue atraparte desde su primera aparición.

El diseño de los personajes es muy correcto, pero destaca especialmente el diseño de los gatos quienes consiguen ser mucho más expresivos que los humanos. Concretamente, me ha gustado mucho el diseño de los gatos guardaespaldas, sencillamente magnífico. Como único defecto, para mí, observaría las patas que cuando están erguidos las colocan de una forma que me resulta extraña. Asimismo, me ha parecido muy bonito el diseño del país de los gatos.

En definitiva, es una buena película que seguro que gustará mucho a los niños, pero que no ofrece ningún elemento particular de interés. No obstante, la película consigue mostrarte el mensaje de que debes aceptarte a ti mismo y te permitirá pasar un rato muy agradable.

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.