Submarino

SubmarinoLa última película del director danés Thomas Vinterberg, (Celebración) cuenta la historia de Nick y de su hermano pequeño. Aún no han acabado la escuela primaria pero ambos ya conocen la pobreza, los golpes y el alcohol.  Intentan paliar las deficiencias de una madre alcohólica y se divierten cuidando a su nuevo hermano, un bebe de apenas unos meses. El bebe será un destello de esperanza que les perseguirá toda su vida.  Años más tarde Nick es un hombre malhumorado y angustiado, al que le cuesta controlar su ira, vive solo en un apartamento lúgubre de protección oficial. Se reencuentra con su hermano pequeño en el funeral de su madre. El hermano pequeño de Nick vive ahora volcado en su hijo Martin de seis años. Sin embargo para un yonqui no es fácil cuidar de un niño pequeño. A pesar de las amenazas de la asistenta social suele comprar heroína antes que comida.

Durante la primera parte de la película el director nos muestra únicamente el punto de vista de Nick, un tipo que quiere cuidar de los demás y que se culpa por no haber sabido hacerlo antes. Nick intenta ponerse en contacto con su hermano, personaje del que curiosamente nunca conocemos su nombre. Siempre es el hermano o el padre porque es su razón de ser en el film. Pues bien, es cuando se nos muestra el punto de vista del hermano de Nick cuando la historia da la vuelta y  nos damos cuenta que Nick, el hombre perdido y amargado, a pesar de su condición de víctima vulnerable es la única salvación para todos.

Submarino está basada en la novela de un joven autor danés, Jonas T. Bengtsson. El lenguaje del libro es directo y descarnado. Todos sus personajes intentan mantenerse a flote en una vida que no deja más opción que la de ahogarse. El director refleja estas vidas terribles de una manera directa y sin miramientos. Utiliza un lenguaje sencillo que va directo a las emociones de sus personajes, al gran desasosiego que sufren, a la falta de esperanza y a la imposibilidad de cuidar de uno mismo. Y aún así se nos muestra a dos personas que quieren cuidar de los demás, que a pesar de no poder caer más bajo quieren seguir levantándose.

Thomas Vinterberg nos regala una película dónde se respira frío por los cuatro costados. No es un film que ver por simple entretenimiento o por rellenar una tarde de domingo. La pureza y desnudez de la propuesta es tan grande que hay que ir preparado para no resultar vulnerable ante una película pesimista, que te deja apaleado pero que finalmente deja paso  a la esperanza y te enseña que amar, olvidar y comprender es la única manera de seguir hacía delante.

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.