CRÓNICAS DE SITGES: Bellflower, Buddha & The Mortician

Apuro mi café en La Granja de Sitges, el que ha de ser mi cuartel general durante estos días. Buenos bocadillos, wifi y enchufes y el encanto de lo modernista catalán, el lugar perfecto para marcarse unas crónicas antes de sumergirse en la siguiente mini-maratón de películas. Sólo un inconveniente: las moscas. Con tanto calor ..

Lee más