Lo mejor de mi: ¿era necesario?

Sé que llega San Valentín pero ni eso justifica esta película tan absolutamente olvidable y además ni siquiera se estrena en estas fechas tan señaladas sino en abril. Salvo los más acérrimos consumidores de cine romántico con expectativas mínimas, no me pueden acusar de anti romántico porque si la ven (aunque recomiendo no perder dos ..

Lee más