Ted: Tres son multitud

Ted: Tres son multitud

Rating: ★★★½☆ 

Muchos son los directores que se han pasado al género de la animación, como por ejemplo Matt Stone y Trey Parker -creadores de la ácida South Park (1997)-, Jared Hess -adaptando la inclasificable Napoleon Dynamite (2004) a serie de animación- o David Gordon Green -director de Superfumados (2008) y creador de la serie para la MTV Good Vibes (2011)– pero en escasas ocasiones se ha dado el caso contrario, el más destacable ha sido Mike Judge -creador de Beavis & Butt-head (1993)– con la reivindicable Trabajo Basura (1999). Ahora se le une Seth MacFarlane, creador de las satíricas y famosas series Padre de familia (1999) y Padre Made in USA (2005), para contarnos la historia de una crisis de pareja por culpa de un oso de peluche.

Seth MacFarlane cuenta la historia de John Bennett (MARK WAHLBERG), un hombre hecho y derecho que, de niño, deseó con todo su ser que su adorado osito de peluche cobrara vida. Pero han transcurrido casi 30 años y el cuento de hadas ya no da más de sí. Ted se resiste a abandonar a John y saca de quicio a Lori Collins (MILA KUNIS), la novia de John, que empieza a perder la paciencia. Para colmo, el hecho de que a John no parezca preocuparle su futuro profesional y se pase la vida fumando porros con Ted tampoco sirve para calmar a Lori. Mientras tanto, John intenta encontrar la mejor manera de hacer frente a eso que llaman «edad adulta» y necesitará la ayuda de su juguete de infancia para dar el salto de hombre-niño a hombre.

Para ser sincero nunca me ha gustado Padre de Familia (1999) –siempre me ha parecido una copia de los Simpsons (1989) destacando el humor grueso por encima de la crítica- por lo que Ted (2012) me sorprendió gratamente. Y es que aunque el humor que impregna a la película es grosero y referencial no deja de explicar una historia sobre la madurez, la amistad y el amor. Puede que lo más populista sean los comentarios despectivos que salen de la boca de un oso de peluche y las parodias a Flash Gordon (1980), pero en el fondo la historia tiene buen corazón. Obviamente lo más destacable es Ted, con la voz del propio MacFarlane -doblado en estos lares por Santi Millán- el amigo juerguista que todos queremos pero aún así entrañable. Mención aparte merece Mark Wahlberg sacando su mejor vis cómica -que ya pudimos ver en Noche loca (2010) o el memorable sketch del Saturday Night Live“Mark Wahlberg habla con los animales”.

 

Lo mejor: El acertado equilibrio entre humor tosco y comedia romántica.

Lo peor: Las referencias y parodias son tan específicas que pueden dejar indiferente al espectador.

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.