The American: enjoy the silence

Hablar de  El americano es hablar antes de el holandes, del gigante ,en toda su acepción, fotógrafo y director de videosmusicales como el mítico Behind the Wheeel de Depeche Mode, o su particular homenaje con aquellos pequeños nazarenos llevando a cuestas a Ian Curtis en Atmosphere (1988). Fue precisamente con el malogrado cantante de Joy Division donde Anton Corbjin, fotógrafo auto-didacta, responsable de las portadas musicales de U2, debutara de una manera sorprendente con el film Control (2007). Un biopic musical de la vida y muerte del peculiar cantante de Manchester, rodado en ese blanco y negro que tanto define a los buenos fotógrafos recibiendo numerosos premios de la crítica especializada. Dirigida y producida con su dinero, el holandés iniciaba así lo que aún no sabe si será o no su nuevo oficio, de momento, está a la espectativa sorprendido del éxito obtenido con este peculiar thriller en un mercado como el americano.

 Sin duda, el hecho de que George Clooney sea el productor y protagonista absoluto de El Americano ha conseguido llamar la atención del gran público de salas comerciales aunque ya avisamos que no estamos ante un film convencional. Ni siquiera para el bueno de Clooney, que alterna trabajos más comerciales a lo Ocean’s Eleven (2001) con proyectos más personales como Michael Clyton (2007), éste es ,sin lugar a dudas, su papel más arriesgado, más minimalista en el sentido artístico de la palabra, con lo bueno y con lo malo que ello siginifica: nos explicamos!


 

El Americano es etiquetado de thriller, revestido por el propio Corbjin como un neowestern e interpretado por un George Clooney a lo Alain Delon en El silencio de un Hombre (1967) de Jean-Pierre Melville. El planteamiento es simple, Jack es un asesino a sueldo que ve como debe marchar a un pequeño pueblo italiano para cumplir un último encargo. La trama es una línea recta fácil de seguir, la tensión ni se respira ni se mantiene, tan sólo debemos esperar, esperar…es decir, de thriller de acción ,nada de nada.

¿Estamos pues ante un western?, quizá por los paisajes fotografiados por Corbjin, quizá por el impasible y solitario estereotipo del jinete ,asesino asueldo, de quien no sabemos nada, Infierno de Cobardes (1972) de Clint Eastwood, quizá ,porque reconocemos los juegos de miradas y silencios de Sergio Leone…quizá.  

Aquí las señales que definen la historia que nos cuenta El Americano, no tiene mucha importancia, la verdad, ni tan siquiera la propuesta visual en términos estéticos: fotografía , localizaciones cuidadas, juego de iluminaciones, movimientos de cámara especiales,etc…nada, todo transcurre en armonía, dentro y fuera del plano, sin ,a penas, diálogos, sin escenas de varios actores, sin acción corporal,…,bueno sí, la acción de esos directores que se paran en los pequeños detalles, que repiten mismos tics, mismas frases, que se paran en lo cotidiano para darnos tiempo a reflexionar, no sobre el personaje, sino sobre nosotros mismos; estamos ante un Corbjin que experimenta, que no tiene método, nunca lo tuvo con la fotografía, y menos ahora, visto lo bien que le ha ido.             

Hablar de El Americano es hablar del cine de El Ocaso del Samurai (2002) de Yoji Yamada, o , sin irnos tan lejos, samurais más modernos, más urbanitas, Los límites del Control (2009) de Jim Jarmusch. Ese estilo de hacer cine, donde la parada y fonda es cada 5′ en cualquier escena y donde el tempo puede deseperar a espectadores impacientes o a espectadores exigentes habituados a otros modus videre.

 Anton Corbjin sigue una línea muy parecida al otro gigantón…el americano Jim Jarmusch, y lo hace porque es George Clooney que está sencillamente impresionante. A diferencia del director neoyorkino, el holandés no rodea al personaje de actores del mismo potencial y no se implican más que en contadas veces como el personaje del sacerdote del pueblo en una de las pocas escenas face-to-face donde se me antoja ver al padre de Corbjin (que fue sacerdote) discutir con su pecaminoso hijo Anton Corbjin…Pero más allá, de impresiones personales y de parecidos con tal o cual director, recordemos que es el segundo film de Corbjin, me irrita, no tanto la falta de información sobre el protagonista y su entorno, sino el no dar respuestas a lo poco que practicamente sucede en una trama muy, muy previsible (ya digo que nada tiene de thriller) y donde 105′ deberían sevir para algo más que ver una y otra vez las mismas manías del protagonista.

No reconozco visualmente el film en ningún estilo y en ningún género, es algo parecido con lo que me sucedió con Origen (2010) de C.Nolan, un film más admirable ,por su propuesta valiente e inclasificable, que disfrutable por lo que tiene de redundante. A menudo los silencios, hablan más que las palabras de un guión roto, que el ruido de unos FX redundantes, etc. a menudo, encontramos esa rara avis convertida en un cisne de hermoso pelaje, sin saber bien bien, ni cómo ,ni por qué, nos ha seducido de inmediato: In the Mood for Love (2010) de Wong Kar-Wai con sus miradas y silencios de fumadero de opio, los pétreos personajes de El año Pasado en Marienbad (1961) de Alain Resnais, o esos extraños amantes reencontrados ,etiquetado por la literatura latinoamericana como, realismo mágico, en  It’s all About Love (2003) de Thomas Vinterberg.

Creo sinceramente que El Americano denota la falta de experiencia en el medio de su director, que las leyes cinematográficas, su gramática y toda su complejidad audiovisual, pueden y deben alterarse, reinventarse pero que no es nada fácil lograrlo aunque domines la fotografía y el montaje musical, y más en el momento de crisis creativa, artística, que padece el cine actual. Anton Corbjin deberá encontar su camino, que no etiquetarse, si decide continuar haciendo cine; el holandes con El Americano nos  deja clara sus raíces y su gusto por el cine de autoría made in Europe, made in Corbjin pero El Americano quedará como un experimento que lejos de fascinar y sorprendernos, pasará ,quién sabe, como un ejercicio minimalista, como un film de transición de un ,posiblemente, futuro gran director de cine.

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (200)

El Viaje de Chihiro (200)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.