The Box: esta caja es una ruina

The Box: esta caja es una ruina

¿Estaríais dispuestos a ser los responsables de la muerte de una persona a cambio de un módico precio ? Pongamos… un millón de dólares. Ese dilema moral es el punto de partida the The Box, la tercera película del singular Richard Kelly. El autor de la intrigante Donnie Darko (2001) y la ambiciosa, desmesurada y fallida Southland Tales (2006) adapta el relato corto Button, Button (1970) de Richard Matheson, nombre clave en la tradición de la fantasía, el horror y la ciencia ficción literaria y en su traslación ( a menudo merced a sus propios guiones) a la pequeña y gran pantalla. Un par de ejemplos bastan para comprender la grandeza del escritor estadounidense: El hombre menguante, llevada al cine de forma magistral por Jack Arnold en 1956 (The incredible shrinking man) y Soy Leyenda, que ha sufrido/gozado de diversas versiones, destacando L’ultimo uomo della terra (1964), coproducción italo-americana protagonizada por Vincent Price,  y la más contemporánea (y traicionera) I am Legend, de Francis Lawrence (2007), con Will Smith en el rol del último hombre vivo. Button, Button ya fue adaptado en los ochenta para la mítica serie televisiva The Twilight Zone, respetando el formato de narración breve. En manos de Kelly, la escueta historia de Matheson se alarga innecesariamente, navegando entre el suspense y la ciencia ficción metafísica.

La acción arranca en Richmond, Virginia, en el hogar del matrimonio Lewis, una fría mañana de 1976. Arthur y Norma  (James Marsden y Cameron Diaz) reciben una caja que contiene un dispositivo coronado por un botón rojo. Esa misma tarde, un misterioso visitante, Mr. Steward (Frank Langella), les informará de que si aprietan el botón en un plazo de 24 horas recibirán la bonita suma de 1 millón de dólares, libres de impuestos, pero una persona desconocida por ellos morirá. Lo que en principio parece una broma acabará siendo un asunto muy serio… Porque amigos, nadie vende duros a tres pesetas. A poco que hayamos leído cuentos y visto películas sabremos que si un desconocido se planta en nuestra casa, nos ofrece by the face un fajo de dólares y aceptamos, tendremos problemas, verdaderos problemas. La Caja es la perversión de la Lámpara de Aladino: un anhelo a cambio de una vida sin importancia. O una alternativa a La pata de mono de W.W. Jacobs, el repugnante amuleto que concederá 3 deseos con trampa al que la posea. ¿Acaso creemos que podemos jugar a ser Dioses, decidir la muerte de un ser, y no sufrir las consecuencias ?. Ni hablar.

 

The Box se presenta bajo un envoltorio encomiable. Tres aspectos artístico-técnicos sobresalen: la fotografía de Steven Poster, pródiga en el uso de simetrías y ejemplar en la sabia utilización de los grandes espacios exteriores (las instalaciones de la NASA) e interiores (la biblioteca) en los que se desarrolla la acción; la música, de permanente regusto a Bernard Herrmann, firmada por Win Butler y Régine Chassagne (el matrimonio Arcade Fire) y, por último, la dirección artística, encargada de transportarnos a la década de los 70 y hacer creíble el transfondo científico en el que se mueven tanto el ingeniero espacial y aspirante a astronauta, papá Lewis, como el enigmático Mr. Steward. Los actores cumplen sobradamente: Cameron Diaz es una estupenda comendianta, pero aquí se maneja bien en un papel dramático. A Langella le basta sólo con poner media cara para convencernos. Tal vez Marsden sea el pilar más flojo del terceto protagonista, pero podemos aceptar al patán del Cíclope como animal de compañía. Kelly maneja todos esos recursos con estilo y elegancia, con una narración formalmente ejemplar, dosificando la intriga que avanza desde la potente premisa argumental… hasta que la película, literalmente, hace aguas.

El director virginiano presenta al núcleo familiar protagonista y al deforme visitante que desencadena la trama, plantea el dilema moral de forma creíble y cierra un primer acto modélico. El nudo del film mantiene en parte el interés debido a la intriga despertada en el espectador, a la par que abre nuevos interrogantes (qué, quiénes, porqué). Pero a la hora de poner las cartas sobre la mesa, en su afán por establecer una teoría sobre la dichosa Caja, Kelly naufraga, firmando un acto final en el que los acontecimientos se suceden de forma confusa y apresurada (incluso da la sensación de haber sufrido algún tijeretazo, a pesar de las casi dos horas de duración). En su faceta de guionista, independizado ya del terreno previamente asfaltado por Matheson,  el cineasta trata de cerrar las múltiples ramificaciones del relato y desvelar la incógnita principal: ¿estamos ante una conspiración humana, un experimento extraterrestre o una Prueba Divina?. No hay una resolución satisfactoria, por lo que todo lo visto hasta entonces únicamente sirve para diluir la fuerza de la historia adaptada.

Los maestros del relato corto (Poe, Jacobs, Maupassant, el propio Matheson) demostraron que el secreto del magnetismo de sus obras residía en la propia concisión y la audacia de los sorprendentes giros finales, que en la mayoría de las ocasiones no ofrecían ninguna explicación a los hechos narrados. Button, Button es una fábula sobre el precio de la moralidad de un hombre y una reflexión acerca de cuánto conocemos verdaderamente a los demás, en concreto a nuestros seres más cercanos. En The Box apenas hay tres frases de guión sobre este último concepto.  La versión de Richard Kelly resulta atractiva por momentos, pero fracasa en su intento de ir más allá de la sencilla, aunque demoledora, idea original, dilatando y rellenando la trama de forma artificiosa. Y es que en ocasiones no es necesario añadir nada más. Bien lo sabían los clásicos.

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.