The day the Earth caught fire: una ficción incómoda

The day the Earth caught fire: una ficción incómoda

Que el planeta Tierra lleva la fecha de caducidad grabada a fuego en su palpitante núcleo es un dato bien sabido. Que acabará de mala manera, también. Cuando el sol agote el hidrógeno y alcance la fase de estrella gigante roja, sus capas exteriores se expandirán engullendo todo lo que encuentren en su camino, cosa que incluye nuestro insignificante mundo y todo lo que contenga. Eso sucederá dentro de algunos millones de años (unos 5000, más o menos) así que podemos estar tranquilos…o no. Porque otro hecho contrastado es que los humanos venimos haciendo oposiciones constantes para adelantar la fecha del Día del Juicio Final, o por lo menos para que cuando llegue ese momento el planeta sea ya un auténtico erial, un cuerpo celeste que flote a la deriva en el espacio, vacío de vida pensante.

Con un poco de suerte mis bondadosos ojos no contemplarán ese momento. Sin embargo, el reverso tenebroso y voyeur que habita en mi interior anhela el privilegio de asitir a tan supremo acontecimiento. Para permitirme el lujo de ser espectador del Apocalipsis debo recurrir al bendito y nunca bien ponderado cine de catástrofes. Sólo necesito refugiarme cómodamente en mi butaca y disfrutar del reconfortante calor del hogar, enfundado en mi batín de seda y calzando mis pantuflas favoritas, acaso saboreando un buen caldo escocés. Bastarán una pantalla de 50 pulgadas, un reproductor de DVD ( mi VHS expiró hace un mes, alas ! ) y una copia de algún clásico cataclísmico, como The Day the Earth caught Fire (Val Guest, 1961), la soberbia disaster movie que nos ocupa hoy.

 
Se trata de una obra concebida a partir del pavor atómico, rodada en pleno auge de la Guerra Fría, poco antes de la crisis de los misiles en Cuba. Después de Hiroshima y Nagasaki, y especialmente durante los años 50, el pánico a lo nuclear tuvo reflejo en un sinnúmero de producciones cinematográficas (Estados Unidos y Japón se llevan la palma) circunscritas al género de la ciencia ficción, la mayor parte de ellas focalizadas en la variante de las mutaciones: hombres, mujeres, hormigas o tarántulas gigantes aterrorizaron al mundo en películas de desigual categoría, pero entrañables en cualquier caso. Sirva como ejemplo la excelente La Humanidad en Peligro (Them !, Gordon Douglas, 1954). Pero la británica The Day the Earth caught Fire no pertenece a la manida familia de las denominadas monster movies… 

Su singularidad estriba en que los efectos de la experimentación atómica repercuten ¡ en el clima del planeta !. La película arranca con las espeluznantes imágenes (viradas a rojo) del centro de Londres en estado de abandono en el que destaca el cauce seco del Támesis. Por unos altavoces se anuncia que faltan 20 minutos para una misteriosa cuenta atrás. En tan dantesco escenario aparecerá, como un fantasma, Bill Maguire (Leo McKern), redactor del Daily Express, que narrará los hechos acaecidos durante las últimas semanas, en un flashback de intensidad creciente, que arranca con el frenético ritmo de los diálogos iniciales en la redación del periódico y combina con mesura el progresivo fatalismo de los acontecimientos y el romance del alcohólico periodista con Jeannie (Janet Munro), la secretaria confidente de la Oficina Meteorológica (el Met Office, para los amigos). 
 
Val Guest, inolvidable autor de otra obra mítica de la sci-fi británica, El Experimento Quatermass ( The Quatermass Xperiment, 1955), filma en glorioso blanco y negro y en un superlativo Cinemascope este manifiesto pre-apocalíptico y anti-armamentístico (que no anti-nuclear) que nunca llegó a verse en nuestro país (de igual manera hay que acudir al Dvd de importación), aunque corra por ahí el título traducido El día en que la tierra se incendió. En esta película leemos, seguramente, el primer titular de un periódico (ficticio) referido al cambio climático, igual que escuchamos los discursos humeantes de los políticos negacionistas, que argumentan que las variaciones del clima han existido siempre, con el fin de ocultar a la población que los ensayos militares de las superpotencias están detrás de los drásticos episodios recientes.

Así pues, 40 años antes de la verdad incómoda de Al Gore (An Inconvenient Truth, D.Guggenheim, 2006) y de su hermana mayor tonta, El Día de Mañana (The Day After Tomorrow, R. Emmerich, 2004 ), en los cines ya se profetizaba un futuro plagado de episodios climáticos y meteorológicos extremos (sequías, inundaciones, aumento de las temperaturas…), acompañados de otros dislates geológicos o astronómicos, todos ellos debidos a la acción perniciosa del hombre. Pero aquellos eran otros tiempos: la política de bloques terminó con la Glásnost y las subsiguientes revoluciones de 1989. Desde entonces la amenaza nuclear se ha diluido en la conciencia colectiva, desplazada por el terror fundamentalista . Val Guest erró al presagiar una catástrofe climática como consecuencia del armamento. Y sin embargo, el cambio climático antropogénico sí se ha convertido en una amenaza real.
 
Desgraciadamente, mientras que eliminar el armamento nuclear sólo requiere voluntad, para controlar los gases de efecto invernadero y mitigar el calentamiento global se necesita mucho más. Hace falta una reforma transversal, una Revolución mayúscula: una revolución científica, capaz de desarrollar nuevos recursos y mejorar la eficiencia. Una revolución social y económica, que ponga límites al desenfreno del ultracapitalismo y la sociedad de consumo. Y una nueva revolución política, una perestroika energética que se traduzca en la aplicación urgente de programas sostenibles. Pero para eso se necesitan líderes comprometidos y no polichinelas a sueldo del mercado, funestos filibusteros, cortoplacistas y avaros que se limpian sus hediondos traseros con los papeles del Protocolo de Kyoto. Sólo así tendremos futuro. En caso contrario, no quedarán ni los lagartos.

 

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.