Valkiria: la Historia que no es ficción

No es nada fácil enfrentarnos a la crítica de un film-histórico, precisamente, por las dos connotaciones de la propia palabra: por un lado el análisis como obra artística y por el otro, el rigor histórico al que todo director y,sobre todo, el guionista deben tener en consideración.

Hace poco, analizamos en especialistamike el estreno de otro film aparentemente histórico, me estoy refiriendo al 300 de Zack Snyder, donde se nos narraba la épica resitencia de unos pocos espartanos ante los numerosos ejércitos persas en la ya famosa batalla de las Termópilas; la batalla que salvó el mundo griego. Sin embargo, no estamos ante un film-histórico de la entidad de Walkiria (2008) de Bryan Singer, los elementos de fascinación de 300 se basaban en una coreografía de imágenes infográficas muy hábilmente diseñadas y montadas; el elemento histórico quedaba simpre subyugado al poder de las abdominales digitales. Son dos películas con un elemento histórico de base pero diamentralmente opuestas en la narración.

Las cartas ganadoras de Walkiria (2008), nada tienen que ver con el disfrute puramente visual de la batalla griega, donde  el tono narrativo de la historia se antepone a los efectos digitales. Bryan Singer, director americano que se dió a conocer con Sospechosos Habituales (1995) tiene el mérito de captar la atención de un espectador que ya sabe de antemano el final,y que si busca acción deberá buscarla en la palabra, en el diálogo de actores. La clave de Walkiria es mantener la tensión con un guión lo suficientemente redondo para encajar a todas la piezas, sobre todo, gracias a la interpretación de un plantel de actores de primera línea, Tom Wilkinson, Terence Stamp y un increíble Bill Nighy (Pirate Radio) y donde debo afirmar, que para nada, desluce el protagonista, auténtico reclamo comercial, de la película, Tom Cruise.

Bryan Singer no cae en la tentación de crear escenas que no tengan que ver con lo sucedido realmente en 1944, se limita a recrear lo sucedido jugando con la tensión de lo que siginifica una conspiración real para asesinar a Adolf Hitler. Era tal su temor a un atentado, que hasta se hizo construir una gorra con finas placas de acero que provocaba un brutal estruendo cada vez que enfurecido la tiraba sobre la mesa. Sus comidas, exclusivamente vegetarianas,eran discretamente probadas antes de ser servidas. Sólo había una manera de acabar con él: volarlo por los aires. Claus Schenk von Stauffenberg, coronel del Estado Mayor de la Wehrmacht se encargaría de intentarlo en el llamado, complot del 20 de julio de 1944, es decir, la operación walkiria. Éste era un plan de seguridad creado por la SS que permitiría al Führer seguir manteniendo el control del Reichstag (Parlamento alemán) en caso de un golpe de Estado. No fue el único intento de atentado, un año antes el teniente general Tresckow, interpretado brevemente por Kenneth Branagh, intentaría volar el avión del Führer con otra bomba. Fallido el intento, meses después lo intentan de nuevo con otra bomba en un exposición berlinesa sobre armas robadas a los soviéticos (ésta no aparece en la película).

Walkiria se sustenta, como tantos otros film-historia, en la credibilidad que transmiten sus actores, es el caso del film alemán El Hundimiento (2004), y la comparo con esta gran película, no sólo porque temáticamente estén relacionados, o por la rigurosidad histórica, sino por el casting de actores (incluso un par repiten papeles), fundamental para hacernos creer que estamos, ese año, aquel día, aquel momento reviviendo la Historia. Esa excitación, como si espiáramos por la mirilla de la puerta, quizás es más personal que artística, pero es muy bien aprovechada por alguién que elvea a categoría de creíble todo lo que toca, ya sea hablar sobre Adolf Hitler, o del retorno de  Superman (2006) o de toda una generación de mutantes desde la primera X-Men (2000).

Nuestro héroe, el coronel Claus Von Stauffenberg fue considerado un traidor gracias a la propaganda nazi, pero tras la derrota de Alemania en la 2ª Guerra Mundial en 1945, casi un año después del intento fallido de la operación walkiria, y de la sucesión de ejecuciones ejemplares y de atrocidades del nazismo, el Holocausto, la llamada Solución Final, abrió la enorme cicatriz que todavía el pueblo alemán trata de cerrar, dejando un dolor que sólo el tiempo podrá remitir. Walkiria (2008) es algo más que una buena película, que una recreación rigurosa, Walkiria es un testigo visual muy necesario para las nuevas generaciones, pedagogía cinematográfica, porque el cine, también es entretenimiento, pero con contenido, contenido histórico, y del bueno.

Nunca olvidaré mi primer viaje a Alemania, cuando charlando sobre el nazismo, una señora me exclamó: ¡Alemania ya existía antes de Hitler!.

Publicaciones relacionadas

Apollo 11

Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Dunkerque: Milagro de Película

Dunkerque: Milagro de Película

"Cuando reviso la escena en la que los soldados ven meterse a ese tipo en el mar, no sé qué está haciendo ese hombre, si piensa suicidarse o si de verdad cree que puede escapar de allí a nado...le pregunté al veterano de guerra si ese hombre iba a suicidarse, y no sabía la respuesta. Y era...

Star Wars: Los últimos Jedi. Video Review 0% Spoilers

Star Wars: Los últimos Jedi. Video Review 0% Spoilers

Apresurada y acalorada review de Star Wars: The last Jedi. Sin Spoilers, 0% Spoilers. Lo digo en serio, sin contar nada, aunque entienda que no lo veáis y esperéis a verla con vuestros propios ojos. Es solo una ligera opinion, para animaros a ir al cine. Pero ya. Hoy mismo. Mañana como mucho...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.