Valor de Ley: el placer de un buen western

Valor de Ley: el placer de un buen western

Aunque no lo parezca, el arte del remake se viene practicando desde la infancia de la historia del cine. D.W. Griffith hizo refritos en los años 20. Abel Gance en la década de los 30. De Mille en los 50. And so on… Ya sea por contar con mejores medios, técnicos o de producción, por querer renovar el reparto, haciéndolo más atractivo para las nuevas generaciones, o por adaptar el lenguaje narrativo a las tendencias del momento, las viejas películas se han reencarnado en versiones rejuvenecidas de manera sistemática, si bien es cierto que las proporciones se dispararon a partir de los años 90. Nuestro particular y gongorino crítico, The Captain, diría que la falta de ideas es la razón principal para que las fotocopiadoras echen humo en los tiempos que corren. Pero ese es otro debate. Sea cual sea el motivo, los remakes siempre han existido. Hasta aquí, la evidencia.

A partir de aquí, la tesis: hay remakes que son auténticos ejercicios de onanismo cinéfilo por parte de los que los perpetran. Sólo pueden ser entendidos si se conciben desde el prisma del (auto)placer. La última de los hermanos Coen, Valor de Ley (True Grit, 2010) pertenece a esta familia. Los Coen apenas han movido dos comas del guión original: la misma historia, los mismos personajes, hasta casi las mismas frases de la película homónima, dirigida por Henry Hathaway en los estertores del clasicismo (1969) y recordada por proporcionarle al gran John Wayne su único Óscar. Aquí no hay efectos especiales que mejorar. Dudo mucho que con Jeff Bridges intenten ganarse al público joven y Matt Damon aparece demasiado alejado de su guapura habitual como para actuar de reclamo para la muchachada. Simplemente, los Coen se han dado el gustazo de calzarse unas botas con espuelas para revisitar una película que adoran, rodándola a la antigua usanza y haciendo que sus actores declamen como los de antes.

Es el placer del western, el que produce el sonido del galope de los caballos o el eco del disparo de una Colt Navy resonando por las paredes de un desfiladero. El placer aromático de un café de campaña o unas alubias con tocino cocinadas en una perola de hierro al calor de una hoguera encendida bajo las estrellas del desierto. Un placer que ultrapasa a los Coen y trasciende al espectador, que recupera sensaciones muy familiares. Los más viejos del lugar recordarán los programas dobles en los cines de barrio de la posguerra, cuando una del oeste y un buen tebeo de aventuras eran la principal vía de escape de una sociedad deprimida y exhausta. Los no tan viejos rememoramos las películas de Sábado Tarde, las que la única cadena de televisión nacional emitía después del Willy Fog de turno, cuando sabíamos poco o nada de John Ford o Anthony Mann, pero conocíamos perfectamente al propio John Wayne y a James Stewart.

El western, historia y leyenda de la forja del país más poderoso del mundo: un género que entonó su más valioso canto de cisne en Sin Perdón (Unforgiven, Clint Eastwood, 1992), que sobrevive de manera expícita merced a repuntes pasajeros y obras aisladas, como ésta, pero que también ha sabido mantener su esencia, mudar su piel de serpiente y aparecer redefinido en películas de otro semblante, como No es país para viejosNo country for old men, 2005 ) de los mismos Coen, u otras más talluditas como Mad Max y Mad Max II: road warrior (George Miller, 1979 y 1981) o El Mariachi (Robert Rodriguez, 1992). Un género que atestigua y poetiza el enfrentamiento de culturas, el asentamiento de raíces en un territorio hostil, la comunión del hombre y la naturaleza, la vida de los héroes o la peculiar forma de entender la ley de una época. Un género que halla su razón de ser en la violencia. Y uno de los fundamentos motores de la violencia es la venganza.

Valor de ley
se construye a partir del tradicional concepto de la venganza implacable, o de una desesperada sed de justicia si se prefiere, dado que la instigadora es la joven Molly (Hailee Steinfeld). El asesinato de su padre le llevará a contratar a un rudo y alcoholizado Marshall cazarrecompensas, Rooster Cogburn (Jeff Bridges), con el que compartirá la búsqueda del fugitivo criminal, en una aventura que marcará su vida para siempre. La interrelación entre estos dos personajes, a los que se suma el joven Ranger texano LaBoeuf (Matt Damon), es el rasgo que caracteriza a la película, igual que ocurría con la versión del 69 (aunque aquí se acentúa el punto de vista de Molly) y con su referente literario, la novela de Charles Portis. No se trata pues de un western de acción pura, que sólo se manifiesta a través de fogonazos dispersos, sino más bien de una road movie del siglo XIX, una película de viaje personal, de contraste de generaciones, formas de ser y maneras de proceder.

Es justamente durante el nudo, donde se profundiza en las naturalezas dispares del trio protagonista, cuando el film decae un tanto, después de un estupendo y evocador arranque y antes de terminar remontando el vuelo en el emotivo tramo final. Este humilde cronista hubiera deseado conocer mejor a Cogburn, con un guión menos propenso a lo enunciativo sobre su pasado y más cercano a lo confesional, que confrontara de manera más íntima al huraño y zarrapastroso Marshall (lo es mucho más que el de Wayne) con su joven partenaire, algo que sí sucede en la contraposición con el Ranger, en ese juego de veterano frente a novato, de pragmático frente a presuntuoso, de confederado frente nordista. Pero esta circunstancia no la convierte ni mucho menos en una película menor: True Grit es, cuando menos, un buen western. Sus diez nominaciones a los Óscar son prueba de ello. Bridges, soberbio en las antípodas de su zenutrio (sí, con z de zen) personaje de la insufrible Tron: Legacy ( J. Kosinski, 2010), le disputará el galardón al regio Colin Firth. No descarten la sorpresa.

También Hailee Steinfeld opta a ser mejor actriz de reparto por interpretar a la niña más relevante en la historia del western desde la Megan de El jinete pálido (Pale Rider,1985), espectral obra maestra (otra) de Clint Eastwood. No se aprecian grietas en el carácter voluntarioso e inquebrantable de Molly, que vive inmersa en un mundo de hombres y ejerce de temprana cabeza de familia: se muestra demasiado impermeable al dolor y al horror que la rodean. Su aplomo me resulta excesivo; no deja de ser una adolescente de 14 años. Pero eso no lo tendré en cuenta, porque True Grit es, fundamentalmente, una película acerca del valor. El valor épico de pistoleros legendarios, históricos como Wyatt Earp o Wild Bill Hickok, o ficticios, como Ehtan Edwards o Rooster Cogburn. Pero también el valor excepcional y cotidiano de Molly y el de todas las mujeres que padecieron los rigores de la dura vida en el oeste americano, aunque nunca entraran con nombre y apellidos en los libros de historia, y mucho menos en los inmarcesibles territorios de la leyenda.

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.