WATCHMEN: 300 razones para no verla

Hay una serie de películas que bajo el Test de Rorschach (no el personaje, sino el psicoanalista suizo) proyectan una imagen perfecta para unos ,sería el caso de nuestro compañero Fuerza Vital, y una mancha absurda para otros, como es mi caso.

WATCHMEN ,una rara avis de los cómics de los 80′,es un producto isla del británico Alan Moore (From Hell, V de Vendetta), anarquista y antisistema , crítico con la denominada cultura de la autocomplacencia, que creó una obra basada más en el mundo de las ideas que en el mundo de los hechos. (desde especialistaMike recomendamos W de Watchmen de Rafael Marín ,editorial Pretextos Dolmen )

Para la mayoría supuso un antes y un después en la manera de tratar a los superhéroes ,no se limitaron a dotarlos de problemas domésticos como ya hicieron el tándem Stan Lee y Jack Kirby, sino que fueron más allá, dibujaron superhéroes adultos con problemas complicados de resolver, problemas más complejos que requerían de super-respuestas.

Pero pese al éxito obtenido por A.Moore y el dibujante Dave Gibbons, las editoriales segurían los comerciales caminos ya marcados de las historias abiertas dejando que la isla fuera eso, una maravillosa y exótica isla que 24 años después sería llevada a la gran pantalla verde, al gran chroma digital por el director americano Zack Snyder.

 

Zack Snyder, conocidos por todos por la meritoria y visualmente extraordinaria 300, consiguió hacerse con la dirección de WATCHMEN una vez descartado el director de Réquiem por un Sueño o La Fuente de la Vida, Darren Aronofsky. Imaginar qué hubiera o hubiese sido, es un pretérito vano que ahora no llevaría a ningún lado, tan sólo, me atrevo a afirmar que algo más de cine sí que hubiéramos visto.

Zack Snyder ,licenciado en Artes Visuales, ya demostró holgadamente el porqué es un director de lo que llaman, estilo cinemático, su casi obsesión por imágenes en movimiento estilo ahora ralentizo luego acelero ya son propias de una manera de rodar muy visual buscabdo el impacto muy propio del videoclip o del spot. Veremos cómo evoluciona cuando deje de hacerlo la tecnología, veremos qué hace cuando nos tenga que sorprender con algo más que hermosos chromas muy bien espaciados (hacíamos referencia de su habilidad para la puesta en escena en la crítica del film Walkiria), veremos qué pasará con la futura 2ª parte de 300, veremos…

De todas formas varias de las respuestas a estas maliciosas preguntas del que os escribe ya son contestadas en esta insufrible versión tengo una fotocopiadora de cómics y hoy toca WATCHMEN. Los más puristas, los amantes del cómic con los que he podido charlar, no sonríen tanto cual la chapita del smiley que tan jocosamente llevan algunos de los antihéroes de la película, y sino, que se lo pregunten a nuestro querido compañero Comisario Político Ángel.

Valoramos, y nos consta, que el director de El Amanecer de los Muertos defendió las ideas de esta obra singular que fue y es WATCHMEN para que no acabra siendo otra saga más a lo blockbuster con su jumbo de palomitas XXL, valoramos su valentía por atreverse con un material tan complicado, pero no por ello no podemos poner el grito en el cielo, no por que no sea fiel al cómic (el tema de las adaptaciones sería otro debate entre menos palomitas) sino porque en 163′ la película tiene unas bajadas de tensión, unas aritmías (alteración del ritmo cardíaco-narrativo) tal que hace del visionado una experiencia tan poco emocional como el pobre Dr.Manhattan empatizando con los humanos. Adaptar un cómic visual cómo fue 300 de no más de 60 páginas, no es lo mismo que las 300 páginas de WATCHMEN repletas de una cuadrícula de 9 viñetas por página. Éste es un material que se le ha quedado muy grande, y no es por el metraje, (todos recordamos cómo se adaptó El señor de los Anillos), es que simplemente hay que saber de cine para poder rodar y montar un material, muchas veces inconexo y mal explicado.

La escena donde empiezo a naufragar es cuando suena Leonard Cohen en la nave Arquímedes (sí un guiño al loro de Merlín de W.Disney), las risas de las filas del patio de butaca amenizaron el ñoño intercambio de fluidos (perdón por la expresión), per a partir de ahí, todo fue ya cuesta abajo. La utilización de ciertas canciones ,sin más, en escenas que denotan la falta de fuerza de las propias imágenes ,Nina Simone o de Jimi Hendrix, o a cuento de qué vuelven a ponernos otra vez la manida "Cabalgata de las Walkirias" (claro es Vietnam); sólo puedo salvar del naufragio digital-sonoro el momento Bob Dylan y el minimalismo de Philip Glass, porque entonces sí, la música está al servicio de la imagen y no viceversa.  
Son realmente 300 las razones para no defender WATCHMEN como un film, ni de entretenimiento, ni de reflexión ,de hecho,Alan Moore no se vilculó nunca al proyecto e hizo bien, porque visto lo visto, aguantar en el cine tal falla de cine cinemático tiene mérito.  

David Fincher, que también vino del mundo de los spots y de los videoclips, evolucionó hasta llegar a ofrecernos films como Zodiac de 153′ y no dejarnos bostezar ni un fotograma, en una trama donde la acción es el diálogo, donde no hay final a lo Seven y donde la sala de montaje tanto da que sea analógica o digital. El "pathos" , el "tempus fugit", la nostalgia y la decadencia de esos pobres diablos, héroes de papel cuché, temas y exposiciones arrancadas de la novela gráfica, deambulando solos bajo un cielo oscuro a lo Sin City, buscando sentido a su existencia, la de antaño, héroe, la de ahora…¿persona?

WATCHMEN podría haber sido, pero no lo es, tiene momentos donde te hace dudar, donde se puede caer en la trampa que eres un espectador poco curtido y que estás ante otra isla ,una isla
para los elegidos…pero es falso, es una isla para naúfragos que pensaban que sabían nadar y nunca llegaron, sencillamente, porque no hay nada, detrás de toda esa fachada, detrás de todos esos disfraces de héroes retirados.
 

WATCHMEN es la ucronía de lo que podía haber sido y ya no es!

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.