Watchmen

Watchmen 4,5/5

Vaya poética que tiene Alan Moore, que se vaya a tomar vientos!

Vaya poética que tiene Zack Snyder, que se vaya a tomar vientos!

"Watchmen" tiene mucho mérito, tanto técnicamente como conceptualmente. Es una gran empresa. Es una adaptación y como tal es un ejercicio de transformación y de cambio desde un soporte a otro soporte con diferentes reglas. Como Jon (el señor azul de "Watchmen") vive en muchas realidades paralelas, en la ficción, en la realidad, en el futuro, en el pasado, diferentes estados de materia y de lugar… y Zack Snyder tuvo la misión de abordar a esta novela gráfica grande. Yo no me he leido el cómic, ni pienso que hay que compararlas entre sí porque son dos medios diferentes. Casi parece que la una niega a la otra y no puede ser así. Al ver la peli se ve una peli. Y además es dificil saber donde empiezan los méritos de uno y donde acaban los méritos de otro, quien ha hecho esto o a quien se le ha ocurrido este plano… el problema de la adaptación cinematográfica de algo gráfico.



Snyder se ha sabido contener aunque parezca mentira y logra un equilibrio muy delicado entre lo ridículo, lo pretencioso, lo efectista y lo serio. Mantiene planos secos y largos y los combina con las necesarias escenas "actuales" de cámara lenta y acción ultrarrápida. Golpes que duelen e impresionan, y son entre personajes disfrazados. Y las músicas utilizadas son arriesgadas porque remiten a una época concreta o a una manera de pensar pero a la vez reducen la sensación de fantasía o ficción al mínimo, haciendo que el espectador se pregunte: ¿Qué hago en el cine viendo esto? ¿Me están timando? ¿Están jugando conmigo? -. Como en la escena de sexo en la que suena "Allelujah" de Leonard Cohen, tremendo! Y es que Snyder juega con el contexto pasado y actual, nos da secuencias vaporosas (Jon en Marte) con otras de cine negro (cualquiera de Rorschach en la oscuridad de la noche), también hay tiempo para comedias románticas, discusiones de pareja o "Blade Runner" a lo "Stargate". Spielberg también ronda por ahí con sus películas "Nuestros maravillosos aliados" o "Encuentros en la 3ª fase". Patrick Wilson es por momentos una especie de Richard Dreyfuss con esos colores que le rodean, esa luminosidad mágica, esa ilusión infantil. Y ese ambiente ochentero en peinados, trajes y joyas, muy cuidado, con paredes metalizadas, cosas de la pelis de James Bond. Toda la peli es de disfrutar, de quedarse tranquilo, de satisfacción.

Desde el principio, ese color amarillo, con todas las expectativas creadas por el mobiliario urbano que publicita la peli y los trailers, todo esto, crea una emoción muy bonita. Una esperanza que se ve satisfecha quizá premonitoriamente con una felicidad falsa que disminuye como la espuma. No sé. En plano medio largo nos acercamos hasta plano medio cercano del presidente Nixon dando un discurso. No es un Nixon cualquiera sino que es un Nixon que es un actor ultramaquillado que se ha convertido en Nixon, es un Nixon de cómic, exagerado. Y esto me parece excelente porque marca las pautas del tono general de la película. Ya tiene la libertad de poder excederse cuando y cuanto quiera, de rebasar topes de riesgo, no olvidemos la escena de sexo, muy impactante. Quizá la peli sea muy fragmentaria, de levantarse y de sentarse, ahora esto, ahora esto otro, se complementan las cosas, hacen avanzar la peli, se comprenden ideas, ¿a trompicones? no, no creo pero algo hay como de mejunge de ideologías. Y hablando de Nixon, éste ya nos avisa con su secuencia introductoria de que la peli va a ser inofensiva, plástica y de mentira, a la vez que es una crítica muy descafeinada de la política americana (véase "V de Vendetta"). Las herramientas están muy bien usadas por Snyder para confeccionar una peli con altibajos mínimos y saltando bien muchos abismos peligrosos del efectismo gratuito (pero no siempre).

La cuestión es que la peli es un hervidero, ocurren cosas en la peli y en el espectador, una intranquilidad. Las fronteras del ridículo, lo desmesurado, lo impactante, lo bello y lo candente construyen una marea amarilla de cine-cómic que no sé si tiene algo que ver con el cine-teatro de Kenneth Branagh y su Frankenstein.

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.