Witchfinder General: arded, arded, malditas.

Witchfinder General: arded, arded, malditas.

Uno de los grandes mitos del cine de terror, Vincent Price. Una película de culto, apenas conocida en España, llamada a ser el escalón evolutivo del horror británico, en decadencia después del brillante reinado de la factoría Hammer en la década de los 50. Un director maldito, Michael Reeves, que debía liderar el relevo generacional, recogiendo el testigo de maestros como Terence Fisher. Un pretexto argumental atractivo: la quema de brujas en la Inglaterra guerracivilista de Oliver Cromwell (escupamos sobre su nombre !), allá por el año mil seiscientos cuarenta y pico… Suficientes motivos para aproximarse a la edición en DVD de El General Witchfinder  ( The Witchfinder General, 1968) con enormes esperanzas, con hambre de buen cine. Pero aveces demasiadas expectativas acaban en decepción. Y en ocasiones, películas largamente esperadas en el formato doméstico han padecido ediciones infames. Lamentablemente, este es el caso.

Witchfinder General
arranca con el linchamiento de una joven en un patíbulo improvisado en la campiña inglesa. En la lejanía, una oscura figura montada a caballo observa impávida la ejecución: se trata de William Hopkins (Price), un abogado reconvertido en leguleyo de Dios. A su lado, su fiel socio, el repugnante John Stern (Robert Russell). A modo de versión maligna de Don Quijote y Sancho Panza, ambos recorren  East Anglia a la caza de brujos y brujas (y de una buena paga) allá donde sus servicios son requeridos. Una de sus víctimas será Sarah, la prometida del soldado cromwelliano intepretado por Ian Ogilvy. En su búsqueda en pos de la venganza el joven se verá arrastrado a un final catárquico y brutal.

 

Desde el fulgurante inicio hasta el último palmo de metraje, todo en Witchfinder General parece filmado para provocar el desasosiego del espectador. El ahorcamiento inicial es un buen ejemplo: el furioso montaje, los gritos de la presunta bruja, las oraciones del cura. Con el prólogo ya queda claro que no estamos ante una película de terror convencional. Pese a estar catalogada como tal,  Witchfinder  no recurre a los lugares comunes del género: no hay callejones oscuros, ni mansiones tenebrosas, ni seres mitológicos que beben sangre o aúllan a la luz de la luna. El telón de fondo es la caza de brujas, sí, pero no asistimos a ningún aquelarre, ni a ninguna misa negra. Apenas se hace incapié en los motivos por los que las aldeanas son denunciadas como brujas. Se intuyen envidias, intereses de índoles diversas, puritanismos condenatorios por, quizás, una cierta libertad sexual, como la que demuestran los jóvenes protagonistas. Los mecanismos que desencadenan el horror son otros: estamos ante un terror realista. La corrupción, el comportamiento amoral y el sadismo son los que provocan el pavor de los espectadores, que asisten  incómodos al desfile de torturas, sobornos y abusos sexuales, explícitos y sobreentendidos, que desembocan en un estallido final de violencia insoportable (y que parece haber inspirado el de 28 días después, de Danny Boyle). Este universo corrupto diferencia al film del grueso de películas de la Hammer Films: los protagonistas del universo Hammeriano (Drácula, el Dr. Frankenstein, el Dr. Jeckyll),  eran trangresores de la moral imperante, casi siempre la victoriana. En cambio, los monstruos de Witchfinder General campan a sus anchas en el seno de una sociedad enferma, falta de principios.

Como responsable principal también del guión, Michael Reeves se encargó de impregnar toda la película de ese aire de podredumbre moral que la recorre de cabo a rabo. Witchfinder  fue su tercera obra, tras La sorella di Satana (1965) y The Sorcerers (1966). También fue la última. Poco tiempo después de acabarla falleció víctima de una sobredosis accidental de antidepresivos. Tenía 25 años. Se truncaba así la carrera de un prometedor auteur, del que se esperaban muchas tardes de gloria en el género. Algunos lo consideran el John Keats (o el Ian Curtis) del cine británico, y a Witchfinder General una obra maestra, aunque ambas afirmaciones son una exageración. La película alcanza momentos frenéticos, los alterna con otros de gran belleza plástica, y ciertamente esta dotada de una personalidad y una carga de profundidad de la que carecen muchos otros filmes parecidos, pero también padece de arritmias y fallos de montaje que son claros síntomas de la bisoñez de su director. En cualquier caso, su obra final ha quedado como una de esas joyas semiocultas (para el gran público) del cine de terror made in England. Y también como una de las mejores interpretaciones del gran Vincent Price.

Al buen Vincent lo hemos visto en películas de terror literario ( The fall of the House of Usher, L’ultimo uomo della terra), pequeñas perlas de terror bufo ( Theatre of Blood, The Comedy of Terrors), o en clásicos del terror trágico-romántico (The Abominable Dr. Phibes o House of Wax). Generaciones más jóvenes le conocerán por haber sido el padre de Eduardo Manostijeras en la fábula gótico-residencial de Tim Burton. En casi todas sus caracterizaciones siempre había algo de bondad, algún rasgo que despertaba las simpatías del público. Pero no lo recuerdo en ningún papel tan repulsivo, sórdido y malvado como este William Hopkins. Su actuación, contenida, lejos de sus habituales excesos granguiñolescos, se debió a las indicaciones permanentes de Reeves, algo que originó tensiones entre la estrella y el director a lo largo de todo el rodaje. Price comentó que trabajar con Reeves había sido un infierno para los actores porque el joven no sabía dirigirlos. Sin embargo, una vez visto el resultado final escribió al director para darle la razón y felicitarle por el trabajo.

Así pues, fans de Vincent Price, no os perdáis este título. Witchfinder General es un film altamente interesante a pesar de sus flaquezas. Aunque reúne condiciones para ser considerada una película de culto, está lejos de ser una obra maestra y tal vez decepcione a entusiastas que hayan leído u oído demasiadas leyendas sobre ella. Para más Inri, la penosa edición a cargo de Creative World Promotions no está a la altura de las circunstancias. Quedaros con la matrícula: Creative World Promotions. Resulta inconcebible que a estas alturas de la Era Tecnológica todavía salgan al mercado DVD’s sin subtítulos. Un pecado aún mayor si la pista de audio en castellano es un desastre mayúsculo: un doblaje que no se sincroniza con los movimientos de boca de los actores, llegando incluso a desaparecer en algún momento en el que hay diálogo, además de un permanente ruido de fondo, una especie de ventolera huracanada que ensucia toda la banda sonora haciendo que, a ratos, la película se convierta en una tortura física también para los espectadores, sean culpables o inocentes de practicar la brujería. Un despropósito, una calamidad, un esperpento indigno de estar en los anaqueles de las tiendas de películas. Así que los interesados en degustar este manjar poco común harán mejor en recurrir a la versión de importación, que contiene, entre otras cosas, un par de documentales sobre la vida y obra del gran Vincent. Y con esta deplorable edición… a la hoguera !

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.