X-Men: Días del Futuro Pasado… o algo parecido

X-Men: Días del Futuro Pasado… o algo parecido

Rating: ★★½☆☆ 

Aunque aparecieron después de Los 4 Fantásticos, y con menos impacto que Los Vengadores, lo cierto es que los X-Men han sido los reyes de Marvel durante muchos años. Pero curiosamente, dentro de la lógica del Universo Marvel del cómic, los X-Men eran unos segundones que no se podían comparar a superhéroes de la talla de Thor, o a las hazañas de Los 4 Fantásticos frente a Galactus y otras amenazas galácticas. Aún así, los X-Men seguían siendo los más populares entre el público, y quizás fue por eso que cuando se inició la «nueva era del cine de superhéroes», ahí estaban los alumnos del Profesor X. No solo siguieron demostrando ser los favoritos, sino que además el señor Bryan Singer nos sorprendió con una película que trataba al superhéroe con más respeto del que estábamos acostumbrados.  Pero en los 14 años que han pasado desde esa película, han pasado muchas cosas, sobretodo ha pasado The Avengers de Joss Whedon, X-Men: First Class de Vaughn o Captain America 2 de los Russo. Tres películas que han demostrado que se puede hacer cine de superhéroes sin necesidad de subterfugios que permitan al público no lector de cómics aceptar a gente con poderes y trajes de colores, y encima hacerlo bien, incluso con éxito en taquilla. Quizás sea por todos estos precedentes que pensábamos que Singer se habría empapado de todo esto, y su anunciada revisión de una de las sagas más míticas de los X-Men iba a ser un festival para los fans… pudiendo perdonarle lo de X-Men 3. Pero parece que los Marvel Zombies nos lo habíamos creído demasiado. Y ya aviso, que esta es una crítica hecha con ojos de fan de los cómics… y como fan de X-Men: First Class ya de paso.

Para los neófitos, esto de «Días del Futuro Pasado» es una pequeña saga de dos números de La Patrulla X creados por uno de los tándems creativos más admirados de la franquicia, Chris Claremont y John Byrne. Nos contaban la historia de un futuro distópico en el que los mutantes eran perseguidos por unos monstruosos robots llamados Centinelas, obligando a algunos a llevar unos collares que inhibían sus poderes, y eliminado sin piedad a la mayoría. Era también un futuro en el que el Profesor X había muerto junto a otros mutantes como Cíclope o Rondador Nocturno, pero es que también habían perecido la mayoría de superhéroes, como nos recordaban las lápidas de Ben Grimm, y Susan y Johnny Storm. En un intento de evitar este futuro gris, algunos de los mutantes supervivientes se las arreglan para mandar a Kitty Pryde al pasado, para evitar un atentado que desencadenará una serie de sucesos que llevarán hasta una guerra nuclear y a la persecución, contención y eliminación de la «amenaza mutie» por parte de los Centinelas. Una historia que en realidad poco tiene que ver con la continuidad de la serie, pero que caló muy hondo entre los fans. Y se podría decir que, en líneas muy generales, Bryan Singer ha respetado bastante la premisa inicial, pero ni mucho menos ha conseguido transmitir lo mismo que el cómic, o dejarnos pegados al asiento como lo hicieron las películas antes mencionadas.

Ciertamente el arranque de la película es de lo mejor, la situación que plantea, y como lo hace, realmente consigue enganchar. Incluso tiene algunos buenos momentos como el del rescate de Magneto con la ayuda de «ese-personaje-que-recuerda-a-Mercurio». Pero con el paso de los minutos, lo que tenía que ser una historia de viajes en el tiempo y superhéroes, se convierte en algo más parecido a un thriller político-terrorista… con superpoderes. De hecho, las vueltas que da el argumento y que lo alejan cada vez más de la fuente original, se deben en cierta medida a la sustitución del personaje de Kitty Pryde por el de Lobezno, lógicamente más conocido por el gran público, y a las buenas intenciones de Singer para seguir con la continuidad de X-Men: First Class. Pero más allá de cuestiones argumentales de las que podríamos estar horas y horas discutiendo sin llegar a nada, lo que más preocupa de la película es que los personajes, en su mayoría, son excesivamente planos. Aparecen muchos mutantes, intentando buscar la complicidad del fan, pero quizás habría sido mejor incluir menos y tratarlos mejor (¡qué caros deben haber salido los cameos de Tormento y el viejo Magneto!). Incluso Lobezno, supuesto protagonista del film, tiene un papel prácticamente de espectador. Probablemente los personajes y situaciones que han merecido un mejor tratamiento son aquellos que ya aparecieron en X-Men: First Class, de forma que el mérito es además compartido con dicha película. Pero es que además, ¿podría Singer superar de una vez su fobia a las mallas? Que sí, que la frase de Lobezno en X-Men fue muy graciosa, pero tampoco hace falta huir despavorido si asoma algo de color amarillo por ahí (desentona mucho más el modernísimo atuendo de «ese-personaje-que-recuerda-a-Mercurio»).

A pesar de todo esto, la película es más o menos entretenida (con algún que otro bostezo por enmedio), e incluso tiene algunos buenos momentos como el ya citado. De hecho, es muy probable que alguien que solo conozca a los X-Men del cine disfrute de la película, y es que no deja de tener su interés lo de mezclar los viejos con los jóvenes, y además también tiene ese punto de historia-ficción, de mezclar los mutantes con los hechos reales de la historia de EEUU, que también tiene su aquel (y algún jiji-jaja). Pero para mí sigue siendo una película de personajes desdibujados y de una espectacularidad contenida (precisamente por esos complejos de Singer). Y ahí podemos establecer un paralelismo con la historia que os contaba al principio. Y es que ahora que Los Vengadores viven su momento más dulce, ahora que incluso los tebeos de estos personajes empiezan a gozar del éxito que los mutantes habían acaparado durante años, parece que Singer ha conseguido hacer algo coherente con el Universo Marvel, y dejarles como unos superhéroes de segunda categoría, a los que el Capitán América, Iron Man y Thor pueden mirar por encima del hombro.

 

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.