Zoolander No. 2

Zoolander No. 2

Rating: ★★★★☆ 

Ben Stiller ha vuelto con su mítico personaje modelo-mónguer. Esta película les gustará a los adeptos de la primera edición y también a los que  adoran el humor absurdo.

Sin embargo, será profundamente detestada por una gran mayoría de seres que se quedarán a cuadros con la imbecilidad increíble de sus protagonistas y los giros de guión absurdos.

Como buen mónguer he de reconocer que me ha gustado. Junto al bueno de Owen Wilson, Ben Stiller intenta volver al mundo de la moda varios años después de un terrible accidente que hace que los dos top models se vayan lejos de la fama a conocerse a si mismos (algo muy de moda en la sociedad actual, siempre hay alguien que se va hacer Yoga a la India, para encontrarse). Aquí hay una pequeña reflexión de como aunque fueras muy famoso, hace una década, el mundo en el que vivimos con Twitter, Facebook y nuevas noticias cada segundo, hace que las nuevas generaciones te olviden.

La historia se desarrolla en la bonita Roma y las nuevas incorporaciones como Penelope Cruz, sus pechotes y el hijo de Derek Zoolander, funcionan bien. Además esta película cuenta con diversos cameos con los que te partes de risa: Macaulay Culkin, Sting, Justin Bieber, Kanye West, Kim Kardashian o Benedict Cumberbatch por citar algunos de ellos.

[SPOILERS]

En la película el protagonista quiere recuperar la tutela de su hijo, que finalmente se descubre, que vive en Roma, para hacerlo tiene que volver a trabajar y demostrar que puede ser un ciudadano que aporta algo a la sociedad. Al mismo tiempo hay una sociedad secreta que intenta encontrar el descendiente del supermodelo Steve, alguien que ya existía en la época de Adán y Eva. La película va avanzando y se descubre que detrás de esta sociedad están los propietarios de las grandes marcas de moda (como Valentino, Marc Jacobs, Tommy Hilfiger). Pero  el cabecilla oculto de la banda no es otro que el malvado Mugatu (Will Ferrell), que gracias a la estupidez de Derek Zoolander conseguirá escapar de su celda de alta seguridad. Ya con Mugatu en libertad, llega el desenlace donde hay de todo, peleas de gatas, miradas de acero azul, bombas y piscinas de lava. Con todo esto el director encuentra un final gracioso que resume bien la esencia tontaca de los protagonistas (Stiller y Wilson).

Como ya he dicho, esta película no será entendida por mucha gente, que la encontrarán un despropósito. Pero a los que les mole este humor chorra, encontrarán una peli entretenida que les arrancará muchas carcajadas. Si no queréis arriesgaros, mirad la primera y decidid en función de lo que os parezca, por que el humor es exactamente el mismo.

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.