La habitación o el universo propio

[xrr rating=4/5]

Estamos ante el año de Irlanda porque el 26 de febrero se estrena otra película dirigida por un irlandés candidato al Oscar (hablábamos recientemente de ‘Brooklyn’), en este caso Lenny Abrahamson. Director curtido en la televisión británica y muy bien tratado por la crítica en todos sus films (recordarán la última, ‘Frank’ o ‘What Richard Did’), nos trae otra adaptación novelesca: ‘La habitación’ (‘Room’), un intenso y emocionante relato con dos partes diferenciadas: el cautiverio de una madre y de su hijo en una habitación minúscula y la adaptación al mundo “real” una vez fuera (obviamente no contamos cómo ocurre todo ello).

El director irlandés traza un estilo directo y basado en la percepción más que en el drama. Logra momentos de gran intensidad dramática pero sin llegar a lo lacrimógeno. De hecho, claramente se ve que no es la intención del cineasta, sino lograr una película de sensaciones, de expresar lo claustrofóbico del encierro y sobre todo de la adaptación del niño. Pero el gran acierto es su protagonismo absoluto, cuyo universo se reduce a esa habitación. Él nos explica cómo es su mundo, vemos a través de sus ojos y experimentamos ese universo infantil donde gracias a los esfuerzos de su madre transcurre feliz dentro de esos límites físicos y de las terribles limitaciones de medios también. Con una claraboya y una vieja televisión como únicas ventanas al mundo, al otro para él irreal y fantástico lado, la habitación es su exclusivo referente, tan solo rasgado durante un tiempo cada día por la visita del secuestrador, visto entre el temor y el sentimiento de benefactor.

fotonoticia_20160216170419_1280

La habitación’ atrapa y emociona desde el inicio (aunque con una pretendida inquietud y malestar) y sales del cine con un nudo en la garganta o en el estómago. Pero al menos a servidor, curiosamente, con el reposo y la acción del tiempo, encuentras interrogantes sobre ciertos aspectos. Y puede parecer que son deliberados, ya que el propósito del film no es explicar el origen, quién es el secuestrador, el por qué, etc. Simplemente deja entrever ciertas circunstancias y soltar ciertos datos, que una vez superada la sensación inmediata que te deja, hace que te preguntes ciertas cosas que quizá habrían acortado o finalizado el cautiverio, ciertos detalles que no voy a desvelar que quizá premeditadamente quedan sin explicación, como aderezo necesario a la complejidad de la mente humana.

No obstante el conjunto es brillante y las candidaturas a mejor película, dirección, guión adaptado y actriz (Brie Larson compone un papel impecable), merecidas. Lenny Abrahamson demuestra que con la cámara en mano, primeros planos, planos medios y planos subjetivos se logra en parte meterte de lleno en el universo y los sentimientos del niño, pero que ese algo más que es necesario para cerrar el círculo lo consigue también con creces. La lógica infantil y su capacidad de adaptación se muestran en todo su esplendor y emoción, demostrando la intención clara del director de pivotar sobre ese eje durante todo el film. Y da la impresión de que el climax de ‘La Habitación’ se alcanza a mitad del metraje, en esa transición entre el estrecho mundo del cautiverio, intolerable visto desde fuera pero tan sólido y protector para el chico como cualquier otro gracias a los “trucos” y la perseverancia de la madre a través de juegos, rutinas y mentiras piadosas. Sin embargo las frustraciones infantiles típicas de cualquier niño hacen despertar a la madre la necesidad imperiosa de huida y “despertar” a su hijo a la otra realidad; mentalizarle en tiempo récord de que protagonice una especie de segundo nacimiento. Y a fe que Abrahamson consigue una espléndida metáfora de tal concepto, compartiendo el espectador una vez más lo que siente y ve el niño, alcanzando los mejores momentos del film.

La Habitación’ no es un thriller ni un drama sobre un tema tan recurrente, jugoso y eficaz cinematográficamente como el secuestro, el cautiverio, sus secuelas familiares y psicológicas. Es un estudio preciso y hondo, original sobre cómo la mente se moldea hasta extremos inimaginables, y la esperanza y el instinto de supervivencia obran milagros. Otra vuelta de tuerca. Muestra el abismo entre la mente de un adulto y un niño, aunque el vínculo sea tan estrecho como el de madre-hijo. Lo relativo de ciertas premisas y de cómo hay casi infinitas formas de encierro, de jaulas físicas e interiores y de la difícil adaptación incluso si pasas del aparente infierno al paraíso, porque supone al finalizar el contraste otro mundo que puede ser tan claustrofóbico y problemático como el del cautiverio. Cine de calidad, detallista y sin artificios que llega sin fisuras pero que el tiempo dirá si pierde fuerza y vigencia o deviene en clásico.

Dinos tu opinión!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.