Whiplash, la música con sangre entra

[xrr rating=5/5]

El golpe de las baquetas sobre la caja comienza lento, cadencioso, para ir acelerado hasta convertirse en un redoble frenético. Así comienza esta joya llamada ‘Whiplash’ y así te hace sentir hasta su apoteósico final en el sentido más amplio.

No se trata de una interpretación más oscura de ‘Fama’ sino del análisis minucioso de la relación entre arte y sacrificio, de la fina línea entre máxima exigencia y sacar lo mejor de alguien y el maltrato psicológico. Damien Chazelle escribe y dirige su segunda película y se marca una obra maestra. Los antecedentes eran buenos, puesto que ya había escrito el guión de ‘Grand Piano’, también de temática musical y de suspense, pero esto…

En ‘Whiplash’ no hay asesinos aunque sí víctimas: los alumnos que luchan por ser una estrella del jazz entre sudor, lágrimas y a veces sangre. El protagonista Andrew Neiman (Miles Teller) lo hace como el que más y no sólo por tocar el instrumento más físico, la batería. Terence Fletcher (inconmensurable J.K. Simmons), director y cazatanlentos, se fija en él y le lleva al límite físico y psicológico. Asistimos a un duelo interpretativo y en la historia que alcanza en varias escenas cotas sublimes.

whiplash1

La película es tan hipnótica e intensa que no crea consciente o inconscientemente el debate de los límites para llegar a ser un consumado intérprete y una estrella, simplemente lo muestra. Podemos comprender el punto de vista del abnegado padre, de su hijo e incluso del déspota profesor, en parte gracias a la perfección y profundidad de los personajes. El padre quiere lo mejor para su hijo pero su mentor quiere sacar lo mejor de él. En medio, el artista en ciernes, en una continua duda en los límites del sacrificio pero inoculado por el virus de una vocación tan sacerdotal que renuncia hasta a su vida personal.

Y así, a ritmo de baquetas, redobles, platillos y bombos, el espectador es también golpeado deliciosamente por la continua lucha entre lo que quieres y el sacrificio para conseguirlo, la contradicción del sufridor buscando a quien le infringe el sufrimiento, hasta llegar a un impresionante final, a un duelo épico que te hace comprender que quizá la excelencia y genialidad es locura, obsesión y que sin eso no hay verdadero arte, como el que es esta película.

Dinos tu opinión!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.