ROMA: Cine para habitantes del país de las nubes.

ROMA: Cine para habitantes del país de las nubes.

Roma (2018) es la última película de Alfonso Cuarón, estrenada en Netflix y en pocos cines por eso de poder optar a los Oscar y a los recién ganados, por cierto, Globos de oro por Mejor Dirección y Película extranjera. Y es que Roma está rodada en B/N e interpretada en español y en mixteco (es la castellanización de la palabra de origen náhuatl, mixtécatl: ‘habitante del país de las nubes’). Todo un ejercicio de estilo, o lo que es lo mismo, un film tan personal y poco corriente que solo en la plataforma televisiva de pago podía tener cabida…al margen de la polémica y del debate que genera pues empieza a tambalearse el monopolio de las distribuidoras, nos centraremos en esta rara avis que es Roma.

Sentarse ante el televisor y estar dispuesto a que te cuenten sin la estructura clásica a la que estamos acostumbrados, una sucesión de hechos sin un punto de inflexión, sin un protagonista o un antagonista claro, sin giros en la trama, porque cuente lo que te cuente ahora no hay spoiler posible, creo que ya puedes empezar a entender un poco de qué va esto. Porque Roma viene avalada por quien viene avalada, el director de Gravity (2013) y Children of Men (2006)Alfonso Cuarón, un mexicano que tira de recuerdos de infancia en el barrio cuyo nombre da título a la película para mostrarnos cómo era era su México en los 70. Una propuesta arriesgada por cómo lo ha hecho que para muchos ha sido calificada de magnum opus y para otros una larga siesta de dos horas y pico.

Alfonso Cuarón construye este homenaje, esta reivindicación por todas esas mujeres de origen humilde e indígena que hicieron de madres en tantas familias de clase media y alta, que como dice el director, no deja de ser otra forma de esclavitud. Fue Liboria Rodríguez, su nana, el recuerdo vivo e inspiración para rodar esta película. ¡Los brazos de mujeres que no piden nada a cambio más que amor!

Los espectadores que conectan con ese sentimiento compartido con Alfonso Cuarón, es que tuvieron una segunda madre, es que tuvieron todo ese amor incondicional de alguien que vino sin nada para darlo todo, porque si hay un mensaje claro, más allá de lo que veamos cada uno, es el valor de la mujeres en una sociedad de hombres egoístas. En tiempos de feminismo confuso no hay obra artística más útil que esta rara avis cinematográfica, Roma.

La fotografía en blanco y negro, un acierto a la hora de adoptar esa distancia argumental, ese recuerdo de infancia ya lejano, casi borroso pues los colores se perdieron. El movimiento panorámico de la cámara, cual una mirada de derecha a izquierda, ese timeline vital que el director utilizará en toda la película, poco más vamos a ver a nivel técnico…todo es una mirada sentada como cuando abrimos ese gran álbum de fotos familiares y lo enseñamos página a página. Cuarón no quiere artificios de ningún tipo, y ahí entramos en la interpretación de los actores ( son tan naturales que yo no los veos), el trió de mujeres están excepcionales tanto como las escenas donde la chavalería te los crees haciendo sus trastadas, en ese sentido nada te saca de la película…otro tema es que tras la primera hora sigas esperando esa secuencia que lo cambie todo, entonces my friend, sí que vas a quedarte fuera porque el álbum de fotos es el mismo desde la primera página a la última. La fuerza de este film es el conjunto, no es la acción de hechos, es le detalle en el detalle, es la contemplación de ese barrio, de coche entrando en el portal, de esos dormitorios por hacer y deshacer cada mañana, de ese travelling por el barrio un día de diario.

Roma (20128) es una película muy necesaria, no solo para el propio cine, por su manera de cuestionar lo que se hace y cómo se hace, es un film que transciende la pantalla por su valor social, por todo lo que devuelve a quienes tanto dan, por su memoria histórica a los menos afortunados, es justicia poética filmada en blanco y negro pero con todos los colores que brillan en lo mejor del ser humano. El cine que transciende por sí mismo, sin pretensiones, porque conecta con todos, porque el amor que se da a cambio de nada, el amor que no espera el tren de vuelta, es el amor que perdura en nuestra memoria emocional, es la nana que todos tenemos o deberíamos haber tenido.

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.