Godzilla: un fallo monstruoso

Godzilla: un fallo monstruoso

Rating: ★½☆☆☆ 

El trailer insinuaba algo grande y no sólo el monstruo. Los títulos de crédito, fieles al espíritu de la cinta original de Ishiro Honda (Gojira, 1954), también. Aparecen Brian Cranston (Breaking Bad) y Juliette Binoche. De fondo Japón. Se acabaron las expectativas. Pronto empiezas a sentir que la historia no tiene fuerza, que los personajes no están tampoco a la altura y aunque lo estuvieran pronto desaparecen para centrar el protagonismo en un Aaron Taylor-Johnson que, aunque apenas se le reconozca tras la saga Kick-Ass, en ningún momento se hace con la pantalla e interesarte por las por otro lado manidas peripecias del típico marine, su abnegada esposa (Elizabeth Olsen) y encantador hijo. Actores desaprovechados en pos de algo superior que se convierte en menor.

El puzzle que nos ofrecen es a todas luces torpe, incompleto y aburrido, no porque falte alguna pieza sino porque no encaja casi ninguna. Se pierde en la maraña de historias: la inicial en Japón, la familiar, la catastrófica americana, la de los «MUTOS» frente a Godzilla y su descafeinado papel, la desaprovechada trama científica con un igualmente desaprovechado Ken Watanabe y la sosa y pueril vertiente «bélica» y gubernamental. Todo en medio de lo único impecable aunque poco meritorio en los tiempos que corren, si no está al servicio de la historia: los efectos especiales y sonoros.

Godzilla emerge de nuevo para hundirse estrepitosamente. La versión de Gareth Edwards parecía el director perfecto tras su más que lograda Monsters. Sin embargo hace que el film de Roland  Emmerich de 1998, que iba a quedar como una cinta menor e incluso ridícula en vista de lo que prometía esta nueva versión, se erige como un blockbuster de superior categoría y hace cargarse de razón (al menos en este caso) al director alemán con su cine espectacular y sin pretensiones.

Fotograma de Godzilla (2014). La criatura se acerca.

Fotograma de Godzilla (2014). La criatura se acerca.

La nueva revisión del monstruo japonés buscaba ser la definitiva y se torna en ocasiones torpe, en otras aburrida, en ciertos momentos ridícula e inverosímil, siempre decepcionante. Su «principio japonés», de pretendida fidelidad al clásico o al menos homenaje, te deja frío. Su inevitable traslado de la acción a Estados Unidos, tan estupefacto como desinteresado. Godzilla se torna en salvador en vez de amenaza, vehículo de salvación frente a los monstruos antedeluvianos y radioactivos contra los que luchará en un un final tan pomposo como vacío, en una destrucción muy de Emmerich pero sin la mala uva y diversión del alemán. Su oscuridad final más que como metáfora funciona como nocturnidad del crimen que se está perpetrando al espíritu del Godzilla original.

Las pretensiones de esta nueva revisión eran más grandes que el propio monstruo (también agrandado respecto a sus antecesores) y se hunden a más profundidad que él. Quiere tejer una obra usando todas las madejas de la historia original pero acaba deshilachada e incompleta. Ni siquiera el 3D salva algo la cinta y le aporta espectacularidad, bien al contrario se torna fatua, cuando no innecesaria en vista del material expuesto. En ningún momento logra contarnos con coherencia e interés la historia original, ni expresar ni un ápice la intención argumental de Gojira, surgida en plena guerra fría y tan sólo 9 años después de la tragedia atómica japonesa que puso fin a la Segunda Guerra Mundial. Lo atómico como errores del pasado y amenaza futura, que despierta monstruos prehistóricos pero que siempre estuvieron latentes, torpemente «llamados» por el avance inevitable pero inconsciente del hombre. Godzilla es tan ajeno como nuestro, tan nuestro que se torna en salvación frente al infierno de la extinción a manos de peores pesadillas dormidas durante eones. Todo eso es o debería haber sido en esta ocasión porque esa es la clara intención, sin tapujos, lo que hace su fracaso aún mayor.

Lo mejor: los títulos iniciales. Poco más.

Lo peor: casi todo pero sobre todo las tan frustradas expectativas.

Estreno: 15 de Mayo.

 

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.