Blancanieves (Mirror, Mirror): Aroma a clásico

[xrr rating=3.50/5]

Es de todos sabido que Hollywood se mueve por modas, y aunque los superhéroes siguen dando de comer a muchos directivos denotan un cierto desgaste, -y sino que se lo digan a Nicolas Cage- así que a falta de Los vengadores (2012) de Whedon y al cierre de la trilogía de El caballero oscuro la industria del cine ya ha designado -como si de El Corte Inglés se tratara- los cuentos de hadas como nueva moda. Y es que aunque fuera irregular, Alicia en el País de las Maravillas (2010) de Tim Burton recaudó 116,3 millones sólo en Estados Unidos. Seguida de la soporífera reinterpretación de la Caperucita Roja (2011) a manos de la directora de Crepúsculo (2008). Y ahora, el siguiente cuento escogido para llevar a la gran pantalla ha sido Blancanieves y los 7 enanitos, además por partida doble ya que además de la adaptación del hindú Tarsem Singh este mismo año veremos Blancanieves y la leyenda del cazador (2012) lo que parece una aproximación más fantástica y adulta del cuento de los hermanos Grimm. Y preparados, porque luego vienen Hansel y Gretel: Cazadores de brujas (2012) y Jack el caza gigantes (2013).

En esta nueva y divertida versión del cuento, Blancanieves es una princesa en el exilio, mientras que su malvada madrastra manda en el reino. Pero la mujer no contaba con que la joven conocería a siete valerosos y rebeldes enanitos, que están dispuestos a ayudarla a reclamar su derecho al trono que le pertenece por nacimiento y también a conseguir al príncipe.

A diferencia de la antes citada Blancanieves y la leyenda del cazador (2012) esta interpretación del famoso cuento de los hermanos Grimm está más enfocada al género familiar y a la comedia romántica, pero no nos llevemos las manos a la cabeza, el que sea una comedia romántica y tenga a Julia Roberts en cartel no quiere decir que nos encontremos ante la nueva Notting Hill (1999), al contrario, y eso es gracias al director hindú Tarsem Singh, el cuál ya tenía experiencia dirigiendo cuentos, como ya demostró en la magnífica The Fall: el sueño de Alexandria (2006) y es que este director tiene un estilo muy personal -el cuál fue evidente en la muy reivindicable Immortals (2011)- donde cuida mucho la estética y el vestuario dotando al conjunto de un aspecto curioso pero bonito, algo así como si el modisto John Galliano vistiera a personajes de cuento. La reinterpretación del cuento funciona como una película de aventuras a la vieja usanza, dónde en él, todo el mundo es bueno menos el malo que lo es en exceso, en este caso con la cara de una Julia Roberts autoparódica y en estado de gracia.

Así pues, nos encontramos ante una buena adaptación de Blancanieves, visualmente muy cuidada y con aroma a las grandes aventuras románticas de antes, en la línea de La princesa prometida (1987), y eso es algo que habíamos olvidado. A veces no hacen falta efectos especiales ni 3D cargantes, sólo echar la vista atrás y añadir bien los ingredientes a la mezcla: Amor, aventuras, grandes personajes, autoparodia y mucho sentido del humor. Parece que Tarsem es consciente de ello, a ver si lo son los demás.

 

Lo mejor: El sano sentido de la aventura clásica y el número final, ver para creer.

Lo peor: Que ya se le haya tildado de “la mala” de las dos adaptaciones sin haberse estrenado la otra tan siquiera. Qué malos son los prejuicios.

 

Dinos tu opinión!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.