Follow

El Reino: impecable fresco sobre la corrupción

A veces un detalle aparentemente nimio puede definir mejor que nada una película y lo que narra: el protagonista está llamando desde una cabina en un bar para salvar su culo corrupto y observa de refilón a un cliente que paga con un billete de diez euros; el camarero está distraído de charla, lo que provoca que le de una vuelta como si hubiera pagado con una de 20. El cliente le mira entre cauto, vergonzoso y chulo. Se va con su ganancia sin decir nada…

No, ‘El reino’ aparentemente no va de eso. Va de unos políticos sinvergüenzas que utilizan lo público para llevárselo crudo y el amiguismo y compadreo rayano en lo cutre para ascender o mantenerse en la poltrona. Pero están ahí por algo, quizá consecuencia y no causa de ciudadanos como el del bar. O quizá no… La cuestión es esa: Rodrigo Sorogoyen, en una de los más espectaculares inicios del cine español (‘Stockholm’ y ‘Que Dios nos perdone’) deja al espectador que reflexione mientras te va dando bofetadas de corrupción en tu cara con una música disco que refleja perfectamente el éxtasis y ‘ruta del Bacalao político’ continuo del protagonista y los corruptos que le rodean.

Antonio de la Torre como Manuel López-Vidal en ‘El reino’

‘El reino’ es fácilmente extrapolable a cualquier caso que salpican los medios de comunicación diariamente desde hace años: podría ser Valencia, Andalucía…, nunca se concreta pero desgraciadamente te suenan todos los personajes, situaciones y escenarios. Una crónica perfecta de un mal endémico. Pero este pulso firme, magistral, a veces un poco a lo Scorsese o De Palma, a veces a lo Fincher (sí, palabras mayores) deriva en un periplo estresante y trágico que paradójicamente te hace casi estar del lado del protagonista (inmenso como siempre Antonio de la Torre) en pos de salvar el culo y tirar de la manta, quien sabe si por venganza o por un atisbo de moralidad y expiación. He ahí otra cara de la cinta: la contradicción y la curiosa idiosincrasia de nuestra sociedad y de nosotros mismos como ciudadanos y espectadores que quizá explique también parte del problema.

‘El reino’ mantiene a raya la posibilidad lógica que de pudiera pasarse de rosca, acabar en caricatura o exceso en pos de la espectacularidad o el efecto fácil. Se mantiene impasible como un metrónomo pero que oscila a velocidad de vértigo hasta el desenlace que podríamos decir doble: el de la situación particular que plantea la película y el general de la última escena que atañe casi a todo el sistema, que nos atañe a todos.

Asistimos a un título imprescindible, con una forma aparentemente de moda en el cine actual (cámara en mano, escenas y diálogos vertiginosos…) pero que aquí se encaja perfectamente en el fondo aunando equilibrio y brío cuando cada momento lo requiere. Ya es seña de identidad de Sorogoyen, como tantas otras cosas, reivindicándose como referente del cine español y uno de los más reconocidos y reconocibles del cine europeo. Sin exagerar.

8
Muy buena
Periodista apasionado del cine, la literatura y los viajes.

Dí la tuya!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.