Películas a reivindicar: All the boys love Mandy Lane

Heme aquí, un viernes 13 sentado a la orilla del lago del campamento Crystal Lake. Septiembre ha llegado y yo, outsider de mi, gozo de mis vacaciones cuando los demás mortales vuelven cabizbajos -cuál Ana Botella después de volver a perder la candidatura de los JJOO- y tostados de lucir abdominales marca “The Situation” en chiringuitos regentados por negados a punto de llamar al chef Ramsay.

Anochece en el campamento, me vienen imágenes de películas a la cabeza: un serial killer con máscara de lobo, un creeper relamiéndose al ver un teenager con la tez de Jared Leto y a Mandy Lane. ¡Oh! Mandy Lane…

Llegó a nuestro país de tapadillo con el simplista nombre de Seducción Mortal (2006), pero todo buen aficionado al género la conoce por su título original: All the boys love Mandy Lane.

Mandy1

La premisa es fácil y genérica: seis adolescentes pizpiretos con ganas de juerga, alcohol y drogaína deciden pasar un fin de semana en un rancho alejado de la civilización. Entre ellos se encuentra la angelical y hermosa Mandy Lane, la cuál vuelve loco a todo varón que se cruza con su mojigata y dulce mirada. Allí, entre cocaína, discusiones alcohólicas e intentos de fornicio encontrarán la muerte uno a uno. Nada que no nos haya contado ya el slasher más rupestre, ese de familias disfuncionales y caretas de cuero. Entonces dirás, atento lector, ¿qué tiene esta película que no tengan otras?

Para empezar cuenta con una cuidada fotografía y un estilo propio en la dirección. All the boys love Mandy Lane es la ópera prima del director Jonathan Levine, director que goza a día de hoy de cierto prestigio en el mundo indie gracias a The Wackness (2008) y 50/50 (2011) -esta última protagonizada por los simpáticos Joseph Gordon Levitt y Seth Rogen- y en el mundo comercial por su adaptación de Memorias de un zombie adolescente (2013) -sí, la del zombi enamorado-.

En el slasher que estoy reivindicando se hace más evidente el hincapié del director en mostrar al mundo su estilo -rozando el larguero del videoclip-, una fotografía de colores ocres quemados, contraluces que ni Terrence Malick y unos encuadres dignos de fotografías pre-instagram. Pero el estilo no es nada sin un ritmo in crescendo -como Michael Myers a punto de apuntarse una muerte a su lista- hacia el desquiciado final de la historia.

Mandy2

Y entre todos esos tonos ocres y muertes crudas destaca Amber Heard, la actriz que luego veríamos conduciendo junto a un maníaco Nicolas Cage -poseído por el diablo- o bebiendo ron junto al alter ego de Hunter S. Thompson. La película gira en torno a ella y el director la destaca, la mima para que seduzca a quién la mire. ¡Oh! Mandy Lane…

Divagando y reivindicando se me ha hecho de noche, me espera en la tienda de campaña del Decathlon una bolsa de marshmallows con intención de ser asados en la hoguera, me levanto del muelle, oigo un chasquido detrás de mi, me giro y “¡oh! es usted señora Vorhees, parece enfadada, ¿qué es eso que lleva en la mano? ¡Oh, vaya!”.

 

Disponibilidad: Editada en DVD por Vertice Cine

Dinos tu opinión!

0 0

1 Comment

  1. me lo anoto sr. Paisa!1 Espero que no me decepcione!! Le noto algo más que entusiasmado con la srta. Mandy! Espero que no se haya dejado seducir extra-cinematográficamente.! Esta noche mismo la veo!

    pd. me gusta su poética para cerrar las críticas me recuerda a otro de sus colegas de especialistamike^^

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.