Follow

¿Podrás perdonarme algún día? Fraude intelectual como necesidad vital

Pues seguimos con el aluvión de películas basados en hechos reales. Debe de ser que ya es difícil ser original o es más cómodo adaptar hechos ya ocurridos. De cualquier forma tanto los unos como los otros siguen teniendo ejemplos olvidables y ejemplos para enmarcar. Parezco ser la excepción de una mayoría de grandes críticas de la película y loas a sus intérpretes, pero sinceramente nunca, desde el minuto uno al último, me metió en la historia ni me entusiasmó ningún elemento o escena especialmente.

Desconocía la historia de la escritora Lee Israel, de cierta fama en su momento por sus biografías, alcohólica y poco sociable, que entró en decadencia y se dio cuenta de que con unas máquinas de escribir, papel adecuado e su innegable talento literario podía falsificar cartas antiguas y dedicatorias de escritores y artistas famosos, muy cotizados en los círculos literarios e intelectuales.

‘¿Podrás perdonarme algún día?’ parece un título muy excesivo para un hecho que desde luego no perjudicaba especialmente a nadie salvo por la cuestión moral de suplantar y falsificar pensamientos y escritos de personas que ya no estaban. Sin embargo acabó investigada por el mismísimo FBI y no deja de sorprender el por qué durante toda la película, máxime cuando sus ganancias delictivas apenas le dan para ganarse la vida y poco más.

Melissa McCarthy y Richard E. Grant en ¿Podrás perdonarme algún día?

Ahí es donde falla la película. De factura impecable, vale, buenas interpretaciones (muy bien Richard E. Grant, aunque la protagonista Melissa McCarthy nunca me ha convencido ni el el drama ni en la comedia), con aires woodyallenianos indisimulables, acaba por ser reiterativa en su trama sin avanzar ni un pasito más, porque tampoco hay más historia, por mucho que el director intente dignificarlo con la química de sus dos protagonistas multi nominados y premiados pero que personalmente tampoco me ha compensado la carencia principal.

Sí, la historia no da para más pero podría haber sacado más provecho al indudable toque cómico de la situación (repito, no es un delito precisamente abominable) y desarrollar más su creciente mejora de técnica y mayor ambición falsificadora. Sin embargo conscientemente parecen pretender mantener un tono entre amable y amargo, casi minimalista, sin ni siquiera ahondar en el obvio filón de lo que esconde dicha actividad: sumergirse además en lo que significa la creatividad, la absurda mitomanía (en este caso gente que se gasta miles de dólares en una carta manuscrita sin especial contenido), lo fácil que es difuminar el arte «real» del «imitado». Parece todo esto asomarse en ciertas escenas, pero se disuelve como azucarillo.

‘¿Podrás perdonarme algún día?’ lo vislumbra, o igual es que no lo capté porque en ningún momento me sumergí del todo en la historia, con secundarios desaprovechados y muy tangenciales, con un costumbrismo tantas veces visto y un pesimismo vital del protagonista, repito, tan claramente referenciado del maestro neoyorquino, con un tono tan ‘jazzístico‘. Una película que no le falta ningún gran toque pero sí muchos pequeñitos que hubieran convertido esta película correcta sin más con una historia curiosa y unas interpretaciones muy buenas pero no deslumbrantes en una obra de culto.

8.1
Muy buena
Periodista apasionado del cine, la literatura y los viajes.

Dí la tuya!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.