Follow

Shazam: BIG con superpoderes

Aunque desde hace muchos años se le conoce como Shazam, lo cierto es que en las mentes de muchos aficionados al cómic sigue siendo el Capitán Marvel, pero ese no, el otro. Es decir, no se trata del Capitán Marvel de la editorial del mismo nombre, que es quien al final le cede el nombre a la Capitana Marvel que también acaba de estrenar película. Este Capitán Marvel surgió en los años 40 como una copia de Superman, llegando a superar incluso en ventas al famoso primer superhéroe norteamericano. DC Comics acabó denunciando el personaje por plagio, y varios años después acabó formando parte de su plantilla. Pero cuando la editorial quiso usarlo, Marvel ya había registrado su propio Capitán Marvel, así que pasó a llamarse Shazam, que es el grito de guerra que sirve a Billy Batson para transformarse en superhéroe. Y este lío con el nombre es algo con lo que la película juega constantemente, porque le acaban bautizando de mil maneras distintas.

Imágenes de la película "Shazam!"
© 2019 Silver Fox Entertainment − All right reserved.

En definitiva, Shazam forma parte del universo DC, y la película se encarga en varias ocasiones de recordarnos que el nuevo superhéroe comparte su mundo con Superman, Batman e incluso Aquaman. Lo que no tenemos tan claro es qué Superman y qué Batman, porque las continuidades del universo cinematográfico DC, ahora mismo, son un poco confusas o inciertas. Pero más allá de existir en una misma realidad, el estilo de Shazam no podía ser más diferente a lo que han sido hasta ahora los superhéroes DC. Hay quien lo ha comparado con la bufonería de Deadpool en el mundo de Marvel, pero si bien el humor es muy presente en esta película, en otros aspectos son diametralmente opuestos.

Shazam es una película familiar, con algunos momentos que quizás asustarán a los más pequeños (cuando salen los monstruos), pero que por lo general tiene un humor muy blanco y una premisa muy juvenil. Los protagonistas no dejan de ser adolescentes, y eso marca el tono de la película. Se aleja totalmente de la oscuridad y la gravedad a la que nos tiene acostumbrados DC, y aunque Aquaman ha cambiado un poco las reglas del juego (forzando algunos gags), lo cierto es que Shazam tiene una escala mucho más humana, y la épica se encuentra más en el drama personal y familiar del protagonista y el antagonista, y no tanto en las hazañas del superhéroe. Por cierto, quizás una de las cosas más interesantes, y que precisamente convierte la película en adecuada para casi todos los públicos, es ese paralelismo entre las historias del villano y el héroe, en la que uno tiene una familia que no quiere, mientras que el otro está buscando la suya; y que termina con una conclusión bastante previsible, pero no por ello menos emotiva: la sangre no lo es todo.

Imágenes de la película "Shazam!"
© 2019 Silver Fox Entertainment − All right reserved.

Más allá de los dramas familiares, el resto de la película, la que toca la parte del superhéroe, casi se podría definir como un “Big con superpoderes”, de hecho, hay un guiño muy claro a la película que protagonizó Tom Hanks. Y es que la idea es casi la misma. El protagonista, quinceañero, acaba recibiendo los poderes de Shazam, pero cuando se convierte, toma forma de adulto, lo cual le permite hacer muchas cosas que tenía prohibidas por ser niño: ya sea comprar alcohol o visitar un local de striptease. Todo ello se mezcla con las relaciones que establece con su nueva familia de acogida y, en especial, uno de sus nuevos hermanos, un auténtico experto en superhéroes que se convierte en su mentor y que, en muchos aspectos, resulta incluso más interesante que el propio protagonista.

Shazam es una película entretenida, graciosa pero no hilarante (mucho menos cuando ya has visto prácticamente todos los chistes en el tráiler), muy autoconsciente, muy referencial (no solo del universo DC, también de otras películas como Rocky), pero que quizás se pierde demasiado en los gags y todo el resto parece encajado un poco a la fuerza, con algunas escenas típicas y tópicas que habremos visto decenas de veces en las películas juveniles de los años ochenta. “Big” es un claro referente, pero también lo puede ser “El gran héroe americano”, y quizás ambos títulos sirven para entender qué es Shazam.

El cine de superhéroes actual es completamente mainstream y llega a todo tipo de público, pero está hecho también pensando en el fan de toda la vida. Shazam rompe con esta idea y busca llegar a un público incluso más amplio, que no necesita referente alguno para disfrutar de la película. Esto es una virtud, pero también tiene sus consecuencias.

[movie title=»Shazam»]

0
Horrorosa

Dí la tuya!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.