Somewhere: Lost in L.A.

[xrr rating=4.50/5]

Cuatro años después de su anterior trabajo y galardonada con el León de Oro a mejor película en el Festival de Venecia vuelve Sofia Coppola, una directora que no deja indiferente a nadie.

Johnny Marco (Stephen Dorff) es un actor de gran éxito cuya vida de excesos y lujo cambia por completo cuando, sin previo aviso, se presenta su hija de once años (Elle Fanning), fruto de un matrimonio fracasado. Johnny es una estrella de cine que vive en un lujoso hotel de Hollywood, conduce un ferrari y sale con bellas mujeres sin comprometerse con ninguna.

No nos engañemos, a estas alturas alguien que entra en una sala de cine a ver una película firmada por Sofia Coppola ya sabe lo que va a ver. Y es que con sólo cuatro películas ya se ha convertido en una directora vapuleada por muchos y admirada por otros; entre los que me incluyo; por su particular manera de filmar. En este caso la cineasta es más Sofia Coppola que nunca, y partiendo de un personaje que había creado para un guión sobre vampiros (¡¡!!) hace un retrato del otro Hollywood, del que no tiene glamour, todo bajo la mirada de un actor italo-americano de cine de acción que colma su aburrimiento y soledad con todo tipo de excesos; algo que queda claro en el primer y eterno plano del metraje; hasta que una adorable niña entra en su vida para hacerle reflexionar sobre el sentido de su vida. Y como es natural, el peso de la película recae en sus dos actores principales, el olvidado Stephen Dorff que para sorpresa de todos borda el papel de rock-star irresponsable pero entrañable y la ascendente Elle Fanning (vista en Super 8 (2011)), una actriz que nada tiene que envidiar a Saoirse Roman o Jennifer Lawrence, y que estoy seguro que dará mucho que hablar.

A los que nos gusta Sofia Coppola estamos de enhorabuena, y es que Somewhere (2011) es posiblemente su película más redonda. Todo ello gracias a una historia sencilla hecha con mucho sentimiento, y que junta lo mejor de sus dos anteriores trabajos tratando de nuevo la soledad de Lost in Translation (2003) y el glamour de María Antonieta (2006).

 

Lo mejor: La sutil manera de transmitir emociones con un gesto o una mirada, todo ello gracias al gran trabajo de los actores.

Lo peor: Los prejuicios hacía un tipo de cine que no todo el mundo sabe disfrutar.

Dinos tu opinión!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.