Terminator Génesis: apelando a la nostalgia

[xrr rating=2.5/5]

Los recientes fiascos de la saga Terminator han convertido esta nueva entrega en una especie de “última oportunidad” para redimirse, demostrando que tiene sentido seguir con la historia de Skynet y su dominación mundial, frente a los humanos liderados por John Connor. Y el gran reclamo de la película sea probablemente la lucha de Schwarzenegger contra Schwarzenegger que tanto nos llamó la atención en el tráiler. No es que haya habido nunca antes una batalla donde ambos contendientes son el mismo actor, pero es que en este caso la gracia está en que uno es el T-800 de 1984, y el otro es el T-800 que vimos en Terminator 2. El bueno contra el malo, el viejo contra el joven.

Todo apunta a la nostalgia, y esa es la baza que juega la película durante su primera media hora. Para los fans ya veteranos, volver a ciertos escenarios, rememorar ciertas escenas, es algo que engancha y que divierte. Es algo parecido a la segunda parte de Regreso al Futuro, cuando vuelves al mismo sitio, pero hay cosas que parecen haber tomado un camino distinto. La Sarah Connor de 1984 ya no es una chica asustada y que necesita a Reese para sobrevivir, casi todo lo contrario, ya que es Reese el que parece ir a rebufo de su supuesta protegida. Es más, juegan todo el rato con el conocimiento que tiene el espectador, y la propia Sarah Connor, de lo que se supone que debe pasar entre ellos dos. Siendo probablemente uno de los gags recurrentes más graciosos de la película.

Y es que el resto de muestras de humor, no dejan de ser un calco de las frases que todos conocemos, y llega un punto que todo es tan previsible, que la magia que se había creado en esa primera media hora se esfuma por completo. Una vez hemos superado la fase nostálgica, Terminator Génesis vuelve a repetir esquemas muy manidos, y acaba convirtiéndose en una eterna persecución, harto previsible, donde el T-1000 ya no supone apenas un peligro, y tienen que sacarse a otro malo de la manga que no convence para nada. Una vuelta de tuerca innecesaria y que en realidad poco aporta.

La película podría haber sido mucho más ambiciosa, y jugar con el pasado y el futuro, si se sabe hacer bien, puede dar resultados excelentes. Pero aquí no se ha sabido hacer. De hecho, no deja de ser curioso que Matt Smith, quien encarnó al 11º Doctor de Doctor Who, esté presente durante el momento del viaje en el tiempo, ya que Terminator Génesis puede recordar, a los fans de la TARDIS, a las pajas mentales con las que tuvo que lidiar el actor durante sus temporadas con Steven Moffat, y que había que darle muchas vueltas para sacarle un sentido.

No es para nada una película aburrida o insufrible, y seguramente todos los que hemos disfrutado de las dos grandes pelis de la saga nos lo pasaremos bien con el viaje al pasado. Pero la cinta no parece aportar absolutamente nada a lo ya conocido, se ha recreado demasiado en la nostalgia y no ha sabido mirar hacia el futuro; lo cual es grave teniendo en cuenta que ya sabemos como será ese futuro.

Lo mejor: la primera media hora, viaje nostálgico.

Lo peor: termina siendo una peli de persecuciones como tantas hemos visto.

Dinos tu opinión!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.