Un dios salvaje: homo homini lupus

[xrr rating=4.25/5]
Dos niños de once años se pelean en un parque y los padres de la víctima invitan a su casa a los padres del «matón» para resolver el conflicto. Lo que empieza siendo una charla cordial se convierte en una confrontación unilateral en la que todos descargan sus penas sobre los demás. Con este argumento, Un dios salvaje supone la vuelta de Roman Polanski después de la exitosa El escritor.

La película es una adaptación de una obra de teatro escrita por Yasmina Reza, coguionista del filme junto con Polanski, y eso se nota durante los 79 minutos de duración. No solo porque la película esté rodada en tiempo real, sino porque toda la trama se sustenta en el diálogo que mantienen los cuatro protagonistas y en la evolución que provoca en cada uno de ellos. En este cóctel tenemos a la tecnócrata hipócrita (Kate Winslet) y su marido obsesionado con el trabajo (Christopher Waltz) por un lado, y una escrupulosa activista (Jodie Foster) casada con un conformista sin remedio (John C. Reilly) por el otro.

La riqueza de Un dios salvaje reside en su espíritu crítico. Los cuatro protagonistas encarnan, cada uno a su manera, los grandes males que azotan nuestro modus vivendi. Huyendo de lo políticamente correcto, Polanski navega con acierto entre la exageración y el estereotipo que encarna cada uno de los contendientes. Los temas de la película van desde la educación de los hijos al automatismo matrimonial, pasando por la invasión de la tecnológica en nuestras vidas o la corrupción empresarial. En definitiva, son cuatro personas normales intentando averiguar qué es lo correcto y si lo correcto está moralmente aceptado; aunque en el fondo son gente con relaciones frágiles entre sí y con cicatrices interiores.

El guión es una máquina de precisión milimétrica que da vida a una comedia enriquecedora y didáctica para todo el mundo. Consigue que seamos capaces de reírnos de nosotros mismos sin importar la procedencia o las circunstancias personales. Como se tratan situaciones que todos hemos vivido en mayor o menor medida, la empatía con los personajes es total, y el torbellino de disculpas y acusaciones engancha al espectador desde el primer momento hasta el último, dejándole con ganas de más.

Los actores merecen una mención aparte. Polanski organizó sesiones intensivas de ensayos durante dos semanas para que los actores se familiarizasen y practicasen el tono de la película. El hecho de rodar toda la acción en tiempo real les obligó a estudiarse todo el guión, y a llevar a cabo la acción sin interrupción. Y el resultado es inmejorable. Los cuatro encajan perfectamente en los estereotipos que Polanski dirige con maestría. El resultado final es una película que representa un soplo de aire fresco entre tanto cine carente de sentido y que seguro dará que hablar en la temporada de premios que empezará dentro de poco. Maravillosa.

Dinos tu opinión!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.