un método peligroso: el diálogo como cura

[xrr rating=4/5]
Con la Primera Guerra Mundial a punto de explotar, los librepensadores europeos piensan sus teorías acerca de la psique humana. El joven psiquiatra Carl Jung, inspirado por Sigmund Freud, aplica el psicoanálisis a sus pacientes que acuden a su consulta en Zurich. Mientras logra avances para la curación con el habla, descubre dentro de sí mismo aspectos negativos que tambalean su mundo interior. Su vida, su matrimonio y sus ideales se deforman cuando se ve implicado en una relación demasiado cercana con su nueva paciente, Sabina Spielrein.

Un método peligroso es una historia de descubrimiento intelectual que evoluciona a partir de los choques y las influencias entre personajes. Carl Justav Jung (Michael Fassbender) pretende humanizar y espiritualizar las ideas psicoanalistas de su mentor Sigmund Freud (Viggo Mortensen), pero Sabrina Spielrein (Keira Knightley), una paciente trastornada, potencia su instinto sexual hasta el punto de hacerle dudar de todo cuanto piensa. Otto Gross (Vincent Cassell), otro de sus pacientes, le incita a que explore esos límites con la joven.

Cronenberg nos tiene acostumbrados a un cine crudo, sin miramientos, en el que se pone encima de la mesa lo más oscuro de la mente humana y se analiza de una manera reflexiva. Un método peligroso supone un nuevo reto porque es una historia cuya adaptación conlleva mucho riesgo. Al tratarse de Freud y Jung podía haber caído en la caricaturización del psicoanálisis o a la típica película biográfica sin jugo. Sin embargo, la gestación de las teorías que más han influido en el pensamiento moderno se plasma en pantalla de una manera sobria pero eficaz.

La exquisitez del director a la hora de rodar se plasma en cada uno de los planos, que funcionan de manera tan precisa como la partitura del Sigfrido de Wagner que acompaña la trama en varias ocasiones. La película está basada en el diálogo sin caer en una densidad insoportable; todo lo contrario: la intensidad es el resultado de las confrontaciones entre personajes.

La importancia de los diálogos convierte a los actores en grandes responsables de la credibilidad de lo que vemos. Pues bien, la actuación es uno de los puntos fuertes de Un método peligroso. El protagonista es Michael Fassbender, quizá el actor más en forma actualmente. Su labor de contención encarnando a un Jung que ve desmoronarse su mundo es excelente. Su mentor en la película lleva el rostro de Viggo Mortensen, que alcanza el cénit de sus cualidades interpretativas cuando trabaja con Cronenberg (esta es la tercera vez). La parte femenina del elenco actoral es Keira Knightley, que empieza la película sobreactuando un poco pero luego se transforma en una amante intelectual de los pies a la cabeza que hará perder la cordura al protagonista. Por último, Vincent Cassell tiene un papel que le va como anillo al dedo: un paciente con aires de loco que influye a Jung para que se deje llevar con la paciente. Todos ellos están de diez.

Un fallo remarcable es la falta de ritmo que acusa la película en su tramo final. Después de una hora de intenso metraje enfrascados en la densa lucha psicoanalítica a cuatro bandas, el final carece de la chispa que el espectador espera. Sin embargo, estamos ante otra gran película de Cronenberg, con pocas pretensiones comerciales pero con todos los ingredientes necesarios para ponerle la etiqueta de imprescindible.

Dinos tu opinión!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.