Follow

Viudas: la rotunda vuelta de McQueen

Que no te engañe el título: las protagonistas, aunque el elenco es coral e impresionante (Viola Davis, Colin Farrell, Michelle Rodriguez, Elizabeth Debicki, Daniel Kaluuya, Robert Duvall y por supuesto como buen thriller que se precie Liam Neeson) son viudas pero esto no va de drama, que también, sino de más de dos horas intensas sobre la corrupción política, el machismo, la ambición, la desigualdad social, la dignidad y la venganza. Tras cinco años ausentes disfrutando del éxito de la oscarizada ’12 años de esclavitud’, el director británico Steve McQueen vuelve on fire con esta mezcla de Altman con De Palma. Ahí es nada.

Viola Davis y Colin Farrell, dos de los protagonistas de ‘Viudas’ en un convulso distrito de Chicago

 

‘Viudas’ (‘Widows’) pronto muestra que juega fuerte con un inicio brutal y adictivo que presagia no saber por dónde va a discurrir el metraje, cosa que se corrobora a lo largo de la película. Muchos films han comenzado con un atraco exitoso, desastroso o con cabos sueltos que hay que atar posteriormente pero aquí McQueen lo emplea como vehículo para mostrar un fresco de un distrito de Chicago donde, como tantos otros, está pintado con varios colores y tonos que reflejan la corrupción política, la influencia de la iglesia, la brecha racial y salarial, la desigualdad social y de género… Parecen demasiados frentes y todos los números para que haga aguas, pero McQueen de forma inteligente no pierde la perspectiva principal del entretenimiento y la intensidad sin que se desdibujen todos esos discursos.

Asistimos así a un argumento con varias intrahistorias que se entrelazan pero que en ningún momento pierden cohesión ni da la sensación de abarcar demasiado para no concretar en nada. Muy al contrario, la intensidad de los personajes (sobre todo Viola Davis, que explota como actriz no protagonista en el concepto estricto, pero como eje de todo el film y de las vidas del resto) va en consonancia con lo fluido del relato, giros incluidos.

‘Viudas’ es un gran regreso del director británico, equilibrando la provocación de su segunda película ‘Shame’ y la comercialidad y complacencia de ’12 años de esclavitud’; testosterona y sensibilidad en un tour de force que puede extrapolarse a la platea, para disfrute tanto del que busca un buen thriller como el drama femenino que subyace en todo ello. Desigualdad en estado puro y la violencia que genera, siempre provocado por el poder establecido y casi hereditario en la política, la delincuencia organizada y la economía; y en medio las mujeres que lo padecen y deciden actuar.

No sabemos si llegará para los Oscar pero desde luego sería el típico título de gusto de la academia por su también implícito mensaje social y feminista incluso. Si a eso añadimos que no merma ni cercena la vocación de entretenimiento y lo vistoso de los personajes, es la mezcla perfecta para un buen puñado de candidaturas.

8.3
Muy buena
Periodista apasionado del cine, la literatura y los viajes.

Dí la tuya!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.