Infierno bajo el agua: aquel verano de huracanes y cocodrilos
Rating 75
Metacritic 61
Rotten Tomatoes 65

Son muchos años de veraneo y ya hemos perdido el respeto, pero cada vez que llegan los calores y nos sumergimos en un medio acuático buscando solaz, haríamos bien en recordar que hay un punto de riesgo en ese acto cotidiano aparentemente inofensivo. Ríos, lagunas y océanos son ecosistemas ajenos, y el agua que contienen, ..

Resumen 67 buena

Infierno bajo el agua: aquel verano de huracanes y cocodrilos

Son muchos años de veraneo y ya hemos perdido el respeto, pero cada vez que llegan los calores y nos sumergimos en un medio acuático buscando solaz, haríamos bien en recordar que hay un punto de riesgo en ese acto cotidiano aparentemente inofensivo.


Ríos, lagunas y océanos son ecosistemas ajenos, y el agua que contienen, un elemento que nunca dejará de ser misterioso y potencialmente peligroso, por lo menos hasta que las toneladas de plástico procedente de la decadencia de la civilización capitalista no hayan substituido por completo a los legítimos habitantes de las profundidades acuáticas.


El miedo a lo desconocido que ocultan las aguas, hace que el verano y el cine de bichos acuáticos conformen una relación simbiótica perfecta. Desde la seminal y totémica Tiburón (Jaws, Steven Spielberg, 1975) hasta la película que nos ocupa hoy, Infierno bajo el agua (Crawl, Alexander Aja, 2019), hemos visto desfilar por la pantalla escualos de todo tipo (tintoreras, megalodones, tiburones de varias cabezas), orcas asesinas, serpientes, pirañas, pirañacondas, castores zombies o leviatanes, todos ellos portadores de un terror que tiene mucho de atávico.


En este caso, las bestias elegidas son unos opulentos ejemplares de cocodrilo de Florida, que salen del pantano y campan a sus anchas en un territorio inundado por obra y gracia del azote de un huracán de máxima categoría, de esos que visitan la zona a partir de principios de junio. Por tanto, no solo estamos ante una película de depredadores bajo el agua: el monstruo meteorológico tropical por excelencia añade un siempre agradecido componente complementario de cine de catástrofe.


Reformulamos la ecuación: verano, bichos acuáticos y cataclismo. Triunfo asegurado. Una combinación infalible y con múltiples tratamientos posibles, desde la ironía hasta el puro terror, y más con los antecendentes en la materia de Alexander Aja. Todo era posible: véanse los ejemplos de Las colinas tienen ojos (The Hills Have Eyes, 2006), muestra de de crudeza absoluta e inmisericorde, frente al de Piraña 3D (Piranha 3D, 2010), donde el espíritu paródico y el gamberrismo forman parte intrínseca de las intenciones autorales del francés.


Sin embargo, el mismo Aja que nos regalaba en Piraña una masacre gozosa de turistas descerebrados, con sorna y todo lujo de detalles gore, opta aquí por un tono más comedido. Se lo toma lo suficientemente en serio: no hay autoparodia, pero tampoco grandilocuencia ni más pretensiones que las de ofrecer un espectáculo que nos mantenga pegados a la butaca durante hora y media. Ojo, porque el planteamiento era propicio para los excesos de todo tipo, pero Aja firma una película ejemplar, dentro de sus parámetros y a pesar de sus clichés.


Es cierto que hay tópicos: como en toda buena película de catástrofes que se precie, hay una familia disfuncional. El padre (Barry Pepper) arrastra un conflicto pendiente, y la oportuna hecatombe meteorológica se erigirá en metáfora infalible. Y también tenemos a la hija (Kaya Scodelario), una nadadora que debe superar su propio trauma personal. El paralelismo simbólico, en este caso, lo proporcionan los reptiles, rivales mortales con los que habrá de resolver su crisis de confianza deportiva.


Osea que convencionalismos, haylos, pero al menos están resueltos de manera convincente, sin esperpentos ilógicos y siempre mano a mano con el desarrollo de la acción y los golpes de suspense y terror. Infierno bajo el agua es directa, está privada de adornos innecesarios y es, ante todo, un film claustrofóbico: los personajes se enfrentan al encierro en un sótano oscuro durante una inundación creciente, una situación límite agravada por la presencia de los los saurópsidos asesinos que los acosan, como si fueran los asaltantes de la comisaría del distrito 13.

Es en este escenario reducido donde se desarrolla la mayor parte de la acción. No en vano, el título original, Crawl, alude tanto al estilo de natación (crol) como al concepto de gatear o arrastrarse por ese sótano aguado, movimiento que comparten depredadores y presas en este caso. La sensación de asfixia y angustia predomina sobre los sustos y las eventuales carnicerías que el público espera con fruición, y que aparecen en su justa medida. La película es un ejemplo de destilación de esencias bien entendida, al más puro estilo del cine clásico.


Pero no solo estamos ante una narración sintética de manual, sino que también disfrutamos de una película dificilísima de rodar, bien interpretada, técnicamente impecable, contenida y convincente en el uso y la calidad de los efectos digitales, tanto a la hora de recrear a los reptiles como en su verosimilitud al representar las condiciones meteorológicas extremas. Por todas estas virtudes, celebro Infierno bajo el agua. Es una una opción más que recomendable si queréis combatir los rigores del calor veraniego en una sala de cine, con una película refrescante, modesta y honesta, modélica en su género, entretenida y terrorífica, y que nos recuerda que el agua, dulce o salada, es un territorio que no nos pertenece.

Publicaciones relacionadas

Apollo 11

Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Dunkerque: Milagro de Película

Dunkerque: Milagro de Película

"Cuando reviso la escena en la que los soldados ven meterse a ese tipo en el mar, no sé qué está haciendo ese hombre, si piensa suicidarse o si de verdad cree que puede escapar de allí a nado...le pregunté al veterano de guerra si ese hombre iba a suicidarse, y no sabía la respuesta. Y era...

Star Wars: Los últimos Jedi. Video Review 0% Spoilers

Star Wars: Los últimos Jedi. Video Review 0% Spoilers

Apresurada y acalorada review de Star Wars: The last Jedi. Sin Spoilers, 0% Spoilers. Lo digo en serio, sin contar nada, aunque entienda que no lo veáis y esperéis a verla con vuestros propios ojos. Es solo una ligera opinion, para animaros a ir al cine. Pero ya. Hoy mismo. Mañana como mucho...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.