Gainsbourg (vida de un héroe) et caetera

Lo reconozco, sí: soy francófilo. Poseo el estigma de aquellos malditos que osan pronunciar las cuatro palabras prohibidas al sur de los Pirineos: me gustan los franceses. ¿Bastan unos pocos agravios para empañar el lustre de la esplendorosa Francia?. ¿Es que todavía hay resquemor por unas cuantas hortalizas desparramadas por la frontera o los desplantes ..

Lee más