Follow

Deadpool 2: el bufón de la corte Marvel

La primera aparición de un Deadpool cinematográfico no pudo haber sido más desastrosa. En X-Men Orígenes: Lobezno, ese despropósito de inicio a fin que, por suerte, ha quedado relegado a mera anécdota dentro del canon fílmico de los mutantes de Marvel, apareció un ridículo Deadpool, interpretado por el mismo Ryan Reynolds, con la boca cosida (suponemos que un intento de broma, teniendo en cuenta que el personaje es conocido por su verborrea). Reynolds, que ha demostrado ser gran fan del mercenario mutante, quiso arreglar ese espanto lanzándose él mismo a producir la película del personaje. El resultado fue magnífico, y muchos coincidieron en que fue un soplo de aire fresco para el género de los superhéroes en la gran pantalla.

Ahora llega una esperada segunda parte que se enfrenta al reto de estar, al menos, a la altura de la primera. Y teniendo en cuenta las buenas críticas recibidas en esa sorprendente ¿reboot? del personaje, no lo tenía fácil. ¿Lo consigue? Sin duda alguna, sí. Por supuesto no va a sorprender tanto como su antecesora, ya conocemos el sentido del humor de Deadpool, lo violentas y sangrientas que pueden ser las muertes, y también esa forma de romper la cuarta pared. De hecho, más que romperla, la hace explotar en mil pedazos; aquí se explaya como nunca riéndose de todo el mundo, desde Marvel a DC, pasando por la increíble conexión entre FrozenYentl de Barbara Streisand. Pero donde Ryan Reynolds se sale es precisamente en las escenas post créditos, impartiendo justicia a aquellos que lo merecen sin dejar títere con cabeza.

A una película de Deadpool tampoco vamos a pedirle un gran argumento, ni grandes reflexiones que consigan redefinir el género de superhéroes, aquí sobre todo buscamos el humor y los sesos desparramados, eso sí, bien hecho y con estilo (y de todo eso va sobrado). Pero lo que quizás puede sorprender es hasta qué punto es una película comiquera. No solo porque la historia sea un calco de tantas y tantas historias que hemos leído de los X-Men, que van al rescate de un adolescente con poderes descontrolados (y si metemos a Cable por medio, con el añadido de los viajes en el tiempo), sino precisamente por la cantidad de referencias, personajes secundarios y gags que son referencia directa al universo en papel de Deadpool. Esto no significa que sea una película solo disfrutable para los lectores de cómics, en absoluto, pero habrá algunos en el cine que se reirán más que otros. Y no deja de ser un contrapunto interesante a macro eventos cinematográficos como los de Los Vengadores o La Liga de la Justicia, cuyo espíritu comiquero se pone a menudo en tela de juicio.

Si os gustó la primera y queréis más de lo mismo, difícilmente os vaya a decepcionar. El carisma que ha sabido darle Ryan Reynolds a Deadpool está muy por encima de la media, se nota ese amor hacia el personaje, y se nota todo el cuidado que se pone en cada detalle de la película. El bufón del universo Marvel ha vuelto, y esperemos que siga igual de gracioso e hijo de puta que siempre.

Lo mejor: Que sigue en la misma línea y es muy comiquera: X-Force!!!

Lo peor: Que Fox siga sin darle pasta a Reynolds para meter a más mutantes… oh, wait!!!

8.1
Muy buena

Dí la tuya!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.