Invencible: el sadismo de Angelina Jolie

[xrr rating=1.5/5]

No sé exactamente el motivo, pero algunas de las películas bélicas que más me gustan no son de misiones especiales o grandes desembarcos, sino de los prisioneros de guerra. Clásicos como El puente sobre el río Kwai, Feliz Navidad, Mr. Lawrence e incluso El Imperio del Sol, que nos mostraron otra forma de vivir la guerra: la humillación, los códigos de honor, la tortura, y también el perdón. Todas estas historias están basadas, en mayor o menor medida, en hechos reales, y es que en estos casos la realidad acostumbra a superar la ficción. Quizás esto último ha sido lo que llevó a Angelina Jolie a interesarse por dirigir la adaptación de la historia del atleta olímpico «Louie» Zamperini. El título Invencible es ya un spoiler en toda regla (aunque el original Unbroken, tiene otras connotaciones), porque la historia de Zamperini cuesta incluso de creer de tan desafortunada que fue: inmigrante italiano, con una familia que no hablaba inglés, es víctima de bullying hasta que empieza a destacar como atleta; llega a los Juegos Olímpicos de Berlín en 1936, aunque su gran ilusión es llegar a los de Tokyo de 1940, que lógicamente no se celebrarán por la II Guerra Mundial; se alista en el ejército y su avión cae al Océano Pacífico, donde pasará 47 días en un bote salvavidas con dos compañeros más, comiendo gaviotas y pescando peces, sobreviviendo a una gran tormenta y al ataque de un avión japonés; finalmente será capturado por los japoneses y empezará su gran suplicio de campo en campo de prisioneros.

La historia de Zamperini realmente merecía ser contada, es una de esas historias de sufrimiento y superación que tanto gustan a Hollywood, y que deberían ser capaces de hacer que salten las lagrimillas en el patio de butacas. Pero cuando la escena más emotiva de todo el metraje tiene lugar al final (y a traición), cuando ya en los créditos se muestra al auténtico Zamperini llevando la torcha olímpica por Japón en 1998, es que algo ha fallado. Invencible pierde una fantástica oportunidad de añadirse a la lista de esas épicas historias de las películas sobre prisioneros de guerra, precisamente por contar una historia tremenda, pero sin llegar nunca al fondo de la cuestión, y dejarte frío, frío. Como decíamos, la realidad supera a la ficción, y es cierto que si no sabes que se trata de una historia real, cuesta de creer la mala pata que tuvo el protagonista. Quizás este sea el motivo por el cual Jolie ha procurado buscar el realismo y la crudeza, olvidándose de muchas otras cosas. No es que lo que vemos en pantalla no ocurriese, el ensañamiento de Watanabe con Zamperini fue real (aunque los 37 minutos que de en realodad pasó levantando una viga encima de la cabeza en la película parece que sean varias horas), el problema está en que la cámara solo se fija en esos momentos de sufrimiento físico. Pocas veces seremos testigos de qué es lo que hay más allá de los malos tratos o el trabajo forzado, de lo que fue su vida en los campos de prisioneros durante los dos años que pasó ahí (aunque sea cierto que le maltrataban cada día, seguro que hubo otras historias interesantes que contar). La parte más interesante de las dos horas y cuarto es probablemente la primera mitad, cuando se explica la historia de su carrera atlética de forma paralela a las incursiones militares y su periplo en el mar junto a los otros dos supervivientes. Ahí sí que se nos mostrará algo de la psicología del personaje, de su conversión religiosa, o la relación que establece con sus compañeros, a quien animaba contando la receta de los gnocchi que cocinaba su madre. Pero todo esto desaparece cuando llegan al campo de prisioneros de Watanabe, y a partir de ahí todo es violencia, y un único mensaje: Zamperini es invencible. De acuerdo, después del avión estrellado, el mes y medio a la deriva, y el primer campo de prisioneros, ya lo habíamos pillado, gracias.

No sabemos hasta qué punto la directora ha querido hacer  un homenaje a Feliz Navidad, Mr Lawrence, pero no deja de ser curioso que de la misma forma que el músico Ryuichi Sakamoto interpretaba al más o menos andrógino Capitán Yonoi, en Invencible tengamos al histriónico y también músico Miyavi interpretando al Sargento Watanabe (cuando el original no tenía en absoluto ese aspecto). Pero si esto es lo que quería hacer, no deja de ser irónico que Jolie no haya aprendido nada de Oshima sobre como mostrar las relaciones entre los prisioneros de guerra y sus captores. La película nipona terminaba con una bonita escena de perdón entre el ahora condenado a muerte Sargento Hara (Takeshi Kitano) y su antiguo prisionero, el Teniente Coronel Lawrence, un perdón que Zamperini también pudo dar a la mayoría de sus captores (Watanabe se negó a verle), y es una pena que Invencible desaproveche esa parte de la historia, y que el único mensaje final sea «qué malos eran los japoneses, y qué fuerte era el italo-americano».

Invencible es una historia increíble y aterradora, pero se queda solo con los titulares, con el morbo, desaprovechando absolutamente el drama humano que hay detrás de todas estas historias. Al final resulta también irónico que alguien que tenía la oportunidad de demostrar que lo suyo no era únicamente una cuestión de buen físico, lo desaproveche con una historia superificial de pura violencia física. Quizás lo que se contaba en el famoso «caso Sony leaks» sea cierto, y Jolie no tenga el talento que cree tener.

Lo mejor: la primera parte, especialmente en la balsa.

Lo peor: el dudoso mérito de conseguir que una historia con capacidad para emocionar deje a todo el mundo frío.

Dinos tu opinión!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.