Harry Potter y las Relíquias de la Muerte: Último tren a Hogwarts

[xrr rating=4.25/5]
Se acabó. 10 años y 7 películas después la saga de Harry Potter ha llegado a su final. Aquel esmirriado huérfano que malvivía esclavizado por su familia adoptiva y muggle en la alacena debajo de la escalera, en el número 4 de Privet Drive, se ha convertido en un gallardo mocetón que se enfrenta cara a cara con su destino en el duelo final con su archienemigo, el Señor Oscuro, aquel al que todos temen y conocen como el Innombrable y a quien sólo él llama por su nombre: Lord Voldemort. Harry Potter y las Relíquias de la Muerte (Harry Potter and the Deathly Hallows, David Yates, 2010-2011), una única obra dividida en dos estrenos, cierra la saga iniciada en 2001 con Harry Potter y la piedra filosofal (Harry Potter and the Sorcerer’s StoneChris Columbus). Por aquel entonces, todos éramos un poco más jovenes.

A lo largo de estos años, Harry Potter ha alcanzado el status de personaje clásico de la literatura juvenil del siglo XXI, como sucedió en su día con el Capitán Nemo de Verne, el Sandokán de Salgari o el Jim Hawkins de Stevenson. Todos forman parte ya de nuestro acervo cultural. Para los excépticos, el fenómeno Potter ha sido un producto de marketingBendita sea la campaña publicitaria que hace que millones de niños, jóvenes y adultos de todo el mundo devoren con avidez libros de 600 páginas, ahora que nuestra paciencia no da para más que los 140 caracteres de un tweet. Yo prefiero otorgarle el mérito a la autora, una humilde currante que esbozaba servilletas de papel en un acogedor café de Edimburgo, The Elephant HouseJ.K. Rowling es hoy multimillonaria (y lo celebro) gracias a la magia blanca de sus palabras, a su imaginación y a su capacidad para hacernos soñar, en esta era en la que los nigromantes de la banca, sus acólitos estafadores de alto standing y los fundamentalistas religiosos, cuando no la vida misma, se dedican a robarnos los sueños.

La escritora británica ha abierto nuestros ojos a un mundo mágico latente bajo nuestra anodina cotidianeidad, alumbrando hallazgos fantásticos (pócimas transformadoras, capas de invisibilidad, criaturas imposibles…la lista sería interminable) y personajes cercanos, a menudo poliédricos, poseedores de tantos recovecos oscuros y cámaras secretas como los que oculta Hogwarts en sus umbríos corredores. Un universo que se ha trasladado al cine con inigualable esplendor, en una serie de películas que han mantenido un nivel de notable alto, con frecuentes incursiones en la excelencia, como el episodio rodado por Alfonso CuarónHarry Potter y el Prisionero de Azkaban (Harry Potter and the Prisoner of Azkaban, 2004). La incomparable legión actoral, la exquisitez y el mimo de la dirección artística y la sofisticación y elegancia de los efectos especiales (siempre puestos al servicio de la historia), insuflan una categoría y una regularidad indiscutibles a la saga, independientemente del director que haya estado a los mandos de cada proyecto. Clase británica, poderío y medios estadounidenses han demostrado ser una fórmula imbatible, digna de las anotaciones apócrifas del recetario del Príncipe Mestizo.

También a la Rowling le debemos la esencia british que supuran las películas. Su férreo control sobre las adaptaciones cinematográficas propició que éstas fueran rodadas en el Reino Unido, con un reparto íntegramente británico (salvo excepciones justificadas). Así se explica la gloriosa caterva de actores que han participado en una serie de obligada visión en su versión original: impagables Ralph Fiennes (Voldemort) y Alan Rickman (Severus Snape), por no hablar de Richard HarrisMichael GambonGary OldmanHelena Bonham-Carter y tantos otros, amén de los benjamines que quedarán por siempre encadenados a sus ya míticos personajes (Daniel Radcliffe, Emma Watson y Rupert Grint). El guionista Steve Kloves ha sido el otro responsable de la preservación del universo potteriano, merced a la fidelidad a la letra de unas adaptaciones que han ido más de una vez en detrimento del tempo cinematográfico, provocando el aburrimiento de más de un espectador a lo largo de la serie. Los lectores, en cambio, lo han agradecido, a pesar de que dicha fidelidad no ha impedido la (inevitable) desaparición de subtramas y las consiguientes pequeñas lagunas en la historia.

Dichas lagunas no aparecen en los libros, que han sido escritos siguiendo las directrices de un plan perfectamente concebido. Rowling ha diseñado un puzzle de múltiples piezas que han conseguido encajar al final, partiendo de un acierto argumental: el permante juego entre presente, pasado (búsqueda de raíces) y futuro (o destino), en el que el protagonista ha ido, de la mano del espectador, descubriendo las claves de su vida y del mundo mágico. La Rowling ha aprovechado las aventuras de Harry y su clan para hablarnos de la amistad, la lealtad y la capacidad de sacrificio, virtudes clásicas a las que se ha aproximado desde una perspectiva muy morrisseyana (la troupe Potter está constituida por una pandilla de misfits: el rarito de las gafas, la empollona mestiza, el panochas pobretón, la lunática, el gordito huérfano…) y a las que ha añadido unas sanísimas dosis de descaro y rebeldía individual, reflejada en un cierto grado de desobediencia a la autoridad, no fuera el caso de educar a unos jóvenes excesivamente aborregados.

A estos valores indiscutibles de los caballeros de la Órden del Fénix, se contraponen de manera inteligente una serie de personajes y carácterísticas directamente relacionados con algunas de las lacras que pervierten nuestro mundo real: el racismo, el clasismo, el esnobismo, los sistemas educativos inquisitoriales, el sensacionalismo o el esclavismo son elementos que caracterizan a las huestes oscuras u otros personajes secundarios. El clásico enfrentamiento entre el bien y el mal, narrado y filmado desde una perspectiva inicial de aventura de misterio (casi de whodunnit), entroncando con la literatura juvenil y referentes como Los Cinco de Enid Blyton o Los Hollister de Jerry West, sin olvidar las cuitas propias de la adolescencia que van cobrando progresiva relevancia, y para evolucionar a partir de Harry Potter y el Cáliz de Fuego (Harry Potter and the Goblet of FireMike Newell, 2005) a relatos de un goticismo exhacerbado, más lóbregos, terroríficos y desasosegadores, que devienen en última instancia un auténtico canto fúnebre.

Porque la muerte es el tema central de la saga potteriana, un ciclo de libros / películas en los que el protagonista pasa de la infancia a la adolescencia mientras sufre la pérdida de sus seres queridos (padres, padrino, mentor, amigos y hasta su fiel Hedwig) y va tomando conciencia de su propia mortalidad (un proceso mental infrecuente para esas edades). Finalmente, Harry acepta su inevitable cita con la muerte en este episodio postrero. Así, la película que nos depara las escenas más épicas de la saga también nos regala algunos de los momentos más místicos y polémicos (el reencuentro con Dumbledore) y algunos de los más intimistas y emotivos, como aquel en el que Harry y Hermione, entre tanta soledad, desconcierto y desamparo (reforzados por los metafóricos paisajes naturales británicos), bailan a Nick Cave, reclamando la normalidad de una juventud robada por los hechiceros malignos. O aquel en el que Snape contempla los ojos de su amada a través de los de Harry, poco antes de la sucesión de acontecimientos que llevarán al esperadísimo y controvertido final…

Llegados a este punto (atención, spoilers !), el desenlace decepcionará o satisfará según las expectativas y los gustos de cada cual. Muchos pedían la cabeza de Harry Potter (entre ellos el mortífago editor jefe de EspecialistaMikeMr. Merk) y han cargado contra J.K. Rowling tildándola de cobarde. Yo, que en el fondo soy un sentimental, cándido como mi azulado patronus en forma de elefantillo, le agradezco de todo corazón las horas de fascinación que nos han regalado sus libros y sus deslumbrantes adaptaciones fílmicas. Pero además opino que la aparente ñoñería del epílogo esconde una realidad mucho más torva y cruel, no para el espectador pero sí para el personaje. Potter es un héroe trágico: la vida sigue, los jóvenes crecen y recuperan la normalidad de una vida de treintañeros casados y padres de familia, pero Harry habrá de cargar sobre su conciencia las muertes de todos aquellos que se sacrificaron por él, un fardo demasiado pesado para alguien que sólo quería ser uno más de la pandilla. En la sabiduría póstuma del mismo Dumbledore, una vez más, está la clave: no compadezcáis a los muertos, compadeced a los vivos.

Dinos tu opinión!

0 0

2 Comments

  1. Buen artículo. Gracias

    Reply
  2. Me incluyo en el grupo de los que piensan que JK Rowling no tenía ni idea de cómo terminar su saga…el mago pudo con ella. Lo mejor de la película es que han resuleto bien los tijeretazos que pegaron a los guiones y que resultaron ser claves para la historia (¿la Rowling no colaboraba con el equipo? Es de tarjeta roja…) Aunque con un director algo más «oscuro» seguro que sería mucho mejor.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.