Intruders: Quo Vadis, Fresnadillo?

[xrr rating=2/5]

«Intruders» es la tercera película como director de Juan Carlos Fresnadillo, uno de los realizadores más prometedores del panorama cinematográfico español. Después de «Intacto» (2001) y la sorprendente «28 semanas después» (2007), vuelve con su debut en Hollywood.  La carta de presentación de esta producción entre los EEUU, Gran Bretaña y España incluye un presupuesto aproximado de 13 millones, un reparto de nivel internacional en el que sobresale Clive Owen y el privilegio de haber inaugurado la última edición del Festival de San Sebastián.

La historia gira en torno a dos niños, Juan (Izán Corchero) y Mia (Ella Purnell), que viven en dos países diferentes y que cada noche son atormentados por un ser sin rostro que protagoniza sus pesadillas. Luisa (Pilar López de Ayala) buscará la ayuda de un cura (Daniel Brühl) para aliviar el suplicio de su hijo, mientras que John (Clive Owen) presencia el horror que sufre su hija y la protege luchando contra el extraño. Cada vez es más difícil controlar estas pesadillas, hasta que llega el momento en que parecen convertirse en algo más que eso.

El género del terror nunca dejará de estar presente en nuestras salas. Desde «Paranormal Activity«, pasando por «The Host» o «Rec«, es un cine que tiene un público indestructible. Por eso los estudios no se cansarán nunca de reinventarlo. Ahora bien, dejando de lado los convencionalismos y rasgos típicos de este tipo de películas, «Intruders» intenta ofrecer algo más. No pretende contar una historia con monstruo a secas, sino que muestra los distintos ángulos de visión provocados por la aparición de los intrusos. La película va soltando piezas sueltas en forma de subtramas, aunque se olvida de montarlas. El manual de instrucciones se sustituye por un guión excesivamente ambicioso (escrito por Nicolás Casariego y Jaime Marqués) que construye, a la postre, una historia central espesa adornada con secuencias inconexas y con poco sentido. Ahí radica el principal error de «Intruders«: pretende hacer una película grande, con temas tan dispares como la religión o la psicología mezclados con la ambientación de fábula terrorífica.

Como película de miedo cumple, pero no alcanza su objetivo por culpa de un guión que no trata ninguno de esos conceptos con la suficiente dedicación. Fresnadillo ejecuta sus planos de manera académica, pero pierde parte de la fuerza visual de la que hizo gala en «28 semanas después», quizá por la falta de libertad que implica dirigir una producción de gran calibre. Además el realizador tinerfeño bebe del cine de M. Night Shyamalan, y quizá eso haya provocado que esta película esté filmada de una manera tan impersonal. El hecho de entrelazar la realidad con las mentes de los dos niños, la oscura fotografía a cargo de Enrique Chediak o los villanos encapuchados son solo tres similitudes entre películas de estos dos directores, pero «Intruders» no llega a la fantástica ambientación de un cuento para adultos que es «La joven del agua» o al angustioso relato vital de los protagonistas de «El bosque«. «Intruders» es una película de miedo agridulce: es correcta, pero entristece pensar que si se hubiese trabajado más el guión estaríamos ante una soberbia película de terror psicológico.

Dinos tu opinión!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.