Pacific Rim: 2500 toneladas de diversión

[xrr rating=4.5/5]

Hay proyectos que se hacen desde el cariño. Homenajes cinematográficos, como a los que nos tiene acostumbrados Tarantino, en los que un director o un guionista son capaces de volcar todas aquellas influencias que les emocionaron seguramente en su infancia o juventud. Tanto Guillermo del Toro como el guionista Travis Beacham han reconocido que “Pacific Rim” es un compendio del cine y la animación japonesa que disfrutaron en su momento, yendo desde Astro Boy hasta Godzilla, pasando por Ultraman o Gamera. Y muchos añadiríamos aquí el revolucionario anime “Neon Genesis Evangelion”, aunque del Toro asegura no haberlo visto jamás (él mismo cita Patlabor como posible influencia), y Beacham dice que escribió el guión antes de llegar a verlo (y esto sí nos cuesta más de creer). En cualquier caso, “Pacific Rim” es amor, amor por el kaiju eiga (el cine de monstruos japonés) y amor por los robots gigantes (sean de Evangelion, Patlabor, Tetsujin-28 o cualquier otro “mecha” japonés). Pero cuidado, esto no es ni un remake, ni un intento de emular nada. Se trata de usar unas influencias para crear algo con personalidad propia.

Cuando me enteré de la naturaleza de este nuevo proyecto, os puedo asegurar que “Pacific Rim” pasó a formar parte de mi lista de pelis que más ganas tenía de ver este año. Los “kaiju”, unos enormes monstruos de otra dimensión, tienen al mundo aterrorizado. Las distintas naciones del planeta se pondrán a trabajar juntos en los “Jaeger”, unos titanes de acero controlados por dos pilotos conectados mentalmente, que intentarán terminar con una amenaza que no para de crecer en número y fuerza. Un argumento que, casual o no, nos recuerda mucho al anime de los estudios Gainax. A esto hay que sumarle unos kaiju con más personalidad de lo habitual en lo que respecta a los diseños de “monstruos hollywoodienses” a los que nos tienen acostumbrados en los últimos años.

Todo junto, desprende un aroma japonés delicioso, pero insisto, sin pretender ser una película japonesa, y eso es algo que rápidamente va a distanciar “Pacific Rim” de otras recientes pelis de robots gigantes como “Transformers” (compararlas es perder el tiempo). Para aquellos que sienten urticaria al escuchar “Evangelion” o “anime”, cabe decir que la película no se enmaraña en paranoias filosóficas y surrealistas, va directamente al grano. De hecho, a los pocos minutos ya estamos metidos en el primer combate entre el Gipsy Danger (el Jaeger del protagonista) y uno de los kaiju. No hace falta una gran introducción para presentar a los personajes poco a poco, ni hace falta desarrollar poco a poco el conflicto. No, la idea es ir directamente hacia el clímax final, hacia el inminente apocalipsis, y ver si la humanidad es capaz de cancelarla. Y no le pidáis más a la película, porque no es que no pueda dar más, es que no quiere. El propio director describía “Pacific Rim” como un homenaje sin nostalgia ni ironía postmoderna, una película que quiere hacerte abrir la boca y soltar un: ¡wow!

Y lo consigue. Sobradamente.

Las batallas son épicas, con momentos memorables, de foto y póster en la pared. Destructivas como no podía ser de otra manera en una obra que se inspira en el kaiju eiga, pero en algunos momentos llegan incluso a ser emotivas. Espectáculo digital puro y duro. “Pacific Rim” es más una película de robots contra monstruos que una película de personajes, esto no se puede negar, pero tampoco se puede desmerecer el trabajo de los actores (con un excelente reparto), o las historias personales que se van sucediendo entre batalla y batalla (algo que se podría explorar más en una segunda película, ojalá). El humor está presente, y funciona como válvula de escape al tono grandilocuente de la trama principal. Si Charlie Hunnam junto a Idris Elba y Rinko Kikuchi son los encargados de llevar el peso dramático de la película, en los personajes secundarios encontramos ese punto gracioso necesario; escenas y personajes estrafalarios con un punto de serie B (sin las connotaciones peyorativas), que para mí le dan un toque dulce al conjunto.

“Pacific Rim” no va convencer a los que no creen en este tipo de cine. Tendremos que oír decenas de veces a aquellos que la menospreciarán por ser “una película de efectos especiales y nada más”, sin ser capaces de entender que el CGI no es más que un instrumento que sirve a un fin, y no un fin en si mismo. Y esto es algo más cierto en “Pacific Rim” que en otras películas con las que se la puede comparar. ¿Pero hay algún problema en querer hacer una película en la que veamos monstruos dándose de hostias con unos robots gigantes? No, y mucho menos cuando está hecha con el buen gusto y con el cariño con la que se ha hecho esta. “Pacific Rim” no insulta a la inteligencia, porque no se da aires de nada, no hay pretensiones, es sinceridad pura y dura. Es sencillo, y en cine, más veces de lo que quieren hacernos creer, sencillo es bueno.

 

Dinos tu opinión!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.