Ponyo en el acantilado

Ponyo en el acantilado 5-5
En "Ponyo en el acantilado" todo es bonito, precioso. Son bonitas las medusas nadando, son bonitas las hierbas mecidas por el viento, es bonito el cubo de agua, es bonito el camino que va hasta la residencia "Los girasoles". Todo es bonito y ese empalague se vuelve majestuoso para acabar envolviendo al espectador en su felicidad más primaria, el placer visual y la tranquilidad vital. Hayao Miyazaki construye una historia sana, sin barroquismos, simplemente la complicación (que es mucha de por sí) de una fábula infantil sobre el amor y los deseos. Es una película grande sobre una historia sencilla conformada con los mínimos elementos, mínimos mínimos, tan mínimos que a veces parece no tener nada importancia y que la historia no va hacia ningún lado. Quizá la película se pierda, a veces, entre tanta vida y tanto fluir gustoso por la complaciente ambientación del pueblo costero soleado y verde. Pero siempre hay un enganche que hace avanzar poco a poco la película, sin ninguna prisa, como descubriendo por primera vez las pequeñas cosas que forman las grandes cosas. Y la película empieza muda con un prólogo muy musical. La vida marítima del fondo del mar, el balanceo de las corrientes marinas, las burbujas que se crean y se desvanecen, las medusas como grandes mantos bailarines… Todo ello sitúa y adormece al espectador, le da la merienda y le enseña cómo comportarse. Es una manera de hablar, no sé cómo decirlo pero el inicio es deslumbrante.

"Ponyo en el acantilado" transcurre, argumentalmente, en un pequeño pueblo costero de ningún lugar. Esto es un pueblo con acantilados al mar, un pueblo que está en el límite de la tierra con el océano, donde ambas fuerzas naturaleza convergen y la vitalidad del agua salpica y saluda al acomodo terrestre seco. Ponyo es un pez-niña que no está en ningún ser del todo, ni es niña ni es pez, está en el borde, en un acantilado. Ella quiere ser niña pero también quiere ser pez, además de tener magia. Esta tensión en continuo cambio recarga a toda la película de una energía tremenda y cada escena se compone de nuevos sentimientos. Las cosas minusculas y cotidianas se convierten en auténticas sutilezas grandiosas, muy placenteras y simpáticas, desde andar por las rocas entre bichitos negruzcos hasta la experiencia de comer un fideo crudo. Todo se nos vuelve disfrutable y la pantalla del cine se llena de color sanador y alegre, sobretodo.

Cuando entré al cine sentía un consquilleo en el estómago que no sentía desde "Star Wars III: The Revenge of the Sith". No podía imaginar que toda esa gran pantalla blanca se iba a llenar de una película de Miyazaki con sus colores planos, sus paisajes dibujados a mano, sus movimientos dulces y suaves… Y de repente la pantalla se lleno de azul y se podían leer las letras en blanco "Studio Ghimli". Hay que aplaudir. Ese fervor por un autor, por una manera de hacer honesta que transmite el amor por una técnica ni antigua ni moderna, simplemente en des-uso como es la animación 2-D a mano. Ay que bien y que a gusto me he quedado después de ver esta película. Es como una lavadora y como pescar en un lago, te quita todas las malas toxinas del cuerpo y te deja en estado animoso. Por delante, la vida.

Dinos tu opinión!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.