Promoción fantasma: El club de los cinco espíritus

[xrr rating=4/5]

De un tiempo a esta parte la comedia española denota un cambio, y es que –Torrente aparte- parece que el género comienza a influenciarse del humor que se hace fuera de este país. Y eso es gracias a una nueva hornada de directores jóvenes que han crecido con el cine de Hollywood. Nadie puede negar que Fuga de Cerebros (2009) bebe claramente de la comedia gamberra americana, o Herois (2010) es un homenaje al cine ochenteno de Spielberg. El caso más evidente se dio con la infravalorada Spanish Movie (2009), una spoof movie que se reía de nuestro cine patrio a base de parodia, golpes y humor chanante. Todo ello urdido por el ingenioso guión de Paco Cabezas –director de Carne de neón (2010)- y dirigido por Javier Ruiz Caldera. Pese a que muchos esperábamos una secuela de ésta, el director se ha puesto al frente de un guión de Cristóbal Garrido y Adolfo Valor totalmente influenciado por las películas de John Hugues y con actores de la talla de Raúl Arévalo y Alexandra Jiménez.

Modesto es profesor y en ocasiones ve muertos, lo cual no solo le ha costado una fortuna en psiquiatras, sino el despido de todos los colegios donde ha trabajado. Su suerte cambia cuando consigue plaza en el Monforte y tiene que dar clase a cinco alumnos que han convertido un colegio de prestigio en la casa de los horrores. Modesto tiene que lograr que los cinco chicos aprueben el último curso y se larguen de allí de una vez por todas. Pero no lo va a tener fácil: los cinco llevan veinte años muertos.

Si reemplazamos los nombres castizos –y un poco de Mortadelo y Filemón- por otros anglosajones como Scott en el caso de Modesto y High Valley por Monforte nadie diría por su premisa que nos encontramos ante una película española. Y lo mismo ocurre con la película, que comienza con un típico baile de promoción den el cuál una pareja de losers iluminados por dos focos se reencuentran en medio de la pista y bailan una lenta. No es hasta la siguiente escena en que hace acto de presencia el cómico chanante Joaquin Reyes y el entrañable Raúl Arévalo donde nos damos cuenta de que no estamos viendo un capítulo más de Salvados por la campana (1989). Y todo ello es gracias a una factura cuidada y estudiada, donde no sólo se rinde homenaje sino que quiere ser una más del género. Pero como ya pasaba con la excelente Primos (2011) la película aporta el toque del humor castizo para hacerla más “nuestra”.

Las influencias y homenajes son claros, sólo hay que ver a los cuatro fantasmas protagonistas, los cuales se encuentran en la misma tesitura que El club de los cinco (1985) –aunque con consecuencias más lamentables que un simple castigo-, de hecho si apareciese Scotty de Teen Wolf (1985) nadie se extrañaría. Porque aunque se cambien las cheerleaders por jugadoras de volley o el estiramiento de calzón por la “vaca” -inocentada patria donde las haya-, no podemos negar que el guión bebe del cine teenager de los ochenta, donde lo que importaba era entretener y hacer reír. Y acierta en todo, en unos actores en estado de gracia, un simpático guión y un humor influenciado por Hollywood pero también muy nuestro. Así que, si esta es la dirección que va a tomar a partir de ahora la comedia española que cuenten conmigo para defenderla.

 

Lo mejor: La propuesta de adaptar a nuestro país un cine que hemos visto “cienes” de veces, y encima hacerlo nuestro. Todo ello gracias a un buen guión, una cuidada dirección, y una acertada elección de la música y actores.

 Lo peor: A veces el tono de la película oscila entre familiar y soez, indeterminando un poco el sector del público al que va dirigido.

Dinos tu opinión!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.