The Master

[xrr rating=3/5]

“The Master” tiene todos los ingredientes para ser una gran película: Dos grandes actores como son Joaquin Phoenix y Philip Seymour Hoffman, una excelente premisa que retrata los entresijos de un culto filosófico con varias similitudes con la iglesia de la Cienciología, y sobre todo un grandísimo director como es Paul Thomas Anderson.

Hasta aquí todo correcto, todo bien. Pero entonces, ¿porque todo este amasijo de talento y buenas intenciones no funciona en la gran pantalla?

La verdad es que los primeros 30 minutos de la película te desconciertan, te sientes perdido viendo las andanzas y desvaríos de Freddie Quell (Joaquin Phoenix), un pobre alcohólico recién salido de un buque de guerra de la 2nda Guerra Mundial, que es incapaz de adaptarse al día a día de la vida cotidiana. Anderson nos hace participes del descenso a los infiernos de este peculiar personaje, hasta que aparece en pantalla, casi como por arte de magia, Lancaster Dodd (Philip Seymour Hoffman).

Lancaster Dodd es el líder de “La Causa”, un movimiento filosófico con tintes de culto, el cual decide acoger a Freddie Quell como a su protegido, y así tratar de curar su condición alcohólica y violenta.

A partir de este encuentro la historia se estanca y parece no avanzar más. Anderson se recrea en las pruebas y  en las partes del “Proceso curativo” de Freddie Quell por parte de Lancaster Dodd, para ir ridiculizando lentamente toda la organización de “La Causa” y terminar mostrando que todo ello no es más que una gran farsa.

Finalmente la trama termina por quedarse sin fuelle y perder todo el aire insuflado en la primera parte, desperdiciando todo el interés y las expectativas creadas desde un principio, para ir a morir en una serie de escenas excesivamente melodramáticas en las que asistimos al inevitable, e insulso, final de la película.

Retomando lo dicho al principio, “The Master” tiene todos los ingredientes para ser una película memorable de las que te dejan pensando horas y horas tras haber salido de la sala. La lástima es que ni las excelentes interpretaciones de Joaquin Phoenix y Philip Seymour Hoffman, ni el buen hacer de Paul Thomas Anderson detrás de la cámara pueden suplir el vacío argumental que se encuentra presente a lo largo del film.

Mucha de la fama de “The Master” se ha generado a raíz de la inevitable comparación de “La Causa”, con la iglesia de la Cienciologia, culto actual al que pertenecen ciertas celebridades de Hollywood. Aunque lo cierto es que viendo el film, y siendo ajeno a la trayectoria vital de dicha iglesia, quizás parezcan excesivas ciertas opiniones que tachan a la película de tratar con exactitud ciertos aspectos comunes entre los dos cultos.

En definitiva aunque el regusto general de la película es más amargo que dulce, lo cierto es que Paul Thomas Anderson ha vuelto a demostrar que su labor como director va mucho más allá del simple encuadre fácil, una luz que se vea bonita y gritar repetidamente: ¡Acción!

Dinos tu opinión!

0 0

1 Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.