Joy, desgracia y constancia

Joy, desgracia y constancia

Rating: ★★½☆☆ 

Es indudable que continúa el dominio del cine norteamericano y que tanto los que no ven más allá de Hollywood como los extraños fanáticos de cinematografías más humildes son extremos inadecuados. No obstante, películas como ‘Joy’ dan muchos argumentos a los del segundo grupo, no porque no sea una buena película, con una historia bien narrada, con ribetes originales, con una interpretación protagonista de calidad, sino porque se pretende deliberadamente que parezca una historia increíble y con interpretaciones en busca del Oscar.

image

David O. Russell pertenece a esos autores con pátina de autor, con esa pretendida mezcla de cine «independiente», de estudio y grandes estrellas al mismo tiempo, materia prima siempre para coleccionar Globos de Oro y Oscar, o al menos un buen puñado de nominaciones. Tras su éxito de crítica y premios con ‘La Gran Estafa Americana’, película sobrevalorada como sólo saben en las colinas californianas, Russell quiere mantener su condición de director de moda y se vale de sus actores fetiche, Jennifer Lawrence y Bradley Cooper: la primera como protagonista absoluta en el papel de abnegada madre que no ha tenido suerte en la vida, que se ocupa de toda su familia y que quiere salir de ese pozo con un invento que libere a las mujeres como ella de esfuerzos (por cierto, ¿en Estados Unidos no conocen el cubo escurridor?), además de liberarla a ella de las deudas; el segundo como secundario que le brinda la oportunidad de su vida. Entre ellos, otros dos secundarios de lujo que no se acaba de comprender cómo han acabado en papeles tan inocuos: Robert De Niro e Isabella Rossellini.

Sí, las premisas son buenas: historia de abnegación y lucha por el ‘sueño americano’, buenas interpretaciones, un papel oscarizable, un director de prestigio… Pero también son sus debilidades porque da la impresión de que todo se construye no como debería, es decir, qué, cómo, por qué, sino exclusivamente en el para qué, como si fuera el producto manufacturado para ganar mucho dinero, como ocurre precisamente con el que intentan vender y sobre el que gira en torno la película.

‘Joy’ tiene en su virtud su principal defecto porque a los pocos peros que a primera vista puede provocar denota un aire repetitivo y con vocación de premios, intentando tocar los mayores palos posibles y con cartas ganadoras, aunque sean marcadas. Lo que es indudable es que Jennifer Lawrence es la actriz de moda y aquí demuestra su nivel dramático. Y lo que es indudable es que seguimos esperando al Russell de ‘The Fighter’.

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.